El seminario web sobre las relaciones Unión Europea-América Latina y el Caribe ante la COVID-19 analiza las crisis y oportunidades para la cooperación birregional

El pasado 9 de julio, se celebró el webinar «Las relaciones Unión Europea-América Latina y el Caribe ante la COVID-19: pandemia, crisis y oportunidades para la cooperación birregional», organizado por la Fundación EU-LAC, Institut des Amériques, Sección de Europa- América Latina de LASA, y Fundación Carolina.

En el seminario participaron Adrián Bonilla,  director ejecutivo de la Fundación EU-LAC; Carlos Quenan, vicepresidente del Institut des Amériques y del FAP ALCUE; José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina y catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, y Miriam Saraiva, profesora asociada Universidad Estatal Río de Janeiro. La sesión moderada por Susanne Gratius, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid  y presidenta de la Sección Europa-América Latina de LASA.

Gratius introdujo el debate recalcando la importancia de la nueva etapa que se inicia en las relaciones entre Europa, América Latina y el Caribe, que protagonizarán el diseño de una gobernanza global multilateral clave para solucionar esta crisis, en cuyo epicentro situamos a América Latina.

Adrián Bonilla, en su intervención inicial, analizó las analogías de la crisis actual con la crisis de los años 80 y 90, en cuanto a fenómeno global con múltiples efectos transversales, incidiendo en su afectación económica en América Latina. En un marco de reconstrucción social, recalcó la importancia de reforzar dinámicas extrarregionales de colaboración, así como de la modificación de la agenda en cuanto a inserción de seguridad ciudadana y nacional provocada por la ausencia de recursos.

En términos económicos y financieros, Carlos Quenan resaltó la similitud de la crisis actual con la crisis de los años 30, en cuanto a la caída de la actividad económica, con la particularidad del componente sanitario que plantea una nueva problemática en las relaciones con Europa. Señaló, a consecuencia de esto, la importancia de crear una dinámica de cooperación con Europa a través de la apertura de fondos de financiamiento internacional en aras de sostener la lucha inmediata contra la pandemia a corto plazo desde América Latina y la reorientación a través de la financiación de los modelos de desarrollo y cooperación entre Europa y América Latina.

José Antonio Sanahuja señaló la gobernanza global como un imperativo de supervivencia ante la situación actual y la necesidad de un enfoque interregional para su resolución, dividiendo su intervención en cinco enseñanzas. La primera de ellas se relaciona con la propia configuración del sistema internacional que limita la capacidad de respuesta al Estado-nación, empeorando el impacto de la pandemia ante la inadecuación de nuestras estructuras a nivel global. Por otro lado, han quedado expuestos los problemas de desarrollo y las políticas públicas debilitadas anteriores a la pandemia, siendo un imperativo solucionarlos para atenuar el impacto que está teniendo. En tercer lugar, señaló la importancia vital de los bienes públicos globales, siendo la salud el principal y en el que hay que trabajar individual y colectivamente. En cuarto lugar, señala la cooperación internacional y regional como una necesidad de ayuda humanitaria y de recursos, más allá de la ayuda al desarrollo. Por último, planteó que ha de entenderse la cooperación internacional a escala global de manera horizontal, dejando atrás la tradicional idea norte-sur de la cooperación al desarrollo, y diseñar instrumentos  para fortalecer de forma conjunta nuestras políticas públicas y responder colectivamente.

Por último, intervino Miriam Saraiva exponiendo la situación de crisis económica y política que se sufría previamente en Brasil, donde el enfrentamiento entre la presidencia, el ejecutivo y las instituciones democráticas es una situación constante que agudiza el impacto que está teniendo la pandemia. Posteriormente, en el turno de preguntas, recalcó la importancia de la sociedad civil en cuanto a cooperación y resolución de errores provocados por el gobierno, abriendo la puerta al diálogo para saldar la polarización y la incapacidad presidencial.

El webinar incorporó la participación del público a través de preguntas a los ponentes, en las que se resaltaron como claves la importancia del multilateralismo y la reactivación y actualización las organizaciones ya existentes en América Latina

Así mismo, se resaltó la importancia de reforzar un marco global y multilateral para reforzar la eficacia del estado nación y su capacidad de respuesta colectiva ante un bien público y global como la salud.

Fundación Carolina y Fundación Alternativas reúnen a un grupo de especialistas para identificar propuestas de financiación en América Latina frente a la crisis tras la COVID 19

 Junto a la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González-Laya, y la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, participaron un grupo de especialistas de la academia, y representantes de organismos multilaterales y regionales, financieros y de cooperación.

El objetivo de esta reunión, realizada por videoconferencia y con acceso restringido a especialistas y altos funcionarios/as de gobierno y de organismos regionales, como SEGIB o CEPAL, ha sido la identificación de propuestas para la acción exterior española en el ámbito multilateral en apoyo de los países de ingreso medio y “desarrollo en transición” de América Latina y el Caribe, orientadas a mejorar su acceso a la financiación externa y evitar nuevas crisis de sobreendeudamiento en el contexto de la emergencia sanitaria y los riesgos de retroceso económico y social que plantea la COVID-19.

Tras las intervenciones de apertura de la ministra y de la secretaria de Estado, se realizó un diagnóstico de la situación en América Latina, en el que se describió una región con economías estancadas, bajos indicadores de crecimiento y con un visible retroceso social; situación que se ha agudizado tras la pandemia y que puede dar lugar a un desplome económico y a una grave crisis social, en la que factores como la escasa presión fiscal, la polarización política, la precariedad de los mercados laborales y la inexistencia de sistemas de protección universales, dificultan aún más el escenario. El diagnóstico determinó que, además de hacer frente a la emergencia sanitaria y salvar la economía, es necesario plantear reformas a largo plazo respecto a la formalización del empleo, la definición de nuevos pactos fiscales, el fortalecimiento de las políticas públicas y la legitimidad de las democracias, y la recuperación de la cooperación y la integración regional.

En la reunión fueron presentadas diversas propuestas, como la moratoria temporal de la deuda, la recapitalización de los Bancos de Desarrollo, o la necesidad de reforzar la respuesta del Fondo monetario Internacional. Igualmente se valoró el rol de España y de la Unión Europea para impulsar esas respuestas y facilitar soluciones promoviendo una mayor coordinación y cooperación económica.

Fundación Carolina, una de las entidades impulsoras de la iniciativa Facultad Cero

Fundación Carolina impulsa, junto a otra entidades, Facultad Cero, una iniciativa lanzada por la Universidad de Granada que tiene como objetivo compartir experiencias y repensar el modelo de la educación superior post COVID-19. Se trata de un espacio digital para organizar encuentros virtuales en los que se compartan innovaciones docentes que se han desarrollado en los últimos meses con el fin práctico de mejorar el diseño del próximo curso. El proyecto pretende constituir un proceso de aprendizaje compartido y de diálogo que permita generar conocimiento en los más diversos campos de la educación universitaria.

Tal y como aparece en su página web, Facultad Cero es un espacio digital para compartir experiencias y organizar encuentros virtuales para aprender de los cientos de innovaciones docentes que se han desarrollado en los últimos meses con el fin práctico de mejorar el diseño del próximo curso. Se pretende generar conocimiento en los más diversos campos de la educación universitaria: recursos docentes, plataformas y herramientas digitales, evaluación, gestión de las emociones y organización de actividades, entre otros. Además de contribuir a un mejor diseño de las distintas materias, se busca realizar un necesario ejercicio de reflexión sobre la situación tan extraordinaria que hemos vivido.

 


La Junta Rectora de la Fundación Carolina propone lanzar proyectos educativos que ayuden a frenar la brecha digital

El miércoles, 3 de junio, se celebró la 58ª sesión ordinaria de la Junta Rectora de la Fundación Carolina, a la que asistieron la secretaria de Estado de Cooperación Internacional , Ángeles Moreno Bau, la directora en funciones de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Carmen Castiella; el director de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID, Miguel Albero; el director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja y el secretario general de la Fundación Carolina, Hugo Camacho.

En la reunión se han tratado las actuaciones realizadas por la Fundación Carolina en respuesta a la COVID-19, así como asuntos relacionados con la situación actual de los becarios y becarias latinoamericanos que continúan en España y la concesión de las becas de la convocatoria 2020-2021, que se encuentra en el proceso de selección de candidaturas. Igualmente se ha valorado la posibilidad de realizar la reunión del patronato de la institución.

Se ha planteado también la necesidad de poner en marcha, en coordinación con el resto de instituciones vinculadas a la cooperación española, proyectos educativos que puedan ayudar a frenar la brecha digital existente.

Fundación Carolina continuará asimismo con las actividades recogidas en su Plan de Actuación 2020 con ocasión de su 20 aniversario.

Experiencias innovadoras de formación virtual en Iberoamérica en el ámbito de la Educación Superior

El 2 de junio se publicó el primer Análisis Carolina de la serie Formación Virtual, una selección de trabajos escritos sobre propuestas y experiencias innovadoras del uso de las nuevas tecnologías, métodos y experiencias de formación virtual en Iberoamérica en el ámbito de la educación superior, que se irán publicando a lo largo de las próximas semanas con número de ISSN y DOI. Los trabajos se presentaron a una convocatoria de contribuciones de la Fundación Carolina, tras el necesario recurso de las nuevas tecnologías y la formación virtual como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Los trabajos que se presentaron a la convocatoria, que cerró el 15 de mayo, tenían que ser inéditos, con una extensión entre 3.000 y 4.000 palabras. Un total de 46 trabajos concurrieron a la misma, y han sido evaluados por una Comisión Evaluadora, que ha seleccionado los de mayor interés.

La educación superior, clave para la cooperación avanzada en Iberoamérica

La educación superior es uno de los elementos clave de una agenda de cooperación avanzada en Iberoamérica, en países de desarrollo en transición. La Agenda 2030, por su parte, en su Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4 otorga a la educación superior un papel crucial en el proceso de ampliar capacidades y opciones. No en vano, la educación superior es el subsistema al que la sociedad encarga la tarea de formar capital profesional (humano, social, decisorio); de educar a las personas como ciudadanos/as libres y críticos; y de desarrollar conocimiento experto.

Respuestas ante el impacto de la crisis por COVID-19

El mundo ha asistido y asiste a una crisis sin precedentes asociada a la pandemia provocada por el coronavirus, que ha obligado a las universidades a cambios muy rápidos y de gran alcance respecto a su función docente e investigadora, en cumplimiento con su compromiso con la sociedad. Interesa conocer y analizar desde el punto de vista de la reflexión académica, y desde la óptica de la cooperación internacional, cómo los sistemas iberoamericanos de educación superior están respondiendo y pueden responder al impacto de esta crisis a través de la incorporación de las nuevas tecnologías y la aplicación de modelos de formación virtual.

El primer Análisis Carolina de esta serie se titula «Docencia no presencial de emergencia: un programa de ayuda de emergencia en el ámbito de la educación superior en tiempos de la COVID-19», y fue elaborado por Gemma Xarles i Jubany y Pastora Mártín Samper, de la Universitat Oberta de Catalunya. Reúne los resultados preliminares de la primera iniciativa de Ayuda de Emergencia de la Universitat Oberta de Catalunya, que busca evitar retrocesos del ODS 4 en tiempos de COVID-19.


El director de Fundación Carolina participa en la mesa «COVID 19: desafíos al desarrollo y la justicia global», celebrada durante el V Congreso Internacional de Estudios del Desarrollo

Del 27 al 29 de mayo se ha celebrado la V edición del Congreso Internacional de Estudios del Desarrollo,  CIED, organizado por Hegoa, Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y REEDES (Red Española de Estudios del Desarrollo).  Se trata de una reunión científica de carácter internacional, que busca aportes de diferentes campos de estudio, así como también de la sociedad civil.  El congreso, que en esta edición se ha realizado virtualmente, ha podido seguirse a través de la web http://vcied.org.

Con el título «Desafíos al desarrollo: procesos de cambio hacia la justicia global», el V CIED ha puesto el acento en aquellas políticas, procesos y estrategias necesarias para establecer vías alternativas orientadas hacia una transformación social y sistémica para una justicia global, que permita superar la persistencia de las desigualdades.  Se ha abordado la crisis del paradigma de la cooperación como valor-guía que estructura la sociedad, y como expresión de la crisis de un modelo de desarrollo que ha sido dominante durante décadas. Se debatió acerca de las dificultades para generar estrategias viables en un nuevo contexto que, sin embargo, hace imprescindible construir y trabajar en paradigmas alternativos a la competencia, así como a la tendencia a la mercantilización en todos los ámbitos. En este sentido, es preciso recuperar el objetivo de la justicia social y el valor de la cooperación como fundamentos de otros modelos de desarrollo (o de la superación de este concepto), así como de una sociedad global que ponga en el centro la sostenibilidad de la vida, los derechos y la dignidad de las personas.

A lo largo de las tres jornadas del evento se presentaron más de de 200 comunicaciones académicas, dos mesas redondas y cuatro conferencias firmadas por personalidades destacadas de la academia internacional.

En una de estas mesas,  «COVID-19: desafíos al desarrollo y la justicia global»,  celebrada el 29 de mayo, participó el director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja;  el director ejecutivo de Oxfam Internacional, José María Vera, y Yayo Herrero, socia-trabajadora de Garúa S. Coop. Mad, miembro de Ecologistas en Acción y portavoz del Foro de Transiciones. La sesión estuvo moderada por Gema Celorio Díaz, Instituto Hegoa, Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Sanahuja destacó que el coronavirus ha acelerado cuatro crisis ya existentes: la productiva, la ecológica, la social y la de gobernanza. Ve clave replantear la idea misma de progreso desde una perspectiva ética diferente para actuar en lo local pensando en lo global.

Para José María Vera, este es el virus de la desigualdad, el de la desigualdad extrema en el derecho a la vida. Pone el foco en contextos de crisis humanitarias como Yemen, y aboga por que la vacuna sea un ejemplo de bien común global.

Yayo Herrero subrayó que el coronavirus no es un cisne negro y defiende que, para salir de las graves crisis que ha provocado, se debe apostar por reducir el consumo material, mejorar el reparto de la riqueza y situar la lógica del cuidado y del bien común en la esfera pública. Vivimos en una trampa civilizatoria, añadió: “todo debe ser sacrificado con tal de que la economía vaya bien”

Una idea compartida en la mesa fue que nos encontramos en una coyuntura crítica y de lo hagamos ahora dependerá en gran medida cómo se desarrolle la acción futura.

 

La realización del congreso ha sido posible gracias al apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, el Ayuntamiento de Bilbao, la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo y la Secretaría General Iberoamericana.

Fundación Carolina se une a la Red Iberoamerica de Universidades por la Innovación Pública

Fundación Carolina se suma a la Red Iberoamericana de Universidades por la Innovación Pública (UnInPública), que nace con el objetivo de identificar, conectar, analizar y difundir iniciativas universitarias de transferencia de conocimiento hacia el sector público, basándose en la innovación y la participación, para incidir en una mejora de las políticas públicas. Esta Red tiene el objetivo de detectar y analizar laboratorios y otras iniciativas de innovación y transformación social en el contexto iberoamericano; de plasmar estos hallazgos en su portal digital, que permitirá a la visualización y geolocalización de estas iniciativas, favoreciendo la colaboración y el intercambio de experiencias; así como de comunicar y activar espacios presenciales para el intercambio de experiencias y modelos de innovación social desde el ámbito universitario en la región iberoamericana.

Encuentro virtual: «Innovación pública desde las universidades»

La Universidad de Granada, a través de la Dirección de Participación e Innovación Social – Medialab UGR, junto con la Secretaría General Iberoamericana, planteó la organización de un Encuentro con el título “Innovación pública desde las universidades” que debía haberse celebrado en Granada (España) los días 21 y 22 de mayo de 2020. Este encuentro quedó suspendido debido a la situación de pandemia global, pero decidió celebrar de forma virtual en las mismas fechas, de 16:00 a 20:30 (hora de España).

Se trató de un Encuentro virtual promovido por la Universidad de Granada y La Secretaría General Iberoamericana, el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Ministerio de Universidades del Gobierno de España, en el que estuvo presente la Fundación Carolina. Lo hizo de la mano de su director, José Antonio Sanahuja, que participó el viernes 22 para hablar sobre Agenda 2030, cooperación e innovación pública, en una mesa redonda titulada “La innovación pública desde las universidades en el marco de la Agenda 2030 y la Estrategia Iberoamericana de Innovación”. El Encuentro culminó con la presentación de un Manifiesto para la innovación pública desde las universidades, que articulará una llamada a la acción para el trabajo conjunto de universidades e instituciones públicas hacia el fomento de la innovación pública.

 

Programa completo del Encuentro

 


Las universidades españolas, comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Hoy en día los ránkings de universidades e instituciones de educación superior se imponen como una herramienta fundamental de evaluación de la actividad académica e investigadora, influyendo de manera directa en su imagen y prestigio. Una de esas clasificaciones, la Times Higher Education (THE) Impact Ranking, evalúa, a nivel global, el compromiso de las universidades con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. El papel de las universidades es crucial en la consecución de la Agenda 2030, que contribuyen a los ODS a través de la enseñanza y el aprendizaje; de la investigación; de la gobernanza institucional y el liderazgo social, entre otros.

En el último ránking, el de 2020, se analizan 766 universidades, entre las que se encuentran 32 universidades españolas, 27 públicas y 5 privadas. De esta forma, España se encuentra en el cuarto puesto mundial y en el segundo europeo, tan solo superado por Reino Unido, Turquía y Rusia. Las tres universidades españolas con mejor puntuación son la Universidad de Málaga (40), la Universidad de Jaén (51) y la Universidad Pompeu Fabra (53).

Para participar en el ránking, las universidades envían información y evidencias concretas sobre el cumplimiento del ODS 17 y, al menos, otros tres ODS a elegir. Para la puntuación final el ranking evalúa, por una parte, el cumplimiento del ODS 17 y, por otra, las tres mejores puntuaciones obtenidas en el resto de ODS. Los datos se ciñen a tres tipos de indicadores: investigación, divulgación y administración o gestión.


Conclusiones del webinar «Retos para la cohesión social y para el desarrollo sostenible: Agenda 2030 después de la COVID-19», en el que ha participado José Antonio Sanahuja

 

 

 

El 11 de mayo se ha celebrado el webinar “Retos para la cohesión social y para el desarrollo sostenible: Agenda 2030 después de la COVID-19”, organizado por Fundación EU-LAC en coordinación con el programa de la Unión Europea EUROsociAL+.

La sesión de inauguración contó con las intervenciones de Edita Hrda, directora ejecutiva de la dirección de las Américas, del Servicio Europeo de Acción Exterior; Mauricio Escanero, embajador jefe de misión de México ante la UE-PPT CELAC y Marc Litvine, de la dirección general de desarrollo de la Comisión Europea. Participaron como ponentes: José Antonio Sanahuja, asesor especial del Alto Representante en Política Exterior y VP de la Comisión Europea y director de la Fundación Carolina; Marisol Touraine, ex ministra de Asuntos Sociales y Salud de Francia y presidenta de Unitaid; Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la OCDE; Carlos Maldonado, oficial de asuntos sociales de la División de Desarrollo Social de la CEPAL, y Heather Ricketts, profesora senior del departamento de Sociología, Psicología y Trabajo Social de la Universidad de las Indias Occidentales y actuó como moderador Francesco Chiodi, del Istituto Italo Latinoamericano.

Durante el seminario, al que asistieron 220 representantes de distintas organizaciones e instituciones, se destacó la importancia de coordinar esfuerzos a través de una mayor cohesión social y del multilateralismo, para evitar una crisis económica profunda y un grave retroceso en cuanto a pobreza, desigualdad y cohesión social. De igual manera, se habló de la construcción de una mesa regional que permita abordar temas fundamentales como la crisis de la deuda y los vacíos que enfrentan los países de América Latina en el acceso a fondos y préstamos internacionales. Además, se planteó desarrollar una estrategia de cooperación más horizontal, respetando las diferencias y agendas de la región latinoamericana, lo que permitirá reducir las desigualdades remarcadas durante esta crisis mundial provocada por  la Covid-19.


Se destacó la importancia de que la Unión Europea invierta mayor capital político y refuerce su estrategia de implicación constructiva con la región. Frente a los cálculos de equilibrio de poder de EEUU y China, la UE es el único actor global que se aproxima a la geopolítica regional con una agenda centrada en las preocupaciones de las sociedades de América Latina: empleo, inclusión social, estado de derecho, seguridad ciudadana, medio ambiente. Es un actor clave para combatir el impacto complejo y de escala global que presenta la pandemia.

La salida de la crisis de la COVID pasa por más reformas y por una clara opción por soluciones sostenibles en lo económico, lo medioambiental y en lo social, retomando el pilar central de la Agenda 2030 y la cohesión social. Esta crisis es una oportunidad para una salida social y verde, un «pacto verde» en linea con el European Green Deal

«Relanzar la cooperación en Iberoamérica. Oportunidades y retos tras el coronavirus», webinar de la Fundación Carolina y Oxfam Intermón

 

 

El 6 de mayo, la Fundación Carolina, junto con Oxfam Intermón, organizó el webinar «Relanzar la cooperación en Iberoamérica. Oportunidades y retos tras el coronavirus». En él participaron Rebeca Grynspan, secretaria general de la SEGIB; Laura Elena Carrillo, directora ejecutiva de AMEXCID; Franc Cortada, director general de Oxfam Intermón; y Carmen Castiella, directora de Cooperación con América Latina y el Caribe de la AECID. El webinar estuvo moderado por Ángeles Moreno Bau, secretaria de Estado de Cooperación Internacional del Gobierno de España.

En su intervención inicial la secretaria de Estado señaló el esfuerzo de adaptación dinámico que está acometiendo el sistema de la cooperación española, junto con la internacional, para combinar la gestión de la emergencia sanitaria con la búsqueda de fórmulas, a medio y largo plazo, que cubran de forma multidimensional los aspectos que van a verse más afectados por la crisis (socioeconómicos, alimentarios, de género, etc.), atendiendo particularmente las poblaciones más vulnerables. En este sentido, Rebeca Grynspan recordó que los efectos de la COVID-19 son discriminatorios, en tanto amenazan a las capas pobres, pero también a gran parte de las clases medias que pueden ver revertidas sus expectativas de progreso. Esto ya constituía una tendencia previa a la crisis; no obstante corre el riego de acelerarse, tanto más si las medidas financieras a escala global siguen supeditadas a criterios de austeridad. La gravedad del momento implica fomentar políticas expansivas que protejan el tejido productivo que, en la región, se sustenta en más de un 90% en la actividad de pymes.

El caso de México, como comentó Laura Elena Carrillo, ilustra cómo se precisa una colaboración más estrecha entre el ámbito publico, el privado y la sociedad civil. Ciertamente, México presenta además la peculiaridad de ser un Estado federal, descentralizado, donde uno de los primeros retos ha estribado en afinar la coordinación interterritorial (en torno al Instituto de Salud para el Bienestar), con el fin de garantizar el acceso a equipos y productos médicos, y de diseñar una plan de gestión post-pandemia, en los sectores social, educativo o científico-tecnológico. Simultáneamente, el gobierno se ha mostrado muy activo en el plano internacional, y ha impulsado en Naciones Unidas una resolución para impedir la especulación con insumos médicos necesarios para responder a la pandemia y evitar su acaparamiento. Asimismo, en el terreno regional, México organizó, como país que ocupa la presidencia pro témpore de la CELAC, la “Reunión Ministerial Virtual sobre Asuntos de Salud para la atención y el seguimiento de la pandemia Covid-19 en América Latina y el Caribe”. Tuvo lugar el 26 de marzo y contó con la participación de representantes de 30 países de la CELAC, así como de miembros de la CEPAL, la SEGIB, la Comunidad del Caribe o el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe. Y es que la apuesta por el multilateralismo, según apuntó Laura Elena Carrillo, es la única vía para afrontar cumplidamente los impactos de la crisis, frente al repliegue nacionalista que algunos países ya están alentando.

Carmen Castiella incidió igualmente en esta visión universalista, que entronca con la narrativa que siempre ha ejercido la cooperación internacional. Pero en este refuerzo de la multilateralidad es clave dar mayor voz a América Latina, una región a menudo olvidada en foros globales como el G20, ante todo desde que se empezó a catalogar a sus países en el grupo de los de ingresos medios. Frente a ello, ahora más que nunca, debe remarcarse el valor de la cooperación Sur-Sur y horizontal (construida sobre el aprendizaje mutuo), y ha de impulsarse en paralelo una redefinición de los criterios de asignación de la ayuda oficial al desarrollo (AOD). Desde la labor acometida por la cooperación española, Castiella se refirió a los programas operativos del Fondo de Cooperación de Agua y Saneamiento, indispensables en la situación actual, y a las iniciativas de generación e intercambio de conocimientos que gestiona Intercoonecta, por medio de los Centros de Formación, que están adoptándose a formatos online para continuar llegando a todo su público.

Por su parte, Franc Cortada retomó en su intervención la cuestión de la financiación del desarrollo, sugiriendo que quizá la crisis genere la oportunidad para cambiar definitivamente de paradigma y superar los parámetros clásicos de la graduación. Y es que estos no impiden en ocasiones que los países caigan en las trampas del desarrollo, donde la informalidad laboral, la evasión fiscal, o la desafección hacia las instituciones se retroalimentan perjudicando a los más vulnerables. El debate se abrió así a una reflexión sobre la importancia de replantear, una vez se deje atrás la fase de emergencia, sistemas de tributación progresivos (convenientemente engrasados en modelos administrativos eficientes) que involucren la contribución de la población con mayores niveles de riqueza.

Por último, los/as panelistas mencionaron cómo el horizonte del sistema de la cooperación debe seguir siendo el definido por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, tanto en lo relativo al fortalecimiento institucional, como en clave de lucha contra el cambio climático y al combate contra la desigualdad de género. Lejos de abandonar esta senda, lo positivo de esta crisis consiste en que ha ampliado la conciencia de todas las personas sobre el alcance global de los desafíos del futuro y sobre la relevancia, evidente e inmediata, de la acción del sector público.

Publicados los Trabajos de Fin de Grado y de Fin de Máster galardonados con los Premios «Universidad, Conocimiento y Agenda 2030»

Crue Universidades Españolas, Fundación Carolina y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) han publicado este martes, 5 de mayo, los trabajos de Fin de Grado (TFG) y Fin de Máster (TFM) galardonados en la primera edición de los Premios «Universidad, Conocimiento y Agenda 2030» del curso académico 2018-2019. El fallo se dio a conocer a finales de febrero.

José Antonio Gras

Claudia Lorenzo

Se trata del TFG «Medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Unión Europea a través de indicadores compuestos», realizado por Claudia Lorenzo y tutorizado por la profesora Marianela Carrillo Fernández, defendido en la Universidad de La Laguna, y del TFM «Explorando cualidades espaciales y sociales de los distritos de innovación como modelo de regeneración urbana: ¿es posible planificar clusters socialmente inclusivos?», de José Antonio Gras, tutorizado por el profesor Ramón Ribera-Fumaz y defendido en la Universitat Oberta de Catalunya. La publicación de ambos trabajos se hace en soporte electrónico y en versión impresa bajo el sello de las tres instituciones.
La Comisión Evaluadora y los responsables de las instituciones convocantes elogiaron la innovación de los planteamientos que presentan los trabajos galardonados, su calidad técnica y metodológica, y su contribución —tanto teórica como práctica— a sus respectivas áreas de conocimiento. Asimismo, valoraron la riqueza de sus implicaciones para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.
Tras el éxito de esta primera convocatoria, en la que han concursado más de 1.000 candidaturas, Crue Universidades Españolas, Fundación Carolina y la AECID tienen previsto lanzar la II edición de los Premios «Universidad, Conocimiento y Agenda 2030» a finales de 2020.

Fundación Carolina organiza un webinar sobre el papel de la educación superior y la ciencia y la tecnología ante la crisis de la COVID-19

El miércoles 29 de abril la Fundación Carolina organizó un nuevo webinar dedicado al “Papel de la educación superior, la ciencia y la tecnología ante la crisis de la COVID-19”. En él participaron Isabel Álvarez, directora del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI); Francesc Pedró, director del Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESLAC) de la Unesco; Josette Altmann, secretaria general de FLACSO, y Pablo Gentili, secretario de Educación del gobierno de Argentina. La sesión estuvo moderada por el director de la Fundacion Carolina, José Antonio Sanahuja.

Isabel Álvarez recordó cómo la crisis de la COVID-19 ha sobrevenido justo en un momento en el que la agenda de la innovación había comenzado a alinearse con la del desarrollo, según refleja el Objetivo del Desarrollo Sostenible (ODS) 9. En este sentido, empieza a apreciarse que la inversión en I+D no solo impacta sobre los sistemas productivos, sino que asimismo transfiere innovación al sector social, lo cual resulta de enorme valor para la gestión de un mundo que la pandemia está transformando, y que corre el riesgo de intensificar las desigualdades.

Por supuesto, tal y como apuntaron Josette Altmann y Francesc Pedró la reacción inmediata en el ámbito del conocimiento —no solo en América Latina, sino en todo el mundo— ha consistido en una digitalización abrupta, tanto en el plano de la docencia como en el de la investigación. Esto ha supuesto un enorme reto para la comunidad académica, en términos de adaptación a la nueva realidad (lo que ya se denomina “coronateaching”), y también debido a las dificultades formativas derivadas de la brecha digital en la región.

Este salto a la conectividad impulsa oportunidades —de cooperación científica e intercambio de conocimiento— que la digitalización ya ofrecía, pero que estaban por explorar. No obstante, capacitar a los agentes del sector y lograr un acceso universal a internet va a requerir tiempo. En esta línea, se hace preciso profundizar en redes de cooperación internacional que mitiguen la tentación de una vuelta hacia agendas replegadas al interior de los países. Así, según señaló Josette Altmann en el mundo post-COVID19 se deberían estrechar los lazos entre la generación del conocimiento y la toma reflexiva de decisiones políticas.

De acuerdo con Pablo Gentili, para consumar con garantías el tránsito hacia la modernización tecnológica es importante contar con los recursos orientados al cierre de la brecha. Con todo, habrá que prestar igualmente atención a que no se reproduzcan otro tipo de desigualdades que la crisis puede reactivar. Es previsible que aumenten los índices de abandono escolar y, cuando esto sucede, la población femenina es la más afectada, en tanto se hace mayoritariamente a cargo de los trabajos del cuidado.

Otro aspecto debatido en el webinar se centró en la importancia de afianzar el conocimiento abierto. Al igual que la sanidad pública se ha revelado decisiva para afrontar la crisis, la educación pública debe ser un pilar en la reconstrucción social. Cuando se supere la situación de emergencia sanitaria, van a repensarse los modelos de producción social de la ciencia y los esquemas de funcionamiento de la educación superior. En este sentido, la región deberá defender sus sistemas formativos, y su apuesta por una innovación inclusiva, frente a un “colonialismo académico” que, ya en el pasado, ha tendido a imponer indicadores de reconocimiento a menudo ajustados e intereses privados. En consecuencia, siempre deberá de prevalecer el principio de que toda producción académica financiada con recursos públicos esté disponible en acceso abierto.

Los becarios y becarias de Fundación Carolina continúan aportando valor social durante pandemia

Recopilación de fotografías de la cuenta de Instagram @covidlatam, en la que participa la fotógrafa y exbecaria Fabiola Ferrero

Detrás de cada crisis, hay una llamada al civismo y a la responsabilidad. Muchos de los becarios/as y exbecarios/as de Fundación Carolina, así como de personas que han participado en los nuestros programas, se encuentran ahora mismo confinados en casa, siguiendo las recomendaciones para frenar la expansión de la enfermedad COVID-19. Es desde ese aislamiento social desde donde producen y comparten numerosas y variadas iniciativas que buscan ayudar a los demás o hacerles más llevadera la cuarentena. Porque a pesar de la situación excepcional, la gran familia que compone la Red Carolina continúa hiperconectada gracias a las nuevas tecnologías, sigue generando valor social y persiste en su avance hacia la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS). A las iniciativas aquí se recogen se puede acceder a través del blog de Vivir en España desde casa y en las redes sociales de Fundación Carolina, como Twitter o Facebook.

Cine y documentales

Si hay algo de lo que disponemos en el confinamiento es tiempo. Y gracias a él podemos ver esas películas o documentales que llevábamos tiempo esperando ver, o que ahora llegan a nosotros y nosotras. Muchos de nuestros exbecarios/as que se dedican al cine, al teatro o al arte, comparten sus producciones en plataformas para su visualización, como Claudio Perrin, Leticia Jorge, Daniel Aguilar, Martín Desalvo, Germán Tejeira, Felipe Guerrero, Franco Verdoia, Gabriel Calderón, o Gustavo Ortiz. Se trata de películas, documentales, obras de teatro y montajes audiovisuales que ahondan en diferentes aspectos y cuya visualización nos permitirá salir del confinamiento algo más sabios, más sensibles y más tolerantes.

Sostenibilidad ambiental

Especial mención requiere el documental coproducido por Ana Terra Athayde, participante del programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, que dividido en tres partes, refleja la difícil situación de la selva amazónica. Y es que a pesar de la crisis global sanitaria, el cambio climático, la contaminación y la pérdida de biodiversidad siguen presentes en nuestro planeta.

Música y fotografía

La música es otro elemento que nos llena de esperanza y nos permite conocernos más a nosotros mismos en esta cuarentena. Algunos de los becarios/as o exbecarios/as nos regalan su música para acompañarnos e inspirarnos. Es el caso de Ricardo Villanueva, Natalia González, la participante del programa de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, Marlen Mendoz Kahn, Guido Covini, de Parientes, o Marcos Puña, que ofrece clases de guitarra clásica a través de youtube.

La exbecaria Fabiola Ferrero forma parte del grupo de fotógrafas y fotógrafos 9 fotógrafas +9 fotógrafos +1 virus, que comparte en Instagram diferentes fotografías sobre los avances del coronavirus en Latinoamérica. Algunas de esas fotografías son las que componen la imagen que acompaña este texto. Porque las redes sociales se han convertido en una gran pared virtual en la que cuelgan los retratos de la pandemia que retratan mucho más. Reflejan los desafíos a los que nos enfrentamos: la salud, los derechos humanos, el progreso económico, las desigualdades, la revolución digital o el cambio climático.

La amabilidad y los relatos en cuarentena

La amabilidad, la solidaridad, la convivencia, el afecto y los buenos sentimientos se han convertido en vacuna  contra el confinamiento. El exbecario Carlos Alejandro Mejía, creador de la #RevolucióndelaAmabilidad ofrece consejos a través de vídeos en Facebook, las llamadas «píldoras» para contagiar amabilidad durante la cuarentena. Por último, el becario Luis Ramírez Salazar ha creado, junto a un colega de su máster, un blog que recoge historias que surgen alrededor de la situación actual. En él, se comparten testimonios y se charla sobre diferentes temas.

La Fundacion Carolina, junto con Oxfam Intermón, celebró el webinar: “La acción multilateral en Iberoamérica frente a la COVID-19”

La Fundacion Carolina, junto con Oxfam Intermón, celebró el 22 de abril el webinar: “La acción multilateral en Iberoamérica frente a la COVID-19”. La sesión estuvo moderada por la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, y contó con la participación de Sebastián Nieto-Parra, jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro Desarrollo de la OCDE; Pablo Nemiña, investigador de CONICET y de FLACSO-Argentina; Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y Andrea Costafreda, directora de programas de Oxfam Intermón.

Ponentes y especialistas coincidieron en caracterizar la situación generada por la COVID-19 como una crisis sin precedentes, que hace imprescindible renovar los mecanismos de cooperación del sistema internacional. Alicia Bárcena apeló a una nueva multilateralidad centrada sobre dos ejes: una atención reforzada sobre los países de ingresos medios, cuyas sociedades corren el riesgo de retornar a la pobreza; y una mayor cooperación en el plano científico, que ensanche e intensifique el intercambio de conocimientos entre investigadores y profesionales del sector sanitario.

Desde un punto de vista económico y financiero, Pablo Nemiña subrayó la necesidad de repensar el funcionamiento de las instituciones globales, cuyos instrumentos no son capaces de responder al inusitado grado de incertidumbre que suscita la COVID-19. Ciertamente, la propuesta del FMI, que permite que los países de ingresos bajos pospongan sus pagos de deuda hasta fin de año, resulta útil. No obstante, se requieren medidas adicionales que se adelanten al orden económico mundial por venir. En este sentido, Sebastián Nieto-Parra aludió a la iniciativa de la OCDE, de impulsar un Plan Marshall global, en el que todos los países tengan la misma voz, y que plantee las bases de nuevos marcos productivos que, a su vez, afiancen el bienestar y la cohesión social.

Andrea Costafreda insistió en este aspecto social, sugiriendo la posibilidad de activar políticas universales de protección, por medio de iniciativas como el ingreso básico ciudadano. Esta medida, según recordó Alicia Bárcena, es completamente viable en América Latina, si en paralelo se logran reducir los niveles de evasión fiscal, que en la actualidad superan el 6% del PIB.

El webinar incorporó la participación del público, dando respuestas a cuestiones sobre el futuro de la interlocución multilateral en América Latina. Una de las claves, según indicaron varios panelistas, consiste en tener presentes las lecciones aprendidas de la anterior crisis, de modo que el mundo post-COVID-19 esté más centrado en las personas, y articule una colaboración franca entre empresas, sociedades y Estados. De hecho, la crisis abre una oportunidad para que Latinoamérica fortalezca su cooperación regional, reposicione su potencial empresarial y tecnológico —sus cadenas de valor— en la nueva geografía económica, y consolide sus sistemas democráticos, revirtiendo la desafección institucional de años anteriores.

Empresas del Patronato de Fundación Carolina se suman a la Alianza europea para una Recuperación Verde

Empresas, sindicatos, ONG, personas expertas y responsables políticos europeos se unen a la Alianza europea para una Recuperación Verde, un manifiesto en el que se busca la movilización de paquetes de inversión verde después de la crisis, para estimular una sólida recuperación económica, como respuesta a la pandemia por COVID-19. Entre las empresas que se han adherido al manifiesto está Iberdrola, que forma parte de nuestro Patronato, así como otras compañías vinculadas a empresas del Patronato de Fundación Carolina, como es el caso del Grupo Suez, que forma parte del Grupo Agbar, miembro vocal de nuestro Patronato y Enel, Grupo al que pertenece Endesa, miembro vocal integrante también de nuestro Patronato. Además, al pacto se han adherido algunos ministros y ministras de Medio Ambiente y Clima europeos, como Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España.

El manifiesto recoge las claves de la recuperación que han de aplicarse tras la pandemia, basándose en paquetes de inversión de recuperación verde, que actúen como aceleradores de la transición hacia la neutralidad climática. Se trata, afirma el texto, de «una oportunidad para repensar nuestra sociedad y desarrollar un nuevo modelo de prosperidad».

Hacia sociedades más resilientes e inclusivas

Declara que las inversiones masivas que hayan de realizarse, «deben desencadenar un nuevo modelo económico europeo: más resiliente, más protector, más soberano y más inclusivo», añadiendo que estos requisitos se encuentran en una economía que se sustente en los principios verdes. De hecho, continúa, «la transición a una economía climáticamente neutral, la protección de la biodiversidad y la transformación de los sistemas agroalimentarios tienen el potencial de generar rápidamente empleos, crecimiento y mejorar el estilo de vida de todos los ciudadanos del mundo, y contribuir a la construcción de sociedades más resilientes».

Esta alianza surge con el compromiso de «trabajar juntos, compartir conocimientos, intercambiar experiencia y crear sinergias para materializar las decisiones de inversión que necesitamos». Las personas y organizaciones firmantes llevan tiempo apostando por las herramientas y por las tecnologías necesarias para una transición hacia un mundo más sostenible. Es ahora cuando resulta fundamental convertir esos planes en acciones e inversiones concretas que cambiarán la vida de la ciudadanía y contribuirán a la rápida recuperación de las economías.