Presentación del XII Informe de inversión española en América Latina

En el anfiteatro de la Casa de América se reunió el 20 de febrero un nutrido público para la presentación de la 12ª edición del Informe de Inversión Española en América Latina. Además de la inauguración y la presentación de los contenidos del informe, se desarrollaron tres mesas redondas sobre turismo, energía e infraestructura.

En la inauguración, el director general de la Casa de América, Antonio Pérez-Hernández Torra; el Secretario de Estado, Juan Pablo de Laiglesia; el decano de Global and Public Affairs de IE University, Manuel Muñiz; el socio fundador y presidente de Llorente & Cuenca, José Antonio Llorente, y el director de ventas de Iberia para América Latina, Víctor Moneo, presentaron un panorama general sobre la importancia que tiene América Latina para España y para sus empresas.

América Latina había sido el destino que permitió la internacionalización de muchas empresas españolas, y ahora ocurre también que hay inversiones latinoamericanas en España, particularmente mexicanas y brasileñas. Esto, en buena medida, es posible porque la región es prioritaria para la política exterior española, como ha quedado de manifiesto en las giras de trabajo que han realizado tanto S. M. El Rey como el presidente del gobierno en fechas recientes. La política hacia América Latina es una política de Estado, basada en el consenso político y social más amplio posible. Además, es una política multidimensional, universal e incluyente, que permite llevar una relación con todos los países latinoamericanos, pero sin renunciar a un trato diferenciado, según los intereses que persiga España en cada caso. La política española hacia América Latina se basa en y defiende el Estado de derecho, la democracia y los derechos humanos, y se articula a nivel bilateral con asociaciones estratégicas y mecanismos de diálogo y, a nivel regional, mediante las Cumbres Iberoamericanas.

La relación empresarial y económica de España con América Latina sumaba 57 mil millones de dólares en 2016. Esto ha sido posible por la confluencia del potencial económico español y el crecimiento de las clases medias en América Latina. Hoy, hay algunas amenazas a las inversiones españolas en la región, producto de la inestabilidad política. Por eso, España considera fundamental tener seguridad jurídica (vía los Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones o APPRI) y que se cuide el medio ambiente, conforme lo indica la Agenda 2030. España también mantiene una posición a favor del multilateralismo. Por eso, trabaja de cerca con los organismos económicos y financieros que tienen un papel en la región (Alianza del Pacífico, BID, CAF, FMI) y con CEPAL para temas de Objetivos de Desarrollo Sostenible y Agenda 2030, en particular a lo referente al nuevo estatuto para países de renta media. En el marco de la UE, España defiende e impulsa los acuerdos de libre comercio, como el que está en negociación con Mercosur.

La importancia de estas inversiones debe entenderse a la luz de lo que ocurre con el orden internacional, el cual está en una etapa de transición marcada por fuertes cuestionamientos al andamiaje institucional. En los principales foros internacionales se advierte que hay mayor riesgo político producto del conflicto geopolítico en ascenso. En el ámbito interno, no puede soslayarse el hecho de que las sociedades han dejado de creer en y apoyar el comercio internacional, la libre empresa y la democracia. En ese sentido, América Latina era un pequeño oasis de calma, pero el entorno también tiene impacto en la región. Así pues, estamos en una etapa de incertidumbre global, en la que se cuestiona el orden existente, pero América Latina sigue siendo, por ahora, espacio de crecimiento y estabilidad, por lo que tres cuartas partes de las empresas españolas seguirán invirtiendo en la región en el futuro previsible.

El informe lo presentó su responsable, Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de Economía de la IE Business School. Es producto de una encuesta realizada entre septiembre y diciembre de 2018. Entre sus características principales están que se hizo con una muestra más grande e incorpora tanto grandes empresas como pymes. Si bien el entorno económico es complejo, se espera que las empresas españolas sigan invirtiendo en América Latina, particularmente en los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) y en Brasil, países que fueron una suerte de tabla de salvación cuando la crisis económica iniciada en 2008 golpeó a España y que ahora muestran crecimiento por el ascenso de las clases medias. El panorama no está libre de incertidumbres, particularmente las relativas a la desaceleración, la inestabilidad y posibles devaluaciones, particularmente en Brasil y México, países en los que acaba de cambiar el gobierno y se plantean cambios en su modelo económico.

Mesa redonda: Oportunidades de negocio e inversión en el sector del turismo en América Latina

Con el director de ventas de Iberia para América Latina y el director de Utópica de Viajes El Corte Inglés, se discutió sobre la importancia del sector turístico latinoamericano para las inversiones españolas. La región les permite mantener un negocio rentable y fortalecer su marca, gracias al crecimiento de las clases medias en América Latina. Los viajeros iberoamericanos que viajan a España/Europa se han multiplicado, y son pasajeros de alta calidad, que viajan más y por muchos motivos, incluidos los negocios, y se le considera un turismo Premium. En ese sentido, ambas empresas buscan hacer de Madrid puerta de entrada a Europa, África e incluso Asia para los viajeros latinoamericanos. Parte del éxito de estas empresas en América Latina está en haber sabido adaptarse a las diferencias presentes en el consumidor en cada país latinoamericano y ajustar el modelo de negocio para hacerlo adecuado para mercados distintos, cambiantes y, en algunos aspectos, más avanzados. En su visión, a los países latinoamericanos les hace falta explotar su potencial turístico; la política turística debe ser una política de Estado. Hay que invertir en infraestructura y formación, además de brindar seguridad jurídica a las inversiones.

Mesa redonda: Invertir en el sector energético en América Latina

Representantes de tres empresas energéticas de distinto corte con inversiones en América Latina (Naturgy, Grenergy y Saeta Yield) hicieron referencia al sector y a lo que hace que sus inversiones sean rentables en la región. Entre sus principales retos está conseguir, junto con los gobiernos y los reguladores, un modelo energético sostenible, con un marco jurídico y regulatorio claro y estable que favorezca la inversión. Hay una gran demanda energética, producto del crecimiento de los países de la región, pero, a veces, el gran número de trámites que hay que hacer complica las cosas. Hoy, hay grandes necesidades de energía barata en América Latina y, en ese sentido, tanto el gas como las renovables tienen buenas oportunidades en la región.

Mesa redonda: Infraestructuras: ingeniería, construcción y concesiones 

Miembros de tres empresas con inversiones en América Latina (ACCIONA Infraestructuras, Sacyr y Construcción Auxiliar de Ferrocarriles) se refirieron a su experiencia en el ámbito de la infraestructura en América Latina, un sector clave para el desarrollo de la región. Después de educación o sanidad, la infraestructura es el elemento que más contribuye a la igualdad de oportunidades. América Latina es un mercado prioritario para estas empresas, particularmente para reconstrucción/desarrollo de infraestructura, concesiones y servicios. Además, al apostar por el talento local, han creado miles de puestos de trabajo. En cuanto a las necesidades de la región, las tres empresas coinciden en que falta mucha infraestructura (movilidad urbana, puertos, ferrocarriles, hospitales, agua, aeropuertos, electricidad). La región tiene gran diversidad de terreno y de población, pero también una gran debilidad en sus estructuras fiscales. Por ahora, apuestan por la financiación público-privada como un buen mecanismo para atraer capital extranjero y los megaproyectos. Se trata de mejorar la calidad de la vida de la gente, pero los gobiernos tienen problemas para conseguirlo. No se lo plantean como beneficio social. Preocupa la politización en la provisión de servicios públicos. Hoy, puede decirse que hay toda la necesidad del mundo en materia de infraestructura, hay proyectos y ahora también hay capital. El principal problema son las condiciones. En muchos países, la legislación es un obstáculo.

Por Érika Ruiz Sandoval
FUNDACIÓN CAROLINA

Fotos y Video cedidos por Casa de América