En: Punto de vista

20 años de cooperación educativa

Por el prestigio acumulado durante dos décadas y por su acervo iberoamericano, la Fundación Carolina ha sabido ganarse la confianza de la Comunidad Iberoamericana de Naciones. Su programa de formación, a través del cual casi 20.000 jóvenes de esta comunidad se han beneficiado de una beca en España, y la calidad del tipo de cooperación educativa que impulsa, hacen de esta institución un elemento clave de nuestra acción exterior para la articulación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento y la educación superior a través de la promoción de la movilidad académica.

En esta destacada trayectoria, la Fundación Carolina sigue sumando aciertos. En su convocatoria anual de becas, y de manera más específica en espacios de cooperación y concertación como el de la Alianza del Pacífico, o a través del programa Bicentenario, la Fundación contribuye con la formación de estudiantes e investigadores en centros de excelencia españoles, a partir de prioridades de investigación y desarrollo de cada país, en el marco común de la Agenda 2030, y con un fuerte énfasis en la búsqueda de innovación y equidad social.

A ello se añade el mayor esfuerzo desplegado por la Fundación en el análisis de la realidad social, económica y política de América Latina y de sus agendas de desarrollo y cooperación internacional, con el fin de generar conocimiento de utilidad para la cooperación iberoamericana y la acción exterior española.

El Gobierno de España va a dar un nuevo impulso a la cooperación internacional al desarrollo, con especial atención al cumplimiento de su Agenda 2030. La pandemia de la COVID-19 es ya una profunda crisis del desarrollo global que demanda una respuesta cooperativa y un refuerzo del multilateralismo, prestando especial atención a los países de América Latina, que sufrirán probablemente la mayor caída de la actividad económica en un siglo acompañada de un fuerte retroceso en el bienestar social. Consolidar nuestros instrumentos de cooperación, reforzando las alianzas entre los diversos actores necesariamente implicados en esta tarea, es una prioridad indiscutible de nuestra política de desarrollo.

Quiero destacar, en este sentido, el protagonismo crucial que juegan las empresas que integran el patronato de la Fundación Carolina. La Fundación fue pionera en España al impulsar la colaboración entre agentes públicos y privados para la acción de cooperación y para la proyección exterior de nuestro país. En aquellos años ya se era consciente de la creciente importancia que la empresa privada podía jugar como patrocinadora de actividades educativas y culturales en el exterior, o como promotora de otras iniciativas de diplomacia pública. Podríamos incluso decir que la existencia de la Fundación Carolina se anticipó a los actuales consensos que, en torno al Objetivo de Desarrollo Sostenible 17, animan la creación de alianzas “multiactor”.

La internacionalización de la empresa española abre nuevos espacios de encuentro entre agentes públicos y privados en la acción exterior del Estado. La concurrencia de intereses entre ambos actores está fuera de toda duda y, a pesar de los importantes cambios a los que hemos asistido en estos 20 años, las condiciones de fondo que pro- pician la colaboración público-privada en materia de acción exterior siguen plenamente vigentes.

La Fundación Carolina continúa siendo hoy una imprescindible y eficaz herramienta de cooperación para el desarrollo y de diplomacia pública en todas sus vertientes.

Arancha González Laya
Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Email