Punto de vista

El trabajo de la FIIAPP y su vínculo con la cooperación de la Unión Europea y América Latina

El trabajo de la FIIAPP y su vínculo con la cooperación de la Unión Europea y América Latina

La reciente Comunicación conjunta al Parlamento Europeo y al Consejo “La Unión Europea, América Latina y el Caribe: aunar fuerzas para un futuro común” que lanzó el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) propone reforzar la asociación política de la UE con ALC, a partir de una asociación birregional más fuerte y modernizada, a la luz de unas realidades, tanto mundiales como regionales, que define como cambiantes.

Nuevas realidades, nuevas necesidades, que hacen que la política de cooperación internacional y europea estén en fase de revisión, entre otras cosas, para alinearla con la Agenda 2030, que ha redefinido los objetivos globales, cada vez más transversales, y que plantea la necesidad de llegar a alianzas internacionales para avanzar en esta agenda común. La Unión Europea está inmersa en un intenso debate para establecer las pautas del siguiente Marco Financiero Plurianual y de los instrumentos de cooperación para el periodo 2021-2027 y, como parte de ello, está debatiendo la necesidad de aplicar nuevos conceptos, como el “Desarrollo en Transición”, no basados únicamente en la renta media y que permitan hacer frente a nuevas y viejas forma de pobreza y exclusión.

América Latina debe estar más presente en Europa y Europa más presente en América Latina. América Latina es la región que, con la Unión Europea, puede compartir miradas y respuestas a los retos globales. En la UE a veces perdemos de vista la profundidad de nuestra alianza estratégica y el espacio euro-latinoamericano de valores que, hoy más que nunca, debemos reforzar ante numerosos riesgos externos, pero también internos.

España, como Estado miembro de la UE y de la Comunidad Iberoamericana, desde luego es sensible a la importancia de nuestra alianza con la región.

El intercambio de los países de ambas regiones es extraordinariamente enriquecedor para todos. El intercambio de experiencias con los Estados miembros de la UE y el dialogo de políticas, junto con el aprendizaje entre pares, aparecen, cada vez con mayor fuerza, como instrumentos privilegiados de una cooperación orientada a resultados. Los nuevos retos de la región, en términos de desarrollo, implican nuevas formas de trabajo: más horizontales, más recíprocas, basadas en los aprendizajes mutuos, en la participación activa y colectiva en la resolución de problemas o desafíos que, comparten varios países.

La cooperación técnica pública y su capacidad de innovar en enfoques de cooperación (triangular, Sur-Sur, diálogo de políticas) son valiosos resortes para el logro del Objetivos de Desarrollo Sostenible. La FIIAPP (Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas), como parte integrante del sistema europeo de cooperación, opta decididamente por desarrollar su “saber hacer” como agencia implementadora de cooperación birregional, a partir de su amplio bagaje en el sector de gobernanza, clave para el cumplimiento de la Agenda 2030.

La cooperación regional europea actual se centra en el fortalecimiento de capacidades institucionales, y se adecúa a las diferentes necesidades y desafíos de los países latinoamericanos. Muchos de sus programas están orientados a la demanda, lo que facilita así la apropiación de los países y prioriza la reforma de las políticas ya existentes antes que su sustitución. Algunos programas de cooperación regional europea de vanguardia, como EUROsociAL o Euroclima, trabajan sobre esas bases y se alinean a la perfección con el concepto de “Desarrollo en Transición” al que anteriormente he hecho referencia.

El programa regional EUROsociAL, gestionado entre cuatro agencias europeas de cooperación, y tras quince años de andadura, se puede considerar un referente en el modelo de aprendizaje entre pares orientado a la demanda, que ha logrado mejorar los niveles de cohesión social en los países de América Latina por medio de la creación y promoción de plataformas de diálogo en las que las administraciones comparten los retos y experiencias, aprendiendo unas de las otras (“entre pares”) con el fin de adecuar sus políticas nacionales. Su metodología ha ayudado a salir del esquema de cooperación entendido como la relación entre un país que transmite conocimientos y otro que aprende, y pasar a un intercambio que implica, indefectiblemente, reciprocidad.

Ejecutamos algunos de los programas de la Comisión Europea más importantes e innovadores en materia de cooperación alineada con la propuesta del futuro instrumento de acción exterior de la UE, el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional (IVDCI). Compartimos con la Comisión Europea y nuestros socios la visión que está tras este ejercicio. EUROsociAL y otros programas regionales son un claro ejemplo de que podemos trabajar con nuestros países socios mediante la cooperación triangular y la cooperación horizontal, y contribuir así a la construcción de un espacio euro-latinoamericano de valores compartidos.

Anna Terrón
Directora de la FIIAPP (Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas)1

Comparte:

Compartir en facebook, abre en ventana nueva
Facebook
Compartir en twitter, abre en ventana nueva
Twitter
Compartir en linkedin, abre en ventana nueva
LinkedIn
Compartir en email, abre en ventana nueva
Email