Naturgy y el cumplimiento del ODS 13: “Acción por el Clima”

Uno de los tres Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que la compañía energética Naturgy se suma con una acción directa es el número 13, “Acción por el clima”. Su contribución a la lucha contra el cambio climático ha sido siempre un eje transversal de su actividad, que desarrolla a través de su Estrategia en Cambio Climático de Naturgy, recogida en la Política Global de Medio Ambiente de la compañía.

La Estrategia en Cambio Climático de la compañía tiene como objetivo principal reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en las operaciones y fomentar el uso de energía sostenible. Esta estrategia se estructura en cuatro líneas de acción.

La primera de ellas es promover las energías renovables, el gas natural y el ahorro y la eficiencia energética como elementos clave hacia un modelo bajo en carbono, con el objetivo de contribuir al cumplimiento del Acuerdo de París de descarbonización del sistema energético en 2050.

Otra de las líneas de actuación de Naturgy es ofrecer soluciones para las ciudades y el transporte terrestre y marítimo que reduzcan las emisiones y mejoren la calidad del aire, promoviendo, por ejemplo, la implantación del GNL para el transporte marítimo o el GNV para flotas de vehículos.

Innovar en tecnologías y modelos de negocio que contribuyan a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es otra de las formas en que la compañía energética cumple con el ODS 13, con, por ejemplo, el desarrollo del gas renovable.

Asimismo, Naturgy respaldar las negociaciones internacionales de cambio climático y los mecanismos de mercado que impulsan el desarrollo de las tecnologías más adecuadas en cada etapa de la transición energética.

La compañía se ha fijado un objetivo de reducción del 26% de las emisiones totales absolutas de gases de efecto invernadero (GEI), alcance 1 y 2, para el periodo 2013-2025, en referencia a 2012. A cierre de 2018, la reducción de emisiones GEI, alcances 1 y 2, respecto a 2012 ha sido del 25,9%, lo que implica un grado de cumplimiento del 99,6% del objetivo previsto para 2025.

Esta reducción ha sido posible gracias a la mejora de la eco-eficiencia de las plantas de generación y de las infraestructuras de transporte y distribución. El desarrollo e impulso del gas renovable contribuye también a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.