Una convocatoria que promueve la Agenda 2030 de desarrollo sostenible

José Antonio Sanahuja

La convocatoria de becas 2019-2020 de la Fundación Carolina pretende contribuir, desde la cooperación en educación superior a lograr los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y la Agenda 2030. Es también una muestra de la renovada relación que España quiere tener con América Latina y, en particular, de los nuevos enfoques que debe tener la cooperación española al desarrollo con esa región, y la que se lleva a cabo en el seno de la Comunidad Iberoamericana.

En los últimos años, el progreso económico y social que ha conocido América Latina y el Caribe ha supuesto cambios importantes en las agendas del desarrollo y la cooperación. La región tiene los recursos y la voluntad política para abordar por sí sola los retos aún pendientes de erradicación de la pobreza y la desigualdad, y a través de innovadoras herramientas de Cooperación Sur-Sur y triangular, participa ya de las nuevas formas de asociación que demanda la Agenda 2030. Para España, como para la Unión Europea, también es necesaria una renovación de la política de desarrollo: ha de ser más horizontal y debe contar con enfoques y programas más avanzados, en particular aquellos que impulsan el aprendizaje conjunto, el intercambio de experiencias y prácticas institucionales y políticas, y la generación y transferencia de conocimiento.

La cooperación en educación superior, ciencia, tecnología e innovación es por todo ello uno de los ámbitos prioritarios. El conocimiento científico y tecnológico es un motor central del desarrollo sostenible, y contribuye, de manera transversal, a lograr la implementación de la Agenda 2030 en sus cinco “P”: el cuidado del planeta; el desarrollo de las personas; una prosperidad que no deje a nadie atrás; la paz, la justicia y las instituciones sólidas y que rindan cuentas; y las asociaciones y partenariados entre todos los actores. La oferta de becas contemplada en esta convocatoria permitirá formar especialistas para implementar sistemas de producción y consumo sostenibles; para descarbonizar el mix energético, hacer frente al cambio climático y preservar la biosfera; para mejorar la actividad empresarial y afirmar la agenda de productividad en la que ha de descansar el empleo decente y el progreso material de la sociedad; y en los campos social y político, para impulsar el cambio institucional y la innovación social, la igualdad entre mujeres y hombres y en el conjunto de la sociedad, y con todo lo anterior, para promover sociedades más pacíficas y seguras, revitalizar la democracia y el Estado de derecho y su legitimidad ante una ciudadanía más exigente y que ya no acepta ser gobernada como antes. Son, además, un importante mecanismo de ascenso social basado en el mérito, que contribuye a romper las barreras sociales, de etnia o género que perpetúan la desigualdad en las sociedades latinoamericanas y contribuyen así a generar sociedades más abiertas y con mayor igualdad de oportunidades.

En fechas recientes, la III Reunión de ministros y ministras y altas autoridades de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Comunidad Iberoamericana se reunía en La Antigua (Guatemala) y comprometía a los países firmantes a fortalecer el intercambio y movilidad de investigadores iberoamericanos para la formación de jóvenes científicos. También instaba a los firmantes a adoptar medidas institucionales para fomentar y garantizar el acceso e igualdad de oportunidades para las mujeres en la carrera científica, tecnológica y académica, así como para promover el progreso en la misma.

Esta convocatoria de la Fundación Carolina se ha diseñado teniendo en cuenta todos estos compromisos y metas. Además de la habitual convocatoria de becas de posgrado, estancias de investigación, y doctorado, incluye algunas novedades importantes respecto a convocatorias anteriores. Entre ellas se encuentra el programa de estancias de investigación que se lleva a cabo con la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). Este programa, por primera vez, permite la movilidad académica en ambas direcciones, pues también está abierto a investigadores/as españoles que quieran desarrollar estancias en una institución académica de un país latinoamericano y caribeño que sea parte de la Comunidad Iberoamericana de Naciones. Por otro lado, estas becas pretenden afrontar las conocidas brechas de género que aún existen en materias como ciencias experimentales, tecnología, ingeniería y matemáticas (áreas STEM, por sus siglas en inglés), en las que la presencia de mujeres es menor. Por ello, en este programa se han establecido de manera expresa mecanismos que aseguren una mayor presencia de mujeres en esas disciplinas. Queremos reconocer expresamente el papel de liderazgo que ha tenido la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, a la hora de promover estas novedades. También cabe destacar la continuidad y ampliación de las llamadas becas institucionales, orientadas al fortalecimiento de las administraciones públicas iberoamericanas, así como a la consolidación del programa de doctorado, que, en esta convocatoria, amplía y refuerza su cobertura con el lanzamiento de un programa dirigido a la Alianza del Pacífico, así como un programa diferenciado de becas STEM para la formación de universitarias latinoamericanas.

Cabe destacar, por último, que esta convocatoria es también muestra de la renovación de la Fundación Carolina como actor del sistema de acción exterior y de la cooperación al desarrollo de España, y como uno de los mecanismos que tratan de contribuir, de manera simultánea, a la conformación del espacio iberoamericano del conocimiento y la educación superior, al fortalecimiento de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, y a la implementación de la Agenda 2030 haciendo de la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación, la sostenibilidad, y la igualdad entre mujeres y hombres vectores centrales de la cooperación al desarrollo avanzada que dicha Agenda exige.

Finalmente, queremos expresar también nuestro agradecimiento al conjunto de las instituciones, empresas y universidades que hacen posible que esta convocatoria de becas sea una realidad: tanto a aquellas que nos respaldan desde el patronato de la Fundación, como a todas aquellas que a ambos lados del Atlántico nos prestan su inestimable apoyo y colaboración.

José Antonio Sanahuja
Director

Enero de 2019