Iberdrola y la Agenda 2030

Iberdrola es una de las empresas de nuestro patronato que ha incorporado a su estrategia y estatutos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Asumidos estos objetivos como compromiso irrevocable, están convencidos de que su cumplimiento implica también una oportunidad para el sector privado, frente al que se abren nuevos modelos de negocio.

Para poder aprovechar las oportunidades de un desarrollo sostenible, en Iberdrola creen que, en primer lugar, es necesario comprender que no todas las compañías pueden adoptar compromisos de máximos con cada uno de los 17 objetivos. Cada empresa debe detectar cuáles son sus ODS prioritarios y vincularlos con su actividad.

 

En el caso de Iberdrola, líder mundial en energías limpias, los objetivos prioritarios son el ODS 7, energía asequible y no contaminante, y el ODS 13, acción climática. Sobre este enfoque, trabajan de forma innovadora para avanzar en su cumplimiento, preguntándose cómo pueden contribuir a cada uno de ellos.

En lo que al ODS 7 se refiere, tiene tres metas que implican tres líneas de actuación:

Acceso universal

Energía renovable

Aumento de la tasa de eficiencia energética

En lo referente a acceso universal, Iberdrola cuenta con un programa innovador para dar acceso a la electricidad en países emergentes y en vías de desarrollo: Electricidad para Todos. Ya antes de publicarse los ODS en septiembre del 2015, la compañía se había fijado como objetivo llevar el suministro eléctrico a 4 millones de beneficiarios en el año 2020. Una vez aprobada la Agenda, Iberdrola reformuló y amplió sus objetivos internos: interpretaron que se abría ante ellos la oportunidad de crecer de forma innovadora, hasta lograr 16 millones de beneficiarios de este programa en 2030.

En el campo de las energías renovables, la compañía es un referente mundial, tras haber tomado la decisión hace más de 20 años, de invertir de forma innovadora en nuevas fuentes de energía limpia. Como consecuencia, en la actualidad cuentan con más de 29.000 megavatios instalados de potencia renovable en todo el mundo, siendo líderes mundiales en eólica.

En clave de eficiencia energética, Iberdrola considera que la electrificación de la economía es clave en la irrenunciable transición energética hacia un modelo bajo en carbono. Esta transición también abre nuevas oportunidades de crecimiento, como es el caso, por ejemplo, de la movilidad eléctrica.

En cuanto al ODS 13, referente a acción climática, la compañía está convencida de que hay que actuar ya, con todas las herramientas disponibles y desde todos los sectores. La compañía, que ya contaba con un objetivo de reducción de emisiones para el año 2020, lanzó en 2015 con motivo de la Cumbre del Clima de París su nuevo compromiso: reducir su intensidad de emisiones en un 50% para 2030 con respecto a sus niveles de 2007 y ser neutra en carbono para 2050.

Para Iberdrola, uno de los pilares fundamentales del camino hacia la consecución de la Agenda 2030 es la construcción de alianzas, tal y como establece el ODS 17. Asimismo, destacan que esta Agenda es mucho más que un mero instrumento para la comunicación, subrayando que es necesario pensar una nueva forma de actuar, a través de alianzas multiactor que colaboren para cumplimentar los ODS. De este trabajo común saldrán, sin duda, nuevas oportunidades, nuevas ideas y herramientas para avanzar, de una forma innovadora y responsable, hacia un desarrollo sostenible que conllevará un mayor desarrollo económico y social.

 

Suez: Gestión del agua y Agenda 2030

Foto: Suez en España.

Para alcanzar la Agenda 2030 debe reforzarse y ponerse en valor el rol del sector privado en su contribución a las políticas de desarrollo. La Agenda 2030 reconoce en el sector privado un socio clave en la “intensa participación mundial para respaldar la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”. Suez en España, miembro del patronato de Fundación Carolina, es uno de los ejemplos de empresa privada comprometida con la consecución de los ODS de la Agenda 2030.

Suez en España, que trabaja en la distribución y el tratamiento de aguas, es plenamente consciente de que ninguno de los 17 objetivos puede alcanzarse si no existe la garantía previa del derecho al agua. Como consecuencia, ha elaborado el REwater Global Plan 2017-2021, un proyecto diseñado sobre dos ejes: el de la sostenibilidad y el del compromiso social.

 

Imagen: Suez en España.

 

En este plan se plasma su estrategia empresarial alineada, entre otros, con los siguientes ODS:

Sostenibilidad

  • ODS 12: Producción y consumo responsables – Mediante su plan de Energías Renovables, recoge el objetivo de autosuficiencia energética en el tratamiento de aguas. Además, prioriza el trabajo con proveedores que son socialmente responsables.
  • ODS 13: Acción por el clima – Pretende convertirse en un referente en la lucha contra el cambio climático a través de un plan de Eficiencia Energética.
  • ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres – La protección de la biodiversidad se convierte en una preferencia, y se aborda, por ejemplo, mediante la supresión del uso de fitosanitarios o a través de la detección de las especies invasoras.

Compromiso social

  • ODS 1: Fin de la pobreza – Persigue asegurar el suministro de agua a todas las personas, especialmente a aquellas más vulnerables.
  • ODS 12: Producción y consumo responsables – Impulsa el consumo sostenible del agua mediante la concienciación social.
  • ODS 10: Reducción de las desigualdades – Mediante una Dirección de Equidad, busca incrementar en un 50% el número de mujeres directivas y aumentar la contratación de personas con discapacidad.

Asimismo, y de manera transversal, para alcanzar la Agenda 2030, también se alinea con:

  • ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos – Trabaja de forma coordinada con administraciones, agentes privados y sociedad en general sobre principios y valores compartidos que colocan a la gente y al planeta en el centro.

 

Fundación Repsol y Fundación Carolina lanzan nuevas becas de posgrado en ciencias para mujeres

 

Una de las novedades de la convocatoria de becas 2019 – 2020 de Fundación Carolina es el programa de posgrado de Fundación Repsol, que cuenta con 14 becas dirigidas a mujeres de América Latina que quieran cursar estudios relacionados con las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) en universidades y centros de investigación de España.

El objetivo de estas becas es avanzar en la consolidación de un espacio compartido de educación superior y de investigación científica, haciendo hincapié en el fomento de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, mediante una mayor presencia de mujeres en áreas técnicas, (Science, Technology, Engineering, Maths, STEM en sus siglas en inglés).

Las interesadas han podido solicitar las becas a través de la web de Fundación Carolina desde que se abrió la convocatoria el 9 de enero, hasta el 7 de marzo a las 09:00 h (hora española). Entre los criterios de selección, las solicitantes no podían residir en España y debían ser de algún país de América Latina miembro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones o de Portugal.

Cada beca incluye una bolsa económica para ayuda al estudio, billete de ida y vuelta desde el país de origen y seguro médico. Además, las becadas se podrán beneficiar de ayudas para el pago de la matrícula.

Fundación Repsol colabora en esta iniciativa dentro de su programa de apoyo al talento, que promueve la formación, la investigación y la innovación. Estos objetivos se orientan hacia la consecución de algunos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030:

ODS 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. La consecución de una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible.

ODS 5: Lograr la igualdad de género, poniendo fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres.

ODS 9: Apoyar el desarrollo de tecnologías, investigación e innovación, garantizando un entorno normativo propicio a la diversificación industrial.

En lo que a este programa en concreto se refiere, cabe destacar que, pese a que el número de mujeres con estudios universitarios ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, la distribución por carreras es muy desigual. La presencia de mujeres en determinadas áreas científicas, como las STEM, es muy inferior a la de los hombres. Por ello resulta necesario potenciar la igualdad entre mujeres y hombres a través de programas de educación superior como este.

Hacer frente a algunos de los elementos presentes en la Agenda 2030, como la mejora de la salud, de las infraestructuras o el cambio climático, dependerá del aprovechamiento de todos los talentos. Eso significa conseguir introducir a más mujeres en los campos científicos. La diversidad en la formación y la investigación amplía el número de profesionales e investigadores talentosos, aportando nuevas perspectiva, talento y creatividad.

Las empresas y la Agenda 2030

El “Boletín Carolina” incorpora una sección estable que dará cuenta periódicamente de la labor que el sector privado promueve en el marco de la Agenda de Desarrollo 2030. Y ello por dos motivos principales: por un lado, el consenso en torno a la necesaria participación –activa y comprometida- de la empresa privada para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS); por otro, la naturaleza singular de la Fundación Carolina -institución única en la acción exterior, la diplomacia pública y el sistema español de cooperación al desarrollo- que representa una propuesta modélica de alianza público privada.

El sentido transformador de la Agenda 2030 está íntimamente asociado a su carácter universalista, lo que implica una movilización activa de todos los actores políticos, sociales y económicos para el logro de los ODS; lo que supone asimismo reforzar y poner en valor el rol del sector privado en su contribución a las políticas de desarrollo. La Agenda 2030 reconoce en el sector privado un socio clave en la “intensa participación mundial para respaldar la aplicación de los ODS”, de modo tal que no solo representa un grupo social al que consultar políticas sino que cuenta con un papel central como parte activa de las “asociaciones público privadas y de la sociedad civil”.

Dos de los ODS tienen una vinculación directa con el sector privado –“trabajo decente y crecimiento económico” (ODS 8), “industria, innovación e infraestructura” (ODS 9)- pero todos ellos se asocian de una u otra manera a los propósitos, estrategias de negocios y acción social de la empresa privada. A tal respecto, la OCDE señala que “los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible representan una cartera de oportunidades de inversión sostenible para la empresa responsable”; de forma muy especial, podría añadirse, el ODS 17 cuya finalidad es impulsar “alianzas inclusivas construidas sobre principios y valores, una visión y metas compartidas, que colocan a la gente y al planeta en el centro”.

La Agenda 2030 representa una oportunidad para la sostenibilidad del planeta y para mejorar la vida de las personas. Supone alcanzar el necesario diálogo político y los suficientes consensos básicos entre todos los actores –gobiernos, empresas, sociedad civil, academia- para que “nadie se quede atrás”; para garantizar mecanismos de cohesión social que aseguren los derechos a la educación y a la salud, con acceso universal y atención de calidad; para promover el acceso generalizado al trabajo digno, con políticas que apuesten por el empleo de calidad en términos de estabilidad, bienestar e igualdad; para impulsar políticas fiscales con criterios progresivos y redistributivos; para reforzar y extender el compromiso con la igualdad de género; para favorecer la generalización de modelos de producción y consumo sostenibles; para avanzar en la transformación de la matriz energética y defender la preservación del medioambiente; para proteger a las personas y colectivos en situación de mayor vulnerabilidad y desigualdad.

La Agenda 2030 es el horizonte estratégico al que debe contribuir la acción de cooperación de la Fundación Carolina en este próximo periodo en favor del progreso científico, el fortalecimiento institucional, la educación superior, la construcción del espacio iberoamericano del conocimiento. Empeño compartido por las administraciones públicas y las empresas que forman parte de nuestro patronato, cuya labor y vocación de permanencia contribuyen decididamente al progreso de las sociedades iberoamericanas en las que se integran.