Fundación Repsol y Fundación Carolina lanzan nuevas becas de posgrado en ciencias para mujeres

 

Una de las novedades de la convocatoria de becas 2019 – 2020 de Fundación Carolina es el programa de posgrado de Fundación Repsol, que cuenta con 14 becas dirigidas a mujeres de América Latina que quieran cursar estudios relacionados con las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) en universidades y centros de investigación de España.

El objetivo de estas becas es avanzar en la consolidación de un espacio compartido de educación superior y de investigación científica, haciendo hincapié en el fomento de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, mediante una mayor presencia de mujeres en áreas técnicas, (Science, Technology, Engineering, Maths, STEM en sus siglas en inglés).

Las interesadas han podido solicitar las becas a través de la web de Fundación Carolina desde que se abrió la convocatoria el 9 de enero, hasta el 7 de marzo a las 09:00 h (hora española). Entre los criterios de selección, las solicitantes no podían residir en España y debían ser de algún país de América Latina miembro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones o de Portugal.

Cada beca incluye una bolsa económica para ayuda al estudio, billete de ida y vuelta desde el país de origen y seguro médico. Además, las becadas se podrán beneficiar de ayudas para el pago de la matrícula.

Fundación Repsol colabora en esta iniciativa dentro de su programa de apoyo al talento, que promueve la formación, la investigación y la innovación. Estos objetivos se orientan hacia la consecución de algunos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030:

ODS 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. La consecución de una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible.

ODS 5: Lograr la igualdad de género, poniendo fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres.

ODS 9: Apoyar el desarrollo de tecnologías, investigación e innovación, garantizando un entorno normativo propicio a la diversificación industrial.

En lo que a este programa en concreto se refiere, cabe destacar que, pese a que el número de mujeres con estudios universitarios ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, la distribución por carreras es muy desigual. La presencia de mujeres en determinadas áreas científicas, como las STEM, es muy inferior a la de los hombres. Por ello resulta necesario potenciar la igualdad entre mujeres y hombres a través de programas de educación superior como este.

Hacer frente a algunos de los elementos presentes en la Agenda 2030, como la mejora de la salud, de las infraestructuras o el cambio climático, dependerá del aprovechamiento de todos los talentos. Eso significa conseguir introducir a más mujeres en los campos científicos. La diversidad en la formación y la investigación amplía el número de profesionales e investigadores talentosos, aportando nuevas perspectiva, talento y creatividad.