IV Encuentro de becarios de Fundación Carolina en León

El lunes 29 de abril, tuvo lugar en León, el IV Encuentro de becarios de la Convocatoria 2018-2019. Asistieron 40 becarios de posgrado, doctorado y estancias cortas posdoctorales, residentes en Asturias, Bilbao, Burgos, La Coruña, León, Palencia, Pontevedra, Salamanca, Santander y Valladolid. El objetivo es doble: fomentar el crecimiento de la Red Carolina, y proporcionar a los becados un conocimiento más profundo de la realidad cultural, económica, política y social española.

Los becarios en una primera toma de contacto, llegaron el domingo 28 y realizaron un recorrido guiado por el Camino de Santiago en León: Plaza e Iglesia del Mercado, Concepcionistas, La Rua, Calle Ancha, Catedral, San Isidoro y San Marcos.

La inauguración del Encuentro tuvo lugar en la Universidad de León con las palabras de bienvenida de D. Roberto Baelo, vicerrector de Relaciones Internacionales. A continuación, D. Alberto Hernández, director del INCIBE impartió la Conferencia: «Situación actual de ciberseguridad en ciudadanos y empresas» y como actividad de ocio, realizaron una visita guiada a la ciudad. Para finalizar, D. Francisco Castañón, vicepresidente primero de la Diputación de León, les habló sobre la riqueza cultural, patrimonial y gastronómica de León y les animó a continuar con sus proyectos, encaminados a potenciar la acción exterior española, el fortalecimiento institucional y, en conjunto, la Agenda 2030 y sus ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible).

 

 

Aberta a convocatória para a XVI edição do Programa de Jovens Líderes Ibero-americanos. 

A Fundación Carolina e o Banco Santander através da Santander Universidades convocam o Programa de Jovens Líderes Ibero-americanos, cuja XVI edição terá lugar entre os dias 22 de setembro e 5 de outubro de 2019 em Madrid, Bruxelas y Santander. Durante duas semanas, os participantes serão participarão em conferências, encontros e visitas, numa agenda intensa de imersão social na realidade espanhola e europeia. O programa contará com personalidades de alto nivel, que abordarão temas como as relações internacionais, o meio ambiente, educação e cultura, economia, finanças e desenvolvimento sustentável: todas elas políticas chave para o século XXI.

Como novidade para esta edição, uma das bolsas será destinada a um estudante com necessidades especiais que cumpra os mesmos requisitos que os restantes participantes. Esta bolsa será suportada pela Fundação Universia.

Todos os interessados em participar poderão apresentar diretamente as suas candidaturas atendendo aos seguintes requisitos:

  • Ser de nacionalidade de um país da América Latina membro da Comunidade Ibero-americana de Nações, ou de Espanha, ou Portugal.
  • Ter obtido um título académico depois de 1 de outubro de 2016 e não ter idade superior a 27 anos.
  • Ter um curriculo académico brilhante e capacidades sociais e de liderança.
  • A candidatura deverá ser feita através da página web da Fundación Carolina  e do portal de Bolsas Santander  – e em www.fundacionuniversia.net para a bolsa con certificado de necessidades especiais – até ao dia 17 de junho de 2019.
  • O critério de seleção será baseado na qualidade, excelência académica e valor social das candidaturas.

Jovens Líderes Ibero-americanos procura promover a reflexão, decisão, e desenvolver redes Ibero-americanas de liderança, além de fomentar o compromisso con os valores e princípios que sustentam a Comunidade Ibero-americana e a sua Agenda 2030 como horizonte de progresso.

Nas suas 15 edições, mais de 650 participantes tiveram a oportunidade de conhecer em primiera mão as principais instituições comunitárias e de se aproximar no papel que Espanha desempenha como membro da UE. O programa mostrou potencial para criar laços e desenvovler colaborações, permitindo a constituição da Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes e de uma plataforma estavel e interdisciplinar de trabalho dentro das principais redes sociais.

Abierta la convocatoria para participar en la XVI edición del programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos

La Fundación Carolina y el Banco Santander  a través de santander Universidades convocan el Programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos, cuya XVI edición tendrá lugar del 22 de septiembre al 5 de octubre de 2019 en Madrid, Bruselas y Santander. Durante dos semanas, los y las participantes serán protagonistas de conferencias, encuentros y visitas, a través de una intensa agenda de inmersión social en la realidad española y europea. El programa contará con perfiles de alto nivel, abordándose temas como las relaciones internacionales, el medio ambiente, la educación y la cultura, la economía, las finanzas y el desarrollo sostenible, todas ellas políticas claves en el siglo XXI.

Como novedad en esta edición, una de estas becas estará destinada a un estudiante con discapacidad que cumpla los mismos requisitos que el resto y que estará respaldada por Fundación Universia.

Las personas interesadas en participar podrán presentar directamente sus candidaturas atendiendo a los siguientes requisitos:

  • Ser nacional de algún país de América Latina miembro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, o de España y Portugal.
  • Haber obtenido una titulación superior después del 1 de octubre de 2016 y no superar los 27 años.
  • Tener en su haber un expediente académico brillante y habilidades sociales y de liderazgo.
  • La solicitud se realizará a través de la página web de la Fundación Carolina  y del portal de Becas Santander  -y en www.fundacionuniversia.net para la beca con certificado de discapacidad- antes del 17 de junio de 2019.
  • El criterio de selección responde a los principios de calidad, excelencia académica y valor social de las candidaturas.

Jóvenes Líderes Iberoamericanos busca promover la reflexión, la deliberación, y generar redes iberoamericanas de liderazgo, además de fomentar el compromiso con los valores y principios que sustentan la Comunidad Iberoamericana y su asunción de la Agenda 2030 como horizonte de progreso.

En sus 15 ediciones, más de 650 participantes han tenido ocasión de conocer de primera mano las principales instituciones comunitarias y de aproximarse al papel que juega España como país miembro de la UE. El programa ha mostrado su potencial para crear lazos y generar colaboraciones, permitiendo la constitución de la Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes y de una plataforma estable e interdisciplinar de trabajo en el marco de las principales redes sociales.

Publicaciones y lecturas seleccionadas boletín 5

Agenda 2030 de desarrollo sostenible

ALONSO RODRÍGUEZ, J.A. (dir.), PÉREZ PINEDA, J.A. y SANTANDER CAMPOS, G. (2019): “Las organizaciones empresariales en la promoción de la Agenda de Desarrollo: El papel de las Cámara Oficial de Comercio de España en Perú”, Madrid, AECID. Ver

 

Ayuda al Desarrollo

ENGEN, L. y PRIZZON, A. (2019): Exit from aid. An analysis of country experiences, Londres, Overseas Development Institute (abril). Ver

GULRAJANI, N. y CALLEJA, R. (2019): “The Principled Aid Index: understanding donor motivations”, Londres, Overseas Development Institute. Ver

 

Cambio climático

PETERS, K. y MAYHEW, L. (eds.) (2019): Climate change, conflict and security scan, Londres, Overseas Development Institute (abril-julio). Ver

 

Cooperación Triangular

GÓMEZ, E. (2019): “South-South and triangular cooperation in Latin America”, European Parliamentary Research Service, Bruselas, Parlamento Europeo. Ver

PEZZINI, M., BÁRCENA, A. y MANSERVISI, S. (2019): “Opinion: Triangular, the shape of things to come?”, Devex (28 de marzo). Ver

 

Cultura

MARTÍN ZAMORANO, M. y RODRÍGUEZ MORATÓ, A. (eds.) (2019): Cultural Policy in Ibero-America, Nueva York, Routledge. Ver

 

Estadísticas tributarias

OCDE/CEPAL/CIAT/BID/ALC-UE (2019): “Estadística tributarias en América Latina y el Caribe 1990-2017”, Santiago de Chile. Ver

 

Financiamiento del Desarrollo Sostenible

ATTRIDGE, S. y ENGEN, L. (2019): Blended finance in the poorest countries: the need for a better approach, Londres, Overseas Development Institute (abril). Ver

NACIONES UNIDAS (2019): Financing for Sustainable Development Report 2019, Inter-agency Task Force on Financing for Development, Nueva York, Naciones Unidas. Ver

 

Indicadores sociales en América Latina y Caribe

VÉGH, CARLOS A., GUILLERMO VULETIN, DANIEL, RIERA-CRICHTON, JORGE PUIG, JOSÉ ANDRÉE CAMARENA, LUCIANA GALEANO, LUIS MORANO y LUCILA VENTURI (2019): “¿Cómo afecta el ciclo económico a los indicadores sociales en América Latina y el Caribe?: Cuando los sueños enfrentan la realidad”, LAC Semiannual Report (abril), Washington D.C., Banco Mundial. Ver

 

Migraciones

EGUREN, J. (coord.) (2019): “Migración y Desarrollo en Iberoamérica”, Madrid, SEGIB/OBIMID/IUEM (marzo). Ver

 

Recursos hídricos

WWAP (Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de la UNESCO) (2019): “Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos: No dejar a nadie atrás”, París, UNESCO. Ver

 

Remesas

BANCO MUNDIAL y KANOMAD (2019): “Migration and Rermittances. Recent Developments and Outlook”, Migration and development brief 31. Ver

OROZCO, M., PORRAS, L. y YAMSURA, J. (2019): “Remittances to Latin America and the Caribbean in 2018”, Washington D.C., The Dialogue (abril). Ver

 

Responsabilidad social empresarial

PEÑA MIRANDA, D, D. (2019): Responsabilidad social empresarial en el sector turístico, Colombia, ECOE Ediciones. Ver

 

Trabajo decente

OIT (2019): “El trabajo decente para el desarrollo sostenible”, Ginebra, Consejo de Administración – 335ª reunión (14-28 de marzo). Ver

 

XXVI Cumbre Iberoamericana

SEGIB (2019): XXVI Cumbre Iberoamericana. Documentos de la Conferencia, Madrid. Ver

 

Centroamérica

BELTRÁN, A. y HITE, A. (2019): “Stopping U.S. Assistance to Central America is Counterproductive and Misinformed”, Washington D.C., WOLA (9 de abril). Ver

 

Guatemala

GAUSTER, S., ROMERO, W. y BOTELLA, C. (2019): “¿Entre el suelo y el cielo? Radiografía multidimensional de la desigualdad en Guatemala”, Guatemala, OXFAM International. Ver

 

México

ALCOCER, S., BARRIOS GÓMEZ, A., BERRUGA, E., CAMACHO, C., CAMPERO, M., CHACÓN, S., DE LA CALLE, L., GONZÁLEZ GONZÁLEZ, G., HEREDIA, C., JÁUREGUI, M.J., MÁRQUEZ, S., SBERRO, S., RUBIO, L., ZABLUDOVSKY, U.J. y ZÁRATE, V. (2018): “Una buena política exterior contribuye a una buena política interior”, México D.F., COMEXI (noviembre). Ver

 

Uruguay

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY (2019): “Política de Cooperación Internacional de Uruguay para el Desarrollo Sostenible al 2030”, Montevideo, Presidencia. Ver

 

Venezuela

HUMAN RIGHTS WATCH y UNIVERSIDAD JOHN HOPKINS (2019): “La emergencia humanitaria en Venezuela. Se requiere una respuesta a gran escala de la ONU para abordar la crisis de salud y alimentaria” (4 de abril). Ver

ZILLA, C. (2019): “Venezuela, the Region and the World Steps for a Possible Way Out of the Crisis”, SWP Coment nº 19 (abril), Berlín, German Institute for International and Security Affairs. Ver

Iberdrola y la Agenda 2030

Iberdrola es una de las empresas de nuestro patronato que ha incorporado a su estrategia y estatutos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Asumidos estos objetivos como compromiso irrevocable, están convencidos de que su cumplimiento implica también una oportunidad para el sector privado, frente al que se abren nuevos modelos de negocio.

Para poder aprovechar las oportunidades de un desarrollo sostenible, en Iberdrola creen que, en primer lugar, es necesario comprender que no todas las compañías pueden adoptar compromisos de máximos con cada uno de los 17 objetivos. Cada empresa debe detectar cuáles son sus ODS prioritarios y vincularlos con su actividad.

 

En el caso de Iberdrola, líder mundial en energías limpias, los objetivos prioritarios son el ODS 7, energía asequible y no contaminante, y el ODS 13, acción climática. Sobre este enfoque, trabajan de forma innovadora para avanzar en su cumplimiento, preguntándose cómo pueden contribuir a cada uno de ellos.

En lo que al ODS 7 se refiere, tiene tres metas que implican tres líneas de actuación:

Acceso universal

Energía renovable

Aumento de la tasa de eficiencia energética

En lo referente a acceso universal, Iberdrola cuenta con un programa innovador para dar acceso a la electricidad en países emergentes y en vías de desarrollo: Electricidad para Todos. Ya antes de publicarse los ODS en septiembre del 2015, la compañía se había fijado como objetivo llevar el suministro eléctrico a 4 millones de beneficiarios en el año 2020. Una vez aprobada la Agenda, Iberdrola reformuló y amplió sus objetivos internos: interpretaron que se abría ante ellos la oportunidad de crecer de forma innovadora, hasta lograr 16 millones de beneficiarios de este programa en 2030.

En el campo de las energías renovables, la compañía es un referente mundial, tras haber tomado la decisión hace más de 20 años, de invertir de forma innovadora en nuevas fuentes de energía limpia. Como consecuencia, en la actualidad cuentan con más de 29.000 megavatios instalados de potencia renovable en todo el mundo, siendo líderes mundiales en eólica.

En clave de eficiencia energética, Iberdrola considera que la electrificación de la economía es clave en la irrenunciable transición energética hacia un modelo bajo en carbono. Esta transición también abre nuevas oportunidades de crecimiento, como es el caso, por ejemplo, de la movilidad eléctrica.

En cuanto al ODS 13, referente a acción climática, la compañía está convencida de que hay que actuar ya, con todas las herramientas disponibles y desde todos los sectores. La compañía, que ya contaba con un objetivo de reducción de emisiones para el año 2020, lanzó en 2015 con motivo de la Cumbre del Clima de París su nuevo compromiso: reducir su intensidad de emisiones en un 50% para 2030 con respecto a sus niveles de 2007 y ser neutra en carbono para 2050.

Para Iberdrola, uno de los pilares fundamentales del camino hacia la consecución de la Agenda 2030 es la construcción de alianzas, tal y como establece el ODS 17. Asimismo, destacan que esta Agenda es mucho más que un mero instrumento para la comunicación, subrayando que es necesario pensar una nueva forma de actuar, a través de alianzas multiactor que colaboren para cumplimentar los ODS. De este trabajo común saldrán, sin duda, nuevas oportunidades, nuevas ideas y herramientas para avanzar, de una forma innovadora y responsable, hacia un desarrollo sostenible que conllevará un mayor desarrollo económico y social.

 

Entrevista a Roberto Fernández Díaz, presidente de CRUE Universidades Españolas

HABLAMOS CON I ROBERTO FERNÁNDEZ DÍAZ

«La esencia de la universidad […] es la universalidad, y no hay universalidad sin movilidad»

Roberto Fernández Díaz es el presidente de Crue Universidades Españolas (anteriormente conocido como Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas y y sus siglas CRUE) desde octubre de 2017. Es rector de la Universidad de Lleida desde 2011, miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia y Premio Nacional de Historia en 2015. También ha sido presidente de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP). Nos recibe en su despacho de la sede madrileña de Crue Universidades Españolas, una asociación que agrupa a las universidades públicas y privadas de España con el objetivo de convertirse en su portavoz ante el conjunto de la sociedad, para hablarnos de los retos más importantes a los que se enfrentan las universidades españolas.

Usted ha sido vocal, vicepresidente y presidente de Crue Universidades Españolas, ¿cuáles son los principales problemas que a los que se ha enfrentado la asociación?

Los problemas que tiene la CRUE no son nunca los problemas de la CRUE, son siempre los problemas de la universidad española. La CRUE, como institución, funciona extraordinariamente bien. Los que la componen son grandes profesionales; necesitaríamos, probablemente, mucha más gente para hacer lo mismo que hacen ahora. Por lo tanto, el contento de los rectores y de las rectoras con el funcionamiento orgánico de la CRUE es muy alto y muy merecido.

El reto más apasionante con el que me he encontrado en mi tiempo de presidencia ha sido el de intentar hacer una nueva ley de universidades, que considero un elemento estructural para la universidad española. De hecho, estoy convencido de que, en la nueva legislatura, como todos los partidos políticos están de acuerdo con la CRUE, esa nueva ley verá la luz.

Se refiere a la universidad española de hoy como la mejor que ha tenido España, al menos, en los dos últimos siglos. Sin embargo, hay un tópico que siempre está poniendo en negativo a la universidad española.

Creo que España es un país que vive con muchas dificultades el éxito. Estamos acostumbrados al autovictimismo y no nos creemos lo mucho y lo bueno que hemos hecho en la historia mundial, (aunque también hemos hecho algunos desastres), y no nos creemos su etapa de progreso más espectacular, que son los últimos 40 años, a partir de la Constitución española. Hay que recordarlo.

John Elliott, doctor honoris causa por mi universidad, amigo personal, en una cena hace muy poco me decía ante unos comensales: «No me llaméis más hispanista porque no tengo nada que enseñaros, y lo que me duele es que, desde los años 40, en los que vine, hasta ahora, no os deis cuenta del milagro extraordinario que significa lo que ha hecho España, que es un país admirado en el mundo entero». Si eso es así, que yo creo que es así, y que es muy demostrable que es así con las armas de la ciencia, la pregunta retórica es: algo habrá hecho la universidad española para que eso sea así. Porque, los médicos, los profesores, los ingenieros, los biólogos, los historiadores, los periodistas… los hemos formado nosotros, la universidad. Por lo tanto, ¿cómo puede ser que la universidad española sea muy mala habiendo formado a aquellos profesionales que han liderado la revolución española de los últimos 40 años? ¿Qué ocurre? Que frente a una cultura europea en la que no hay ningún primer ministro que hable mal de sus universidades, porque entienden perfectamente que es marca país, a nosotros hay algunos políticos, algunos medios de comunicación, que les gusta tirarse tiros en los pies y hablar mal de lo que tendrían que hablar bien.

«La universidad tiene que ser autocrítica, estar siempre en posición de reforma y ver qué no funciona»

Por lo tanto, luchar contra los tópicos interesados por parte de algunos es muy difícil. Pero, al mismo tiempo, cuando nosotros presentamos cada año la universidad en cifras —que, por cierto, debemos de ser de las pocas instituciones que tiene tal cantidad de autoanálisis de su situación, tal cantidad de autocrítica y tal capacidad de decirlo públicamente— lo que se demuestra son dos cosas: una, que comparativamente con el resto del mundo, tenemos un muy buen sistema universitario, y segunda: que con menos dinero que otros sistemas, hemos hecho bastantes cosas buenas. ¿Eso quiere decir que todo esté hecho en la universidad española? ¿Eso quiere decir que todo funcione bien? Bueno, evidentemente no. Necesitamos cambios.

Hay dos cosas que le van muy mal a la universidad española: una, los que siempre hablan mal de ella; otra, los que siempre hablan bien de ella. Y a veces tenemos una cierta tendencia entre nosotros, para defendernos de lo exterior, de hablar bien y olvidarnos de que también tenemos cosas que cambiar. Por lo tanto, la universidad tiene que ser autocrítica, estar siempre en posición de reforma y ver qué no funciona. Lo que funciona ya está muy bien, pero tienes que ver lo que no funciona.

Parece que en estos momentos la financiación es insuficiente para que la universidad española desarrolle todo su potencial. ¿Qué les dice usted a los gobiernos autonómicos? ¿Por qué en este país es casi imposible pensar en un pacto social y político por la educación? ¿Por qué hay tantas dificultades para eso?

La pregunta es: cuando todo el mundo mundial está teorizando que el motor del progreso económico y social en la sociedad del conocimiento, en el marco de la globalización, son las universidades; cuando casi toda Europa -excepto dos o tres ejemplos- está aumentando muchísimo su financiación de las universidades públicas, ¿es sensato que nosotros no lo hagamos? No es sensato.  ¿Es sensato que le pidamos a la universidad que sea el motor, la punta de lanza, el elemento fundamental del cambio que tiene que conseguir la equidad social, el crecimiento económico, el progreso social, la dinamización cultural, el desarrollo los territorios, y que le demos menos dinero que nunca? Eso no es sensato.

Hay una dicotomía que hay que resolver de una vez. ¿Por qué no se resuelve? Porque no somos un problema, es decir: no somos un problema de orden público, no somos un problema social. Porque, ¿usted ha visto a los rectores convocando en la Castellana una manifestación? No. ¿Usted ha visto alguna manifestación de los universitarios pidiendo más salario para ellos? No. Hemos pedido más dinero para el sistema, para hacer mejor la docencia, la investigación, no para nuestros sueldos, que entendemos que se han sacrificado como los de todos los españoles. Por lo tanto: hay un conjunto de fuerzas políticas que espero que en estas campañas electorales, en los debates de televisión, le dediquen un minuto a la universidad, porque en los dos últimos, ni un minuto. Su pregunta la contesto diciendo: creo que el conjunto de la clase política se llena la boca con la universidad, pero se olvidan de la universidad.

¿Cómo pueden contribuir las universidades españolas a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030?

¿Alguien piensa que se puede producir un desarrollo en el horizonte del 2030 sin las universidades? ¿Sin la ciencia, sin el conocimiento, sin la transferencia de ese conocimiento para la innovación, y sin que la innovación sirva para la competitividad, que sirve, a su vez, para tener mejores mercados que, además, son imprescindibles para que haya más puestos de trabajo y para que, por lo tanto, las clases sociales tengan más capacidad de consumo, lo cual revierte en la dinamización de la economía? ¿Puede hacerse todo esto sin el conocimiento y su transferencia? Es evidente que no. Por tanto, lo que todo el mundo ya ha descubierto, lo que nosotros ya sabemos -simplemente tenemos que aplicarlo- es que el elemento dinamizador de la vida económica y social en el siglo xxi ya hace tiempo que es el conocimiento, y este se produce, en un 80 % en España, en las universidades.

Todavía se sigue apreciando una cierta brecha de género en las disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). ¿Qué se puede hacer desde las universidades y, especialmente, desde Crue Universidades Españolas?

Hay una cosa muy curiosa en el tema de la universidad española, que es que se le achacan o se le piden cosas que responden al protagonismo general del país. «Mire, es que la gente no sabe suficiente inglés… ¿Podría hacer algo la universidad?» Sí, señor, pero es un problema de país. «No hay suficiente internacionalización de las universidades». De acuerdo, pero no serán solo las universidades las que tengan que solucionar esa cuestión, porque estamos ante un problema de Estado que requiere a los gobiernos, a los ministerios y muchísimos otros elementos.

El problema de la falta de mujeres que lleguen a las carreras científico-técnicas debería abordarse desde primaria, desde las familias y desde programas estatales de largo recorrido. Ello no quiere decir que la universidad mire hacia otro lado. Yo tengo la impresión de que, desde la CRUE y en la mayor parte de las universidades, se están haciendo esfuerzos para que esa situación se revierta.

La distancia entre hombres y mujeres en las carreras técnicas no tiene ningún sentido, no se basa en nada más que en la cultura, en la costumbre, en el no haber hecho políticas efectivas para que se rompa la brecha y acabe siendo un recuerdo del pasado gracias a un plan nacional en torno a las STEM y la cuestión de género.

¿Qué papel desempeña la movilidad académica en esa educación para el desarrollo que se sitúa como la base del cumplimiento de la Agenda 2030?

La esencia de la universidad, eso que la distingue como un bien universal, eso que hace que los universitarios, vayamos donde nos vayamos, nos podamos reconocer entre nosotros mismos, eso se llama universalidad, y no hay universalidad sin movilidad. No podemos considerar fuera de la formación de los estudiantes o fuera de la formación de los profesores la movilidad. La movilidad está dentro, en el seno. Te formas también cuando te mueves, cuando ves mundo.

«Las universidades tienen que servir […] para desarrollar la ciencia universal»

Uno de los problemas que tiene la universidad española es que a veces gestionamos las universidades y nos cuesta ver el mapamundi. Tenemos que abrir el mapamundi, y ese mapamundi abierto significa que yo estoy con los pies en mi territorio y con la mirada en el mundo, porque las universidades tienen que servir para desarrollar sus territorios, pero también para desarrollar la ciencia universal. En ese desarrollo de la ciencia universal, para la mejor formación de los estudiantes que después van a ser profesionales o de los profesores universitarios que son ya profesionales está la movilidad. ¿Qué ocurre? Pues que hay que tomársela en serio y a veces parece que se la toman más en serio entidades privadas que los propios gobiernos de la nación, o los gobiernos autonómicos, y eso no tiene sentido.

No tiene sentido que haya más latinoamericanos en Francia que en España; no tiene sentido que tengamos tantas dificultades en movilizar a nuestros profesores y a nuestros estudiantes para Latinoamérica; no tiene sentido que mi universidad tenga poquísimos recursos para hacer esa movilidad. ¿Por qué no los tiene? Porque el rector tiene que priorizar. Primero, el rector tiene el 95 % de sus presupuestos situado, sobre el que no puede actuar. Y el 5 % que me queda tengo que distribuirlo muy bien. En una etapa de recortes presupuestarios, ¿qué ocurre? Pues que la movilidad suele sufrir. Por tanto, hay que tomar conciencia de país de que no estaremos en el mundo si no estamos en el mundo, si no vamos al mundo y volvemos. Por tanto, estamos ante una asignatura pendiente de la universidad y de la sociedad españolas.

¿Debe ser neutral la universidad?

Hay que distinguir entre la universidad como institución y la universidad como comunidad universitaria. Esa distinción es absolutamente básica. Es bueno que la comunidad universitaria se politice, en el sentido más noble de la palabra: que se preocupe por el ser humano. La universidad está para que no haya guerras, ni hambre, ni miseria, ni desigualdades, ni discriminación. Está para eso. Fabricamos conocimiento para tratar que las lacras de la humanidad desaparezcan. Por tanto, que la comunidad universitaria de profesores y estudiantes se politice en el sentido griego de la palabra y haga asambleas, organice manifestaciones, seminarios, congresos… por favor, ¡háganlo! Si no, estamos muertos, si no, la academia está muerta. Háganlo, vayan ustedes a clase, vayan ustedes a esos seminarios, pero al mismo tiempo, preocúpense por los problemas del mundo. No sean solo profesionales, sean intelectuales también, interlegere.

Pero cuando hablamos de la universidad como institución, no es nuestra, es de todos los ciudadanos De todos. No de un claustro de profesores que en un momento determinado tiene una opinión política sobre no sé qué tema. Tiene que mantenerse neutral e independiente, y no politizada en el sentido partidista. No tenemos ninguna legitimidad para definirnos sobre las situaciones políticas partidarias.

Por otra parte, vivimos en una democracia representativa en la que hay unos órganos (cortes y parlamentos) que representan al pueblo. Por tanto: porque representamos a todos y la universidad no es nuestra, porque no nos hemos presentado con ningún programa político, sino por ambiciones docentes e investigadoras, y porque hay un parlamento que es el que tiene la atribución de representarnos a todos, la universidad como institución tiene que ser neutral. Los rectorados tienen la obligación de ayudar a que la universidad comunidad se mueva. «Oiga, rector, quiero un local», pues ahí lo tiene. «Oiga, rector, necesitamos café con leche para una reunión», ahí lo tiene. Por supuesto que sí. Siempre que sea pacífico y respetando las normas que la propia universidad se da en los estatutos.

Ese compromiso, por ejemplo, requiere autonomía, ¿no?

Pero es que autonomía universitaria… o sea, la libertad de cátedra, que es un derecho que consagra la Constitución al consagrar la autonomía universitaria, no es que el profesor se convierta en un mitinero en clase, no es adoctrinamiento político, o social, o de las ideas. Es la libertad de, desde la ciencia, expresar aquellas teorías sobre la realidad que tú consideres más demostradas, las mejores.

 

Seminario ‘Lengua y cultura en español: retos para su internacionalización’, dentro del ciclo ‘Diálogos con América Latina’

El jueves 11 de abril se celebró el quinto seminario del ciclo “Diálogos con América Latina”, organizado por la Fundación Carolina y Casa de América. El encuentro, moderado por Juan Pablo de la Iglesia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, se llevó a cabo bajo el lema “Lengua y cultura en español: retos para su internacionalización” y contó con las intervenciones de Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, Piedad Bonnett, escritora colombiana, y Juan Villoro, escritor mexicano.

En el seminario se habló de la importancia de la diplomacia cultural en la acción exterior del área iberoamericana, y del papel que juega su patrimonio cultural común, la lengua española, en la proyección internacional de la región. Se señalaron algunos de los riesgos y desafíos a los que se enfrenta la lengua española, como las previsiones demográficas a la baja, la irrupción de los medios digitales, el renacer de los nacionalismos o la ausencia de politicas conjuntas entre los países de la comunidad hispanohablante.

El director del Instituo Cervantes, Luis García Montero, indicó que el Congreso Internacional de la Lengua Española , recién celebrado en Córdoba, Argentina, fue todo un éxito y subrayó, que se llegó «a la conclusión de que lo más importante es reivindicar el prestigio de la identidad cultural de la lengua española». También manifestó que «el mundo hispánico tiene mucha más fuerza si se une», y que «podemos dar respuestas de profundidad si somos capaces de solventar algunos de los prejuicios que quedan en el aire».

La escritora colombiana Piedad Bonnett señaló que «no puede no ser poderosa culturalmente una comunidad como la hispanoamericana, tan diversa y tan dinámica». Destacó que esta tiene «una potencia tremenda» y que para aumentar su influencia en el mundo, la cultura hispanohablante tiene la obligación de «seducir». Por su parte, el escritor mexicano Juan Villoro habló sobre el temor a «lo diferente», indicando que «solemos quejarnos de que tenemos muchas diferencias lingüísticas […], tenemos particularidades, pero un campo común». Asimismo, añadió que la lengua castellana «es necesariamente imperfecta, porque la estamos continuamente transformando, incidiendo en que «ya no deberíamos hablar de lengua española, sino de lengua hispanoamericana».

 

La Cooperación con América Latina y la Agenda 2030

Teresa Ribera Rodríguez

Ministra para la Transición Ecológica del Gobierno de España

En el año 2015, el mundo adoptó un nuevo contrato social para avanzar hacia una prosperidad inclusiva y respetuosa con los límites del planeta. España se sumó desde el primer momento a los dos elementos básicos de este contrato, el Acuerdo de París y la Agenda 2030, siendo consciente de que se ha acabado el tiempo en el que las políticas ambientales eran consideradas secundarias.

España, como no podía ser de otra manera, ha adquirido este compromiso presente y futuro, de la mano de la Unión Europea, dando un paso al frente ante el enorme desafío del cambio climático, asumiendo su cuota de responsabilidad y con el propósito de generar un efecto positivo sobre otras naciones.

Esto significa integrar la variable ambiental y las perspectivas del clima en el corazón de las políticas y decisiones, en las estrategias de empresa, en proyectos de ciudad, en la innovación, la economía y las finanzas, en las políticas sociales y de equidad, en el sistema, en el sistema fiscal y el energético, en la puesta en valor de nuestros recursos y en el debate social de nuestro futuro en común.

Europa debe estar a la vanguardia de la transición ecológica

Todos los Estados miembros de la UE hemos decidido que Europa deber estar a la vanguardia de la transición ecológica, fijando unos objetivos de reducción de emisiones coherentes con la meta del Acuerdo de París que supone la descarbonización de la economía en 2050.

Hoy somos más conscientes que nunca de cómo la degradación ambiental y la escasez de recursos afectan en particular a los más vulnerables y profundiza la brecha de pobreza y la desigualdad.

Se acabó el tiempo en el que las políticas ambientales eran consideradas secundarias. Son nuestra principal garantía de equidad, son núcleo central de riqueza y como tal han de ser gestionadas, primando su preservación y buen uso y sancionando y tasando su destrucción o puesta en peligro.

Esto supone cambiar el tradicional enfoque de la normativa ecológica, estrictamente sectorial, hacia una ecología normativa, incorporando la sostenibilidad como principio rector al conjunto de políticas públicas, un alineamiento coherente en políticas fiscales y presupuestarias, en infraestructuras y servicios, en políticas nacionales y en acción exterior.

Europa está en condiciones de liderar ese proceso de cambio, el más importante al que el mundo se enfrenta en el siglo XXI, y  España en particular puede ejercer ese liderazgo no sólo en su entorno más próximo sino también en la Comunidad Iberoamericana a la que tan vinculada estamos como país.

España es un país especialmente vulnerable al Cambio Climático

Los 17  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 nos recuerdan que la fragilidad del equilibrio ecológico del planeta nos obliga a adoptar medidas urgentes que impulsen un cambio rápido en el modelo económico y de desarrollo. Esto es especialmente importante para España por ser un país especialmente vulnerable al cambio climático.

Por nuestra situación geográfica, conocemos bien las graves consecuencias de este fenómeno, tanto las de índole humanitaria como las socioeconómicas, lo que nos lleva a asumir con responsabilidad una posición comprometida en el ámbito multilateral, tanto en lo que se refiere a los compromisos con la acción climática, como en lo que afecta a la cooperación con los países que ya están sufriendo los efectos devastadores del calentamiento global.

Todos compartimos la responsabilidad como Gobiernos de avanzar en la Agenda 2030 y en el cumplimiento de los ODS, sin olvidar la importancia de la colaboración técnica efectiva, porque igualmente la responsabilidad de asistirnos en este empeño colectivo que representa la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es mutua.

La región iberoamericana afronta retos y amenazas comunes asociadas al cambio climático, a la escasez y a la degradación de los recursos a escala regional y subregional, y comparte características sociales, económicas y medioambientales.

Prioridad en Iberoamérica: fortalecimiento institucional y capacitación

Por eso, una de las prioridades del Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno de España es el fortalecimiento institucional y capacitación principalmente, aunque no únicamente, a través de la Conferencia de Directores Iberoamericanos del Agua (CODIA), la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático (RIOCC) y la Conferencia de Directores de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Iberoamericanos (CIMHET).

En estrecha coordinación con la Agencia española de Cooperación al Desarrollo, este Ministerio trabaja para poner a disposición de la Comunidad Iberoamericana el conocimiento, expertise y tecnología en el campo de la gestión de los recursos hídricos, en la lucha contra el cambio climático, en la reducción del riesgo de desastres asociados a eventos climáticos extremos, o en la investigación y observación sistemática del clima.

Tal y como señala la Agenda 2030, para acometer la transformación necesaria de nuestra economía, de nuestra sociedad, que nos permita un verdadero desarrollo sostenible, no podemos dejar a nadie atrás. Ninguna persona, ningún sector, ninguna región.

Por eso, esta Agenda, nos impulsa a renovar el llamado “pacto social” que garantice la protección de nuestros ciudadanos, unas condiciones de vida digna para todos y todas, que permitan hacer efectiva la igualdad de oportunidades.

Este será sin duda el reto al que nos enfrentemos como país, como región, como planeta. No habrá transición ecológica, transformación energética ni tendremos éxito en esta lucha a contrarreloj contra el cambio climático si no somos capaces de asegurar que el cambio será beneficioso para todos, si no somos capaces de proteger a los más vulnerables.

Sólo hay dos opciones posibles: invertir hoy, o gastar mañana

Invertir hoy en mitigación es hacerlo en la minoración del daño, e invertir hoy en adaptación es tanto como llegar a tiempo de evitar consecuencias irreparables en muchos casos.

Pero a medida que retrasamos la acción, la capacidad de mitigación se reduce más y más, y con ello cada vez serán mayores los daños que no podrán ser evitados, o que sólo podrán ser escasamente minorados; y a su vez, el transcurrir del tiempo hará inviables medidas de adaptación.

Por tanto, no invertir a tiempo supone renunciar a las oportunidades que supone este inmenso nicho de actividad económica y empleo, al tiempo que implica resignarse a enterrar un descomunal volumen de gasto en medidas paliativas o de reparación, cuando no sencillamente indemnizatorias.

El mensaje que los jóvenes con sus protestas estudiantiles por el clima están haciendo llegar a los gobiernos es claro y nos recuerdan que es necesario actuar con urgencia para detener el calentamiento global y fomentar la participación de la sociedad en su conjunto en el proceso de cambio.

Los ciudadanos deben ser partícipes del proceso

O aseguramos que los ciudadanos son partícipes de este proceso, haciendo oír su voz, y protagonizan este cambio y lo interiorizan, o todas estas políticas que implica la Agenda 2030 no tendrán éxito.

Cohesión social, ambición climática, transición ecológica y justicia climática, prioridades que compartimos con América Latina ante el mayor reto al que nos enfrentamos, asegurar un futuro sostenible en este planeta.

La garantía de un progreso duradero, justo y equitativo dentro y fuera de nuestras fronteras,  implica fortalecer la responsabilidad de todos y todas, haciéndonos más conscientes de los efectos ambientales, pero también económicos y sociales, de nuestro comportamiento como ciudadanos en el desempeño que corresponde a cada cual como empresario, consumidor o responsable público.

Éxito de la convocatoria de becas SEGIB – Fundación Carolina

Entre las becas de Fundación Carolina de doctorado, estancias cortas, programas de movilidad de profesores y de estudios institucionales de la convocatoria 2019 – 2020, que finalizó el pasado 5 de abril, se encuentra el programa de estancias de investigación que la Fundación lleva a cabo con la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Las becas de estancias de investigación SEGIB – Fundación Carolina, tienen el objetivo de contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 en el Marco Iberoamericano de Movilidad Académica – Campus Iberoamérica. Su finalidad es la formación y capacitación de estudiantes de máster y de doctorado, así como de doctores y doctoras de los países integrantes de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, en universidades o en centros de investigación españoles o de América Latina.

El programa pretende afrontar las conocidas brechas de género que aún existen en materias como ciencias experimentales, tecnología, ingeniería y matemáticas (áreas STEM, por sus siglas en inglés), en las que la presencia de mujeres es menor. Con la voluntad de reducir esa brecha, se reserva un mínimo del 60% de las becas para propuestas STEM, y, a su vez, un mínimo del 60% de las becas para los proyectos STEM dirigidos a mujeres.

El número de solicitudes recibidas asciende a las 2.066

La convocatoria ha sido un éxito. El número de solicitudes recibidas asciende a las 2.066, habiendo sido 1.187 los formularios completados con proyectos específicos, el 57,4%. Las tres áreas más demandadas han sido, la de Energía, medio ambiente, sostenibilidad e infraestructuras (29%), la de Ciencias sociales y jurídicas (19,2%) y la de Ciencias de la salud (19%). Además, los proyectos STEM han supuesto el 40,7% de las solicitudes completadas.

Por su parte, el 59,6% de las solicitudes ha sido de mujeres y el 40%, de hombres. Como se aprecia en la gráfica que acompaña este texto, Argentina ha destacado por el nivel de demanda del programa, con un total de 426 solicitudes (20,6%), seguida por Colombia, con 386 solicitudes (18,6%), México, con 272 (13,1%) y, en cuarto lugar, Brasil con 268 solicitudes (12,9%).

Cierre de la convocatoria de becas de Doctorado, Estancias cortas posdoctorales y Programas de movilidad de profesorado 2019-2020

El 5 de abril ha finalizado el plazo de solicitud de la convocatoria de becas 2019-2020 de Fundación Carolina para el Programa de becas de Doctorado y Estancias cortas y para los Programas de Movilidad de profesorado.

Las becas de Doctorado tienen como objetivo facilitar a docentes procedentes de universidades de Iberoamérica la obtención de un doctorado en centros académicos españoles, propiciando así la creación de redes de colaboración entre instituciones universitarias de ambos lados del Atlántico. Por su parte, las becas de Estancias cortas posdoctorales están dirigidas a docentes de las universidades iberoamericanas en posesión del título de doctorado y propician intercambios académicos de alto nivel entre España y América Latina. En la presente convocatoria se han convocado 100 becas de Doctorado y Estancias Cortas, 50 para cada una de las modalidades. Las candidaturas han sido presentados por 96 instituciones de América Latina que tienen firmado convenio con la Fundación Carolina. Se han recibido un total de 379 solicitudes: 128 de Doctorado y 251 de Estancias Cortas, el dato global más alto en la historia del programa. La clasificación por países la lideran: Colombia, con 91 solicitantes, Argentina, con 65 solicitantes y México con 38 solicitantes. En la convocatoria también se han convocado dos becas de Doctorado para el Instituto Universitario Europeo (IUE) de Florencia, para las que se han recibido un total de 442 solicitudes.

Los Programas de Movilidad de profesorado permiten una estancia corta de investigación en España a docentes o personal investigador de universidades argentinas, brasileñas y portuguesas. A continuación se indican los datos de solicitudes recibidas en cada uno de estos programas:

Para el Programa de movilidad de profesorado Brasil-España, se han ofrecido 24 becas, dirigidas exclusivamente a profesosorado brasileño y español para que desarrollen una estancia de investigación en uno de los dos países. En esta modalidad se han recibido 649 solicitudes, incrementado el número de solicitantes un 12,8 % respecto a la convocatoria anterior.

En el Programa de movilidad de profesorado argentino se han convocado 15 becas y se han recibido 246 solicitudes, 47 más que el año pasado.

Para el Programa de movilidad de profesorado portugués, patrocinado por la Fundación Endesa, se han convocado 15 becas y se han recibido 126 solicitudes.

En el Programa de movilidad de profesorado. Grupo Tordesillas se han convocado 12 becas, dirigidas al profesorado de universidades brasileñas y portuguesas, para que desarrollen una estancia de investigación en España y se han recibido 124 solicitudes.

Con el cierre de estos programas, finaliza el plazo de solicitud para todas las modalidades de la convocatoria de becas 2019-2020 de Fundación Carolina, una convocatoria que refleja la renovación de la institución como actor del sistema de acción exterior y de la cooperación al desarrollo de España, y como uno de los mecanismos que tratan de contribuir, de manera simultánea, a la conformación del espacio iberoamericano del conocimiento y la educación superior, al fortalecimiento de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, y a la implementación de la Agenda 2030, haciendo de la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación, la sostenibilidad, y la igualdad entre mujeres y hombres vectores centrales de la cooperación al desarrollo avanzada que dicha Agenda exige.

El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, ha sido el ponente de la XXV sesión del Círculo Carolina

El 4 de abril se ha celebrado la XXV sesión del Círculo Carolina con Juan Pablo de Laiglesia, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y Caribe (SECIPIC), como ponente invitado.

El Círculo Carolina es una iniciativa destinada en particular a nuestras entidades colaboradoras e impulsada gracias a la naturaleza mixta de la FC, con la intención de servir de puente de interlocución y diálogo entre las administraciones públicas y el sector privado para que puedan debatir abiertamente sobre proyectos comunes, de índole cultural, económica o social, al hilo de la ponencia presentada por una figura de relieve.  Se trata de reuniones periódicas a las que asisten los representantes de las empresas, en las que tienen oportunidad de conversar con altos representantes del ámbito público en torno a las últimas iniciativas y estrategias gubernamentales de alcance internacional en diversos ámbitos de actividad.

En este conversatorio, Juan Pablo de Laiglesia ha explicado las líneas generales de la política exterior para América Latina de la Secretaría de Estado para el 2019. La sesión ha comenzado con unas palabras del director de Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja, seguidas de la intervención del SECIPIC, tras la cual ha invitado a los asistentes  a compartir un diálogo abierto.

La Fundación Carolina ha abierto con esta iniciativa un espacio singular, dinámico y de intercambio fluido de ideas entre la administración y el sector privado; una de las claves de su éxito radica -además de en la calidad de los ponentes- en la variedad de materias que se tratan. En las últimas sesiones se ha debatido sobre política global, innovación, economía, comercio exterior, geoestrategia, infraestructuras, fiscalidad, política exterior o cooperación, y nuestro propósito es continuar planteando temas de todo orden, siempre desde un enfoque internacional. Tras varias interesantes sesiones en las que hemos contado con la secretaria General Iberoamericana, seis secretarios de Estado, un director general y tres presidentes de grandes instituciones, el Círculo Carolina se consolida como un foro de alto nivel, al servicio del entendimiento entre los sectores público y privado.

Convocatoria de premios «Universidad, Conocimiento y Agenda 2030»

La Fundación Carolina, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y Crue Universidades Españolas anuncian la institución de los premios «Universidad, Conocimiento y Agenda 2030». El objetivo de estos galardones es distinguir los mejores Trabajos de Fin de Grado (TFG) o Trabajos de Fin de Máster (TFM) realizados sobre cualquier área de conocimiento y, necesariamente, bajo una o varias de las temáticas cubiertas por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

La convocatoria se abrirá el próximo mes de octubre de 2019. A los premios podrán optar estudiantes con ciudadanía de un país miembro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones o de cualquier Estado de la UE que hayan finalizado sus estudios destinados a la obtención del título (Grado o Máster) durante el curso académico 2018-2019 y que hayan defendido el TFG o el TFM en un centro del sistema de educación superior español integrado en Crue Universidades Españolas.

Las candidaturas se formalizarán por medio de una plataforma tecnológica debidamente habilitada cuando se abra la convocatoria, desde donde se accederá a las bases y los estudiantes podrán enviar la documentación requerida.

La Comisión Evaluadora estará conformada por representantes de las instituciones convocantes. Los trabajos premiados recibirán un diploma acreditativo y serán publicados en papel y en soporte electrónico en las páginas web de la Fundación Carolina, la AECID y Crue Universidades Españolas.

La Fundación Carolina y la Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes firman un acuerdo de colaboración

La Fundación Carolina y la Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes, han suscrito un acuerdo de colaboración que permitirá la promoción y el desarrollo de proyectos y actividades de interés común de ambas organizaciones. El convenio, que ha sido firmado por el director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja, y la presidenta de la Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes, Yohania de Armas, tendrá como prioridad facilitar la colaboración para la puesta en marcha de iniciativas orientadas a la promoción del liderazgo con responsabilidad e impacto social y el  fortalecimiento de redes profesionales e institucionales usando una perspectiva crítica e interdisciplinaria.

La Red Iberoamericana de Jóvenes Lideres se creó hace cinco años por iniciativa de los participantes en el programa de Jóvenes Lideres Iberoamericanos, que desde 2002 organiza anualmente Fundación Carolina en colaboración con Banco Santander.

La Red cuenta en la actualidad con cerca de  700 miembros de 23 países y diversos perfiles profesionales y tiene como misión impulsar el crecimiento y el desarrollo de Iberoamérica mediante la promoción del liderazgo juvenil en la región.
Con la firma del convenio, Fundación Carolina y la Red Iberoamericana de Jóvenes Líderes iniciarán su mutua colaboración promocionando diversas actividades, entre ellas la plataforma Conecta Iberoamérica, una iniciativa que pretende poner en valor  la experiencia de miembros de la Red como consultores de proyectos en temáticas de interés del entorno iberoamericano