Seminario ‘Trabajo decente y diálogo social’, dentro del ciclo ‘Diálogos con América Latina’

El martes 19 de febrero se celebró el cuarto seminario del ciclo “Diálogos con América Latina”, organizado por la Fundación Carolina y Casa de América. El encuentro, moderado por Juan Pablo de la Iglesia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, se llevó a cabo bajo el lema “Trabajo decente y diálogo social” y contó con las intervenciones de Mario Cimoli, Secretario General Adjunto de la Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL), Antonio Baylos, Catedrático de Derecho del Trabajo y Director del Centro Europeo y Latinoamericano para el Diálogo Social (CELDS) de la Universidad de Castilla La Mancha, y Gina Riaño, Secretaria General de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social.

En el seminario se habló de la importancia decisiva del trabajo decente y del diálogo social para el progreso de las sociedades de la región iberoamericana, en línea con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que recoge especialmente el ODS8. Entre otras cuestiones, Mario Cimoli comentó algunos temas relativos al documento “Panorama social de América Latina 2018”, haciendo hincapié en que los índices de pobreza en la región de América Latina mejoran a partir de 2007, gracias, en parte, al mercado de trabajo, así como de la integración regional, clave para aumentar la productividad y para construir mecanismos que permitan mejorar la situación de los sectores más rezagados.

Por su parte, Antonio Baylos destacó, entre otros temas, los retos que presenta la transición energética, que pasan ineludiblemente por la consecución de acuerdos que impulsen la implementación de ayudas sociales. Por último, resulta interesante destacar la idea de Gina Riaño que subrayó la importancia de incorporar nuevos colectivos que sumen y enriquezcan el diálogo social para producir políticas públicas consensuadas, que acojan y representen a todos los ciudadanos, incluidas las mujeres, los pueblos indígenas, los afrodescendientes o los niños; así como la de que los países acojan a migrantes para incorporarlos a sus mercados de trabajo.