Visita a la exposición “Warhol. El arte mecánico” en CaixaForum

El martes 27 de febrero, Vivir en España organizó dos visitas, una en horario de mañana y otra en horario de tarde, a la exposición sobre Andy Warhol en CaixaForum, “Warhol. El arte mecánico”, donde los becarios pudieron disfrutar de una visita guiada a través de las más de 350 obras expuestas.

 

 

 

Hijo de inmigrantes eslovacos, Andy Warhol (Pittsburgh, Estados Unidos 1928 – 1987, Manhattan, Estados Unidos) realizó sus estudios de arte en el instituto Carnegie de Tecnología. En 1949, tras acabar su formación, comenzó su carrera como dibujante publicitario para revistas como Vogue o Harper’s Bazaar. En la década de los 60, el artista empezó a emplear un método mecánico de serigrafía, con el que representaba las mayores figuras del mundo contemporáneo como Marilyn o Elvis. Fue en esta época también cuando creó las latas Campbell, que se convertirían más tarde en los envases más populares de la Historia. La potencia visual de su obra y su carisma han convertido a Warhol en uno de los artistas más conocidos y queridos del planeta. El Arte Mecánico, junto a una selección de ensayos escritos por teóricos de su obra, incluye una sección de retratos del artista, tomados por fotógrafos como Alberto Schommer, Richard Avedon o Robert Mapplethorpe.

Una nueva concepción del arte comenzaba a gestarse a finales de la década de 1950. Por aquel entonces, Nueva York era la ciudad de referencia a nivel mundial en manifestaciones como el cine, la música o la pintura. Los principales exponentes de cada una de ellas solían compartir una premisa: el arte debe contener un mensaje profundo, y eso supone una importante tarea cognitiva para quien lo realiza. En el marco de este paradigma, llega a la gran manzana un joven proveniente de Pittsburg, quien había cursado estudios como artista comercial en su ciudad natal y arribaba a la gran urbe para comenzar su carrera como ilustrador y publicista; Andrew Warhola, más conocido en nuestros días como Andy Warhol.

Con una concepción radicalmente distinta a la de sus colegas de aquel momento, Warhol dedicó su vida a transformar en una expresión artística cualquier elemento de la vida cotidiana, a través del uso de variadas técnicas que lo llevaron a intentar todo tipo de sincretismos. Esto le valió duras críticas por parte de sus contemporáneos, quienes lo tildaban de banal, obsceno y desfachatado. Sin embargo, aquello que muchos le recriminaban, para él formaba parte del arte en su versión más pura. Manifiesto aficionado del plástico y de la farándula (de la cual siempre soñó con formar parte), será recordado por su frase “En el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos”, la cual no fue más que un preludio del funcionamiento de los medios de comunicación algunos años más tarde.

El periplo comienza con algunos de los primeros dibujos realizados por el artista durante sus años como estudiante. Luego, aparecen algunas de sus obras más conocidas: los retratos de Marilyn Monroe y de Mao Zedong, las cajas de Brillo, las botellas de Coca-Cola y las latas de Campbell’s. Posteriormente llega un abanico de manifestaciones típicas del artista: representaciones cinematográficas, escuchas de audios de radio, collages y estampado sobre carteles publicitarios y discos de la época. Una vez atravesada esa parte, una habitación está dedicada exclusivamente al scotchpack, es decir, aquella técnica usada por el artista que consistía en inflar finas láminas de polyester. También se pueden ver archivos audiovisuales en los que Warhol figura junto a personalidades de la farándula de la época, como Dalí, y muestras de sus obras en portadas de vinilos de grupos de todo tipo, desde Miguel Bosé hasta The Rolling Stones. Por último, se puede apreciar toda la parte de la obra en la cual el artista se involucra como protagonista, en la cual se muestran varias colecciones de autorretratos con diversas temáticas.

La empatía hacia el público es uno de los pilares más importantes no sólo de su carrera, sino de todo el movimiento Pop Art, del cual se lo considera fundador y pilar fundamental de su desarrollo. Gran parte de los artistas de la época creía que su rol era el de llevar elementos abstractos a la representación material, razón por la cual debían tener un gusto refinado y una calidad de interpretación a la cual difícilmente pudieran acceder el resto de los mortales. Todo lo relacionado con la sociedad de consumo era objeto de crítica y desprestigio a una sociedad que transitaba un camino sinusoide hacia la superficialidad.

Warhol transformó todo eso en su principal fuente de inspiración. A diferencia de sus colegas, se consideraba un admirador de la sociedad de consumo, de Hollywood, del plástico y de la farándula en general. Esto explica gran parte de su obra, la cual él mismo se encargó de centrar en estos elementos. Su forma de tratar el erotismo y la ambigüedad con la cual lo hacía, le dejan al espectador una puerta entreabierta para la libre interpretación. Su manera de relacionarse con diversos personajes de la época, que luego también estuvieron presentes en The Factory, fue otra de las cosas que caracterizó al artista. Su relación con la música y los eventos que organizaba como la Exploding Plastic Inevitable, que contó con la participación de The Velvet Underground, fue parte del hito del personaje.