Segunda sesión de la IV edición del Programa Liderazgo Público Iberoamericano

Continúa el programa Liderazgo Público Iberoamericano con la sesión «Promesas y desafíos del Big Data y del Blockchain», celebrada el 29 de octubre. En esta segunda sesión, desarrollada por videoconferencia, intervinieron Carlos Kuchkovsky, responsable global de investigación y oficina de patentes de BBVA; Pedro de Alarcón, LUCA BD for Social Good Manager de Telefónica; Moisés Barrio, profesor de Derecho Digital en la Universidad Carlos III de Madrid y Cecilia Güemes, profesora de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, como moderadora.

En su intervención, Kuchkovsky recordó el potencial que tienen el blockchain en tanto sistema económico, social y tecnológico descentralizado.»Los avances en la nueva sociedad están enfocados al Big Data, Blockchain e Inteligencia Artificial (IA)» destacó.
«El año 2020 no solo será recordado por la COVID-19, sino que será el año que pasemos de la era contemporánea a la era digital. Éstas fuerzas transformadoras están uniéndose y en algunos casos están colisionando. Blockchain, tiene la gran oportunidad de construir futuros basados en datos de sociedades más prósperas, justas y sostenibles, para evitar las distopías».

A continuación intervino Pedro A. de Alarcón, quien realizo la presentación «El Big Data y la Inteligencia Artificial como elementos disruptivos de nuestra sociedad». «Vivimos en una sociedad inundada en datos, alimentados por nuestra propia actividad.Todos estos datos confluyen en un gran sistema que es el Big Data. Las grandes empresas desarrollan la tecnología necesaria para cosechar los datos que alimentan sus negocios. Su libertad para hacer uso de esos datos ha sido casi total, a partir del consentimiento de los usuarios. Debemos adoptar los cambios como medida de supervivencia; la pandemia no ha hecho más que acelerar una tendencia de medio plazo, pero no todos los sectores de las sociedad están listos. Habrá empleos que desaparezcan pero se transformarán en otros y serán un reto para las sociedades que no estén preparadas digitalmente».

Por último, Moisés Barrio subrayó la importancia jurídica de Blockchain y Big Data, dentro de los estratos de regulación del mundo digital, como el estrato físico, el de internet y el de los servicios de los contenidos. Su naturaleza jurídica es un espacio de confianza, tanto técnica como legal para resolver los problemas de intimidad, protección de datos y ciber delitos. Blockchain es una herramienta fundamental para incrementar la transparencia y auditoría de las empresas. La norma que rige actualmente es la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de noviembre, pero el futuro es la Ley Sandbox, que será un entorno controlado de pruebas que permita llevar a la práctica proyectos tecnológicos de innovación en el sistema financiero con pleno acomodo en el marco legal y supervisor.

Tras las intervenciones de los ponentes, las 18 personas que participan en la IV edición del programa expusieron sus impresiones y preguntas, generándose un enriquecedor debate.

Comienza la IV edición del programa Liderazgo Público Iberoamericano

La Fundación Carolina, Telefónica y BBVA, organizan la IV edición del Programa de Liderazgo Público Iberoamericano. El programa, que se celebra entre el 27 de octubre y 10 de noviembre, debatirá sobre las oportunidades y retos para la gobernanza de lo público, en un contexto complejo marcado por la Pandemia, a la búsqueda de claves interpretativas para comprender y dar sentido a lo que sucede, y reflexionar sobre las herramientas capaces de gestionar el presente y diseñar futuros probables. Las oportunidades y desafíos del Big Data y el blockchain; el teletrabajo; los nuevos riesgos en ciberseguridad y geopolítica; los aprendizajes tras la pandemia, etc. serán objeto de análisis, debate y reflexión

El programa ha sido inaugurado por la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, quien ha destacado que “(…) en estos momentos críticos que afronta el espacio, la gestión y provisión de bienes globales adquiere plena centralidad. Se trata por ello, de una oportunidad para fortalecer esos pilares de gestión y orientarlos hacia la construcción de administraciones no sólo fuertes, sino modernas en América Latina”.

“Esto requiere al mismo tiempo un liderazgo, de presente y de futuro, que debe integrar necesariamente elementos que hoy siguen lastrando el desarrollo en transición que caracteriza a buena parte de América Latina. Economía verde, digitalización de la educación, del comercio de la economía; modernización de la administración pública; gestión de lo local., salvaguarda de derechos individuales garantizando cohesión social y superación de las desigualdades”, ha añadido.

En representación de las instituciones organizadoras han estado presentes José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina; Trinidad Jiménez, directora de Estrategia Global para Asuntos Públicos de Telefónica; y María Abascal, directora de Estrategia de Asuntos Públicos de BBVA.

Sanahuja ha mencionado la importancia de este programa para “…analizar los cambios que supone la digitalización en la educación superior, la economía y los mercados de trabajo; y en la administración pública y en la gobernanza democrática. Las nuevas tecnologías suponen grandes oportunidades en cuanto a productividad, empleo y bienestar. Pero también importantes retos regulatorios para preservar la esfera pública y la deliberación democrática, proteger derechos fundamentales, y garantizar la financiación de nuestros sistemas de protección social

Trinidad Jiménez ha subrayado la importancia del momento que estamos viviendo: “Necesitamos, más que nunca, un Pacto Digital para gestionar la transición digital poniendo a las personas en el centro. Este Pacto Digital presupone un nuevo dialogo entre los gobiernos, la sociedad y el tejido empresarial e implica defender nuestros valores sin olvidar los derechos fundamentales siendo el camino hacia una sociedad más sostenible, justa e inclusiva “.

En su intervención, María Abascal ha destacado la importancia que para BBVA tiene apoyar este tipo de programas que suponen un refuerzo institucional para América Latina: “Nuestro compromiso con la región va más allá, tenemos unos lazos sociales importantes y realizamos una inversión importante en becas y programas de ayudas; creemos que la educación es un motor de oportunidades, una herramienta muy potente para reducir desigualdades. En BBVA vemos tres retos por delante: medioambiental, social y tecnológico. Queremos brindar todo el apoyo a los participantes y estamos convencidos de que estos programas son importantísimos para la cooperación entre España y América Latina”

A continuación, los/las participantes han asistido a la ponencia “Democracias para presentes y futuros inciertos” a cargo de Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía Política de la Universidad del País Vasco, al término de la cual han podido debatir e intercambiar impresiones

Esta edición adopta un formato virtual, en el que se ofrece a los/as participantes un espacio exclusivo de discusión sobre los distintos desafíos que afrontamos. El seminario se desarrollará en cinco sesiones de debate online a lo largo de dos semanas en las cuales los/as participantes podrán conversar con altos/as representantes de la Administración española, de organizaciones internacionales, del mundo académico y del sector empresarial.

Las 18 personas participantes, proceden de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Portugal y Uruguay, y ocupan cargos de responsabilidad pública relevantes en instituciones de sus países.

Hablamos con Rosa Conde

HABLAMOS CON I ROSA CONDE 

«La creación en el año 2000 de la Fundación Carolina para cubrir espacios de la educación, la cultura y  la ciencia en lo que llamábamos la Comunidad Iberoamericana del Conocimiento, reforzó las buenas relaciones existentes entre España y América Latina,  con una dimensión de trabajo conjunto».


Licenciada en Ciencias Políticas y Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, en su vida pública ha ocupado diferentes responsabilidades, como directora del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS),  ministra Portavoz del Gobierno de Felipe González (1988-1993) y  Secretaria General de la Presidencia (1993-1996). En su vida parlamentaria fue elegida diputada por Jaén en las legislaturas IV y V y por Madrid en las legislaturas VI y VII. Ha sido directora de la Fundación Carolina entre 2004 y 2012. Hablamos con ella, con motivo del XX aniversario, para conocer el punto de vista de la persona que más años ha estado al frente de esta institución.

 

¿Cómo explicarías qué es la Fundación Carolina a alguien que no ha oído nunca hablar de ella?

La Fundación Carolina es una institución central en la cooperación española, y yo creo que también en la política exterior española, porque América Latina ha sido un objetivo prioritario para todos los gobiernos de la democracia, en distintas dimensiones y de distinta forma, pero siempre ha sido estratégico. La creación en el año 2000 de esta institución para cubrir espacios de la educación, de la cultura y de la ciencia en lo que llamábamos la Comunidad Iberoamericana del Conocimiento, reforzó las buenas relaciones existentes entre España y América Latina, a veces con una dimensión más política, a veces con una dimensión más igualitaria y sobre todo, de trabajo conjunto.

A diferencia de otras instituciones de la cooperación española, la Fundación Carolina es una alianza público-privada. Esta experiencia fue extremadamente buena, porque esa relación entre la Administración, el Gobierno y las empresas no solo se daba por la financiación que unos y otros aportaban a su funcionamiento, sino que también sirvió para tomar decisiones conjuntamente, para avanzar en ese proyecto común desde distintas ópticas, pero entendiendo que la apuesta por la educación era un eje central para el desarrollo de América Latina. Eso fue muy importante. Y además, es una fundación público-privada que tiene un componente adicional, que es la cooperación y la colaboración con las universidades y con las distintas instituciones de educación superior y universitaria.

 

Fuiste directora de la Fundación Carolina durante ocho años, de 2004 a 2012 ¿Qué hitos destacarías de esta etapa?

En la época que dirigí la Fundación, con un equipo muy potente e involucrado, apostamos porque las mejores universidades públicas estuvieran dentro de nuestra oferta de formación. Fue esencial incorporar a nuestro proceso la apuesta que se había hecho en España durante muchos años por la universidad pública. La finalidad de estas becas era que los alumnos volvieran a sus países de origen a aportar allí ese caudal de conocimiento, de formación que habían aprendido. Hemos visto después, cuando hicimos un estudio sobre el valor social de las becas de la Fundación, que esto ha sido muy importante. Este estudio nos permitió descubrir varias cosas muy interesantes: una, que a veces estos chicos y chicas que venían aquí, eran la primera generación de estudiantes universitarios de su familia. Pero lo más importante, es que muchos de estos becarios que completaron su formación en España, volvieron a América Latina y se incorporaron a puestos de responsabilidad en el gobierno, en las empresas, en las instituciones. Fue un estudio pionero que nos permitió ver cómo cambia la vida y cómo afecta a los países la estancia en España de una persona individual. Nosotros no trabajábamos solo para ayudar a una persona, sino que sabíamos que ayudando a esa persona estábamos ayudando también al desarrollo de su país, en la dimensión que fuera. Por tanto, el objetivo de cooperación y ayuda mutua de este programa estaba muy conseguido y lo sigue estando.

Yo creo que fue importante mantener todo lo positivo que había de la etapa anterior, que había mucho, y minimizar lo que nos parecía que no cumplía bien con este objetivo de cooperación cultural, educativa y científica. Y vuelvo a lo que decía antes de lo público: el primer paso que dimos, apoyado además por todas las empresas y todas las instituciones y por supuesto por el Gobierno, fue cambiar las universidades privadas, que tenían mucha fuerza entonces en la concesión de las becas, por universidades públicas. De esta manera, la oferta de la Carolina creció inmensamente; pudimos abarcar espacios que no se habían abarcado hasta entonces, además de también tener la suerte de haber aumentado la financiación. Conseguimos una participación de las empresas privadas, en todos los sentidos pero también en el financiero, muy importante, y eso nos dio mucho peso. Nos dio muchas posibilidades de diversificar nuestras oferta de formación.

Lo más característico de nuestra época fueron las becas, la cantidad y calidad de becas que se dieron, y la atención que dábamos a los becarios cuando venían a España. Recogimos el programa “Vivir en España”, dotándole de una cantidad de recursos y de información, de manera que los estudiantes vinieran a nuestro país y no solo aprendieran sobre matemáticas o sobre ciencia, sino que aprendieran también lo que era la sociedad española, el proceso de decisiones de las empresas, la vida cultural. Completamos todo ese círculo de una manera muy importante.

Entendimos también, y yo creo que eso ha sido muy significativo y se ha vuelto a recoger ahora en esta etapa, que no solo era importante ayudar a la formación de profesionales, sino que era muy importante para la cooperación y para la política exterior española tener un universo de reflexión, de investigación y de debate que nos permitiera también colaborar con las principales instituciones de investigación en América Latina como, por ejemplo, la CEPAL. Se creó el Centro de Estudios, con una dotación pequeña pero lo suficientemente importante como para permitir que la cooperación, la política exterior española, el Gobierno y nuestras empresas inversoras en América Latina, tuvieran una información relevante sobre temas que eran en ese momento importantes: desde el sistema de pensiones, la modernización de la sociedad, las políticas de bienestar, y miles de ejemplos que se pueden ver, que además ahora están colgadas en la red. Publicamos varios libros, muchos por iniciativa nuestra, pero muchos otros con otras instituciones. Recuerdo uno sobre el futuro de América Latina que hicimos con el Real Instituto Elcano y la Secretaría General Iberoamericana. La colaboración con Enrique Iglesias, que entonces era el secretario general, nos abrió muchas puertas, aquí y en América Latina.

Le doy mucha importancia también a algo que solo pudimos hacer en esa etapa, que fue la creación del área de responsabilidad social. Queríamos implicar a las empresas en el proceso de toma de decisiones, y nos pareció que la mejor forma de hacerlo era crear una unidad de responsabilidad social en la que, con un grupo de expertos en América Latina y con los máximos dirigentes de las distintas empresas en temas de responsabilidad, teníamos reuniones periódicas donde analizábamos la situación; de manera que no solo nos ayudaban las empresas a nosotros con la financiación, sino que nosotros también las ayudábamos a ellas a entender esos cambios que se estaban produciendo de cara a la inversión en Latinoamérica.

Por último, hay un programa de la etapa anterior que se sigue haciendo y que nosotros continuamos: el Programa de Visitantes, que permitía completar el programa de becas. Eran programas muy acotados en el tiempo pero con unos objetivos muy claros. Por ejemplo, el programa de Jóvenes Políticos Iberoamericanos, en el que reuníamos a los principales responsables jóvenes de diferentes partidos de los distintos países y les traíamos a España a hacer un debate con políticos españoles, y así ver cuáles son las diferencias de planteamientos, de formas de enfrentar la política, etc. Pongo ese ejemplo como podría poner el programa de las Becas Líder, hoy Jóvenes Líderes Iberoamericanos, en el que durante casi un mes reuníamos a 50-60 jóvenes y les acompañábamos a conocer las instituciones europeas, las empresas españolas, las distintas Comunidades Autónomas, etc.  Lo que pretendíamos era reforzar esa unidad entre España y América Latina a través de la conexión con la gente joven.

También en esa etapa fueron muy importantes los patronatos en América Latina. El patronato en España funcionaba muy bien, con S.M. el Rey, y una representación del Gobierno y de las empresas muy significativa. Lo que procuramos en América Latina fue reforzar esos patronatos con el mundo académico e intelectual. Pudimos hacerlo solo en tres países, México, Argentina y Colombia, y esto amplió muchísimo el efecto del trabajo hecho en España y reforzaba la vuelta al país de esos estudiantes, que acababan formando unidades de lo que luego llamamos la Red Carolina. Fue también un momento especial, y todavía hoy funciona.

Yo creo que fue una época muy importante para la Fundación, que después ha tenido una quiebra, pero que de nuevo, aunque con menos recursos y sobre todo con más problemas por el momento sanitario que estamos viviendo, ha vuelto a coger peso en los dos espacios fundamentales: formación e investigación.

 

En tu opinión, ¿qué retos de presente y futuro debería asumir la Fundación Carolina?

 Desde su creación, del año 2000 al año 2020, las cosas han cambiado y las relaciones son mucho más igualitarias. La Fundación ahora está planteada para colaborar mutuamente con América Latina en algo que nos va a beneficiar a todos. Por eso, siguen siendo importantes las becas y la investigación, pero desde una posición de mayor igualdad entre las regiones y entre los países.

Al hilo de los cambios que se producen en la forma de enfrentar la cooperación y en la forma de enfrentar la política exterior, la Fundación tiene que orientar el esfuerzo que hace en un sentido o en otro, en función de lo que está pasando. En ese aspecto, yo creo que tiene que haber y que está habiendo una estrategia distinta, manteniendo el espíritu y los objetivos.

La dimensión de investigación, que ha vuelto a recuperar el equipo actual, es fundamental. Tenemos ya dos ejes centrales: formación de capital humano y ayuda a la ciencia, a la investigación, al adelanto tecnológico. Eso ha sido un factor común durante muchos años, ha tenido momentos de más quiebra, pero yo creo que estos dos ejes van a seguir siendo centrales en el futuro, en un momento en que la Fundación tiene mayores problemas.

Por lo que sigo viendo, hay una continuidad desde entonces, pero adaptada a un cambio…20 años en la sociedad que vivimos es un cambio brutal…, pero aquí viene la mala suerte: la pandemia, que desde marzo ha tocado de lleno a todas las instituciones, pero si a una ha tocado mucho más, es a la Fundación Carolina. Tiene mucho mérito lo que está haciendo la Fundación porque, por lo que yo he visto, el porcentaje de becas se mantiene, en función del presupuesto, pero se mantiene; como lo hacen también la atención a los becarios y la Red Carolina.

La diferencia de ahora con mi época, es que nosotros fuimos afortunados porque teníamos todo un proyecto por delante y tuvimos medios y un periodo económico-político bastante bueno y positivo. Ahora todo es más difícil. Si hablamos de la pandemia, ya es extremadamente difícil, porque trae consigo un problema económico de una dimensión que todavía hoy no podemos calibrar, pero que seguramente afectará, porque las empresas se verán afectadas en sus inversiones en América Latina. También está el grave problema que tiene el Gobierno de España para poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Si los presupuestos no se aprueban, o si hay problemas en la financiación que viene desde Europa para hacer frente a esta situación, la Carolina se va a sentir afectada. Yo creo que todo esto afecta muy negativamente a la Fundación y, precisamente por eso, celebrar sus 20 años es bueno, porque estos 20 años han hecho que tenga una fortaleza mas allá de las condiciones favorables o desfavorables.

Tengo bastante esperanza en el futuro de la Fundación. Creo que tendrá ahora un periodo de una dimensión o de un crecimiento menor, pero el espíritu, el objetivo, ha sido muy bien aceptado por los gobiernos, por las empresas y por las universidades y centros de investigación. Es decir, que tiene muchas patas que la asientan hacia un futuro prometedor, al margen de que todos, España, Europa y América Latina, vamos a pasar un periodo muy negativo, muy difícil. Yo creo y me gustaría pensar que, dentro de unos años, el equipo actual podrá seguir viendo que se mantiene el espíritu que ha hecho de la Fundación Carolina una institución singular y muy querida y respetada.

 

¿Cómo ves la región en la actualidad?

Muy golpeada, la pandemia nos ha golpeado a todos. Da igual si hablas de Alemania, de Italia… pero si vas a América Latina, la pandemia ha golpeado más duramente. Por muchas razones: una, porque sus sistemas sanitarios no son tan potentes como son los sistemas sanitarios europeos, por mucho que hayan mejorado. También la informalidad en el trabajo es mayor y, por tanto, el recurso del teletrabajo que en España ha salvado a muchas empresas y a muchos trabajadores, en América Latina no ha estado tan extendido; hay muchos sitios en los que tienen que ir presencialmente al trabajo porque no hay otra cobertura, y esto hace que el riesgo de contagio sea mayor.

La pandemia está afectando muy duramente. La crisis económica va a ser grande en todas partes, pero en una sociedad que todavía era un poco más frágil que, por ejemplo, la europea, el golpe va a ser más fuerte.

Además, se produce en un momento de una gran contestación social, aunque está un poco amortiguada por lo que está pasando. Por ejemplo, Chile, que empezó respondiendo bien a la lucha contra el coronavirus, tenía una situación económica razonable, pero se han ido cometiendo una serie de errores que han sacado a la gente a la calle, y la protesta tan fuerte dificulta aún más todo.

Si nos fijamos en los distintos países, en este momento América Latina es muy desigual. Tiene países con gravísimos problemas como Venezuela, un problema del que no se ve final al que se une la pandemia, la crisis económica, la falta de respeto a los derechos humanos… es un tema muy complicado. Tenemos Nicaragua, donde se sigue negando la pandemia o no se la toma muy en serio, y son países que se salen de la norma de pura negatividad.

Los países son distintos, por ejemplo Perú, que es un país que empezó controlando bien la pandemia, tiene muchos problemas de estabilidad política que han hecho que de pronto sea uno de los países donde el número de contagios es mayor.

Es muy difícil hablar de América Latina, pero como pincelada general es grave el efecto de la pandemia, y va a ser muy importante la crisis económica asociada a los cambios que se producen. Hay mucha heterogeneidad y sigue sin haber una cooperación suficientemente importante entre países. Creo que pasaremos una década mala, y espero que nosotros, desde España, en la medida que podamos, sigamos mirando hacia América Latina desde esa relación entre iguales, pero con condiciones políticas, sociales y económicas distintas.

 

Publicaciones y lecturas seleccionadas Boletín 25

 Agenda 2030

Cohen, G. y Shinwell, M. (2020): “How to measure distance to SDG targets anywhere: Adapting the methodology of the Measuring Distance to the SDG Targets study to go beyond OECD countries, with an application to selected Latin American countries”, OECD Statistics Working Papers, nº 2020/03, París, OECD Publishing. Acceder.

 

Comercio, economía y finanzas

CAF (2020): Hacia una mayor inclusión financiera en América Latina, Caracas, CAF. Acceder.

CEPAL (2020): Estudio Económico de América Latina y el Caribe, 2020 (LC/PUB.2020/12-P), Santiago, Naciones Unidas. Acceder.

Laurans, Y. (2020): “Le projet d’accord commercial UE-Mercosur: peut-on ‘verdir’ un traité commercial?”, París, IDDRI. Acceder.

Ocampo, J. A. (2020): “From the Washington to the Latin American Consensus”, Washington D.C., Brookings Institute. Acceder.

OECD (2020): Developing Sustainable Finance Definitions and Taxonomies, Green Finance and Investment, París, OECD Publishing. Acceder.

OECD et al. (2020): Latin American Economic Outlook 2020: Digital Transformation for Building Back Better, París, OECD Publishing, Acceder.

 

Cooperación

Pett, J. (2020): “Navigating adaptive approaches for development programmes”, Working paper 589, Londres, ODI. Acceder.

 

Corrupción

Simon, R. (2020): “What Went Right (and Wrong) in Latin America’s Anti-Corruption Fight”, Americas Quarterly. Acceder.

 

Mujeres e igualdad de género

Bastagli, F. y Hunt, A. (2020): “Social protection and the future of work A gender analysis”, Working paper 590 Londres, ODI. Acceder.

 

Relaciones internacionales

Sanahuja, J. A. y López Burian, C.  (2020): “La nueva extrema derecha neopatriota latinoamericana: el internacionalismo reaccionario y su desafío al orden liberal internacional”, Revista Conjuntura Austral, Porto Alegre, v.11, nº 55, pp. 22-34. Acceder.

 

Centroamérica

Del Carmen, G., Díaz, K. y Ruiz-Arranz, M. (2020): A un clic de la transición: Economía digital en Centroamérica y la República Dominicana, Washington D.C., BID. Acceder.

 

Argentina

Lorenz, M. (2020): “Sindicalización policial en Argentina: un debate pendiente”, Buenos Aires, Revista Nueva Sociedad. Acceder.

 

Brasil

Domínguez, G. (2020): Las statups govtech y el futuro del gobierno en Brasil, Caracas, CAF. Acceder.

OECD (2020): Going Digital in Brazil, OECD Reviews of Digital Transformation, París, OECD Publishing. Acceder.

Sekula, J.M. (2020): “Looking at Brazil through natural capital economics”, The Global Americas. Acceder.

 

Bolivia

O’Boyle, B. (2020): “Bolivia Has Changed Since 2003. Has Carlos Mesa?”, Americas Quarterly. Acceder.

 

Chile

Christie, C. y Hidalgo Solá, A. (2020): “El contexto de la reforma constitucional en Chile: La experiencia internacional comparada”, Washington D.C., Inter-American Dialogue Acceder.

Jaraquemada, J. (2020): “Chile Can’t Wait Longer for a New Constitution”, Americas Quarterly. Acceder.

 

Colombia

Crisis Group (2020): “Leaders under Fire: Defending Colombia’s Front Line of Peace”, Latin America Report n° 82, Bogotá/Nueva York/Bruselas. Acceder.

Faguet, J.P., Sánchez, F. y Villaveces. M. J. (2020): “The perversion of public land distribution by landed elites: Power, inequality and development in Colombia”, World Development, Volume 136. Acceder.

 

Costa Rica

OECD (2020): Corporate Governance in Costa Rica, Corporate Governance, París, OECD Publishing. Acceder.

 

Cuba

Sunamis Fabelo, C. y González Y.S. (2020): Beyond borders: international map of Cuban medical cooperation, Londres, Memo Publishers. Acceder.

 

México

Dresser, D. (2020): “Mexican Women Are Furious. AMLO Should Start Listening”, Americas Quarterly. Acceder.

Wood, D. (2020): “Three Reasons Washington Should Care About Mexico’s Meltdown”, Wilson Center/México Institute. Acceder.

 

Perú

López Azumendi, S. y Ghersinich Eckers, J. (2020): Estados ágiles en América Latina: resultados y desafíos de la estrategia de simplificación administrativa del Perú, Caracas, CAF. Acceder.

 

Venezuela

Camilleri, M. J. (2020): “Corruption and crisis in Venezuela: asset repatriation for humanitarian relief”, Report, Washington D.C., Inter-American Dialogue. Acceder.

 De la Cruz, A. (2020): “The Role of the Vatican and the Catholic Church in Venezuela”, Analysis, Washington D.C., CSIS, Acceder.

Rodríguez, F. (2020): “The United States Helps Venezuela’s Regime Survive”, Foreign Affairs. Acceder.

 

 

ESPECIAL COVID-19

 

Agenda 2030

Bradford, C.I. (2020): “Global goals and domestic politics: The missing connective tissue is now palpably present”, Op-ed, Washington D.C., Brookings Institute. Acceder.

Patterson, L (2020): “Building forward from COVID-19 towards the ambition of the 2030 Agenda”, PNUD blog. Acceder.

 

Comercio, economía y finanzas

Fonseca, A. C. et al. (2020): La pandemia pone a prueba a la economía creativa: Ideas y recomendaciones de una red de expertos, Washington D.C., BID. Acceder.

Gallegos Toussaint, R. (2020): “La digitalización de las Pymes: Propuestas de solución para la recuperación económica post-COVID, Wilson Center/México Institute. Acceder.

Jaramillo, C.F. (2020): “A green recovery of Latin America and the Caribbean is possible and necessary”, World Bank Blogs. Acceder.

Sainz Quesada (comp.) (2020): XIV Encuentro de economistas CAF-SEGIB: “Impactos económicos del COVID-19 en Iberoamérica: hacia la recuperación del crecimiento”, Colección Ensayos SEGIB 08, Madrid, SEGIB. Acceder.

 

Comunicación

Martínez Villarreal, D., Rojas Méndez, A.M. y Scartascini, C. (2020): Cómo comunicar mejor en tiempos de COVID-19: Una guía práctica, Washington D.C., BID. Acceder.

 

Educación y Ciencia

Albornoz, M. (coord.) (2020): “La respuesta de la ciencia ante la crisis del Covid-19”, Papeles del Observatorio nº 16, Buenos Aires, OEI. Acceder.

Herrero Tejada, A., Flórez, A., Stanton, S. y Fiszbein, A. (2020): “Cambios e innovación en la práctica docente durante la crisis del Covid-19”, Analysis, Washington D.C., Inter-American Dialogue. Acceder.


Migraciones

Pedroza, L. y Palop-García, P. (2020): “How Latin American States Protect Their Emigrants in Times of COVID-19”, GIGA Focus nº 6, Hamburgo, GIGA. Acceder.

 

Salud

Accelerating Health Technologies Group (2020): Purchasing COVID-19 Vaccines at Risk: Costs and Benefits for Latin America and the Caribbean, Washington D.C., BID. Acceder.

Aromi, D., Bonel, M. P., Cristia, J.P., Llada, M., Pereira, J.I., Pulido, X. y Santamaria, J. (2020): #QuedateEnCasa: Las políticas de distanciamiento social y la movilidad en América Latina y el Caribe, Washington D.C., BID. Acceder.

Carnicero, J. y Serra, P. (2020): Gobernanza de la salud digital: El arte de la transformación de los sistemas de salud, Washington D.C., BID. Acceder.

 

Seguridad

Isacson, A. (2020): “En América Latina, a causa del COVID-19 se está poniendo en riesgo alterar permanentemente las relaciones cívico-militares”, Análisis, Washington D.C., WOLA. Acceder.

 

América Latina

CEPAL (2020): “Pactos políticos y sociales para la igualdad y el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe en la recuperación pos-COVID-19”, Informe especial COVID-19 nº 8, Santiago. Acceder.

Hoffman, B. (2020): “Repressed memory: Rethinking the impact of Latin America’s forgotten pandemics”, European Review of Latin American and European Studies, 109. Acceder.

SEGIB (2020): Iberoamérica frente al COVID-19, Revista Pensamiento Iberoamericano. (3ª época) nº 01/2020. Acceder.

Abierta la II Convocatoria de los Premios Universidad, Conocimiento y Agenda 2030

Tras el éxito de la I edición de los Premios “Universidad, Conocimiento y Agenda 2030”, la Fundación Carolina, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Conferencia de Rectores de Universidades de España (Crue Universidades Españolas) han convocado su II edición, cuyo objetivo es distinguir los mejores Trabajos de Fin de Grado (TFG) o Trabajos de Fin de Máster (TFM) realizados sobre cualquier área de conocimiento, bajo una o varias de las temáticas cubiertas por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

La convocatoria se ha abierto el 15 de octubre y finalizará el 30 de noviembre de 2020.

A los premios pueden optar estudiantes con ciudadanía de un país miembro de la Comunidad Iberoamericana o de cualquier Estado de la Unión Europea, que hayan finalizado sus estudios destinados a la obtención del título (Grado o Máster) durante el curso académico 2019-2020 y que hayan defendido el TFG o el TFM en una institución de educación superior asociada a Crue Universidades Españolas.

Los trabajos premiados recibirán un diploma acreditativo y serán publicados en papel y en soporte electrónico en las páginas web de la Fundación Carolina, la AECID y Crue Universidades Españolas.

Las candidaturas se formalizan única y exclusivamente por medio de la plataforma tecnológica de los Premios desde donde los/las solicitantes han de registrarse y trasladar los datos académicos solicitados, según las bases definidas por las instituciones convocantes; y adjuntar sus trabajos.

Toda la información, bases y acceso a la plataforma para el envío de trabajos, se puede encontrar en la página II Convocatoria de los Premios Universidad, Conocimiento y Agenda 2030

Comienza el curso de desarrollo de proyectos cinematográficos iberoamericanos

El 6 de octubre dio comienzo el 18º curso de desarrollo de proyectos cinematográficos iberoamericanos, convocado por Fundación Carolina, en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la CACI/ Programa Ibermedia, la Fundación SGAE, la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA) y la Secretaría de Estado del MECD.

Este Curso, para el cual Fundación Carolina ha otorgado 7 becas este año, tiene como objetivo principal mejorar la calidad de los proyectos audiovisuales de los cineastas iberoamericanos con la finalidad de extraer su mayor potencial para situarlos en un campo más seguro y calificado de realización. Los proyectos serán desarrollados desde su fase embrionaria, a partir de un riguroso trabajo de asesoramiento, hasta obtener un guión de calidad susceptible de convertirse en una película.

Mayor presencia de mujeres cineastas

Una importante novedad de esta edición, es que la Fundación Carolina ha introducido desde el curso 20-21 una cuota de al menos el 50% de mujeres, que corrige su marcado sesgo masculino de las ediciones de años anteriores.

El curso de desarrollo de proyectos cinematográficos iberoamericanos tiene una orientación integral, por lo que conecta a los tres pilares fundamentales del cine: guionistas, directores y productores, con el propósito de estudiar, desarrollar y concretar la materialización de los proyectos seleccionados. Los proyectos que se presenten pueden ser largometrajes de ficción, documental o animación.