Felicitamos las fiestas con un diseño realizado por Sandy Rodríguez

En Fundación Carolina estamos orgullosos de poder contar con la colaboración de nuestros becarios y becarias que, desinteresadamente, nos apoyan con el diseño de la imagen con la que felicitamos las fiestas. Este 2019 ha sido  Sandy Rodríguez, becaria del Máster en Diseño Textil y de Superficies del IED Istituto Europeo di Design‎, quien ha realizado una bonita tarjeta, en la que le hemos pedido incluyera una cita de la escritora española Josefina Aldecoa sobre la educación, con la que en la Fundación nos sentimos identificados.

Sandy es guatemalteca y se dedica al diseño gráfico, la ilustración y el diseño textil. En su porfolio, que recomendamos ver, se puede ver una muestra de su excelente trabajo.

¡Muchísimas gracias, Sandy!

Publicaciones y lecturas seleccionadas boletín 14

Agenda 2030 y ODS

Hege, E., Brimont, L. y Pagnon, F. (2019): “Sustainable development goals and indicators: can they be tools to make national budgets more sustainable?”, Public Sector Economics, vol. 43, n° 4. Acceder

Pacto Mundial (2019): “Integrando los ODS en los informes corporativos: una guía práctica”, Stichting Global Reporting Initiative/ Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Acceder

 

Cambio climático

CEPAL (2019): Cambio climático y derechos humanos: contribuciones desde y para América Latina y el Caribe, Santiago, CEPAL. Acceder

Paredes, S. et al. (2019): Marco analítico y guía para la planeación ante el cambio climático y tecnologías ecológicamente racionales, Washington D.C., Banco Interamericano de Desarrollo. Acceder

Victor, D. G., Geels, F. W. y Sharpe, S. (2019): Accelerating the low carbon transition. The case for stronger, more targeted and coordinated international action, Washington D. C. Brookings (9 de diciembre). Acceder

Vogt-Schilb, A. et al. (2019): Implicaciones del Acuerdo de París sobre activos abandonados en América Latina y el Caribe, Washington D.C., Banco Interamericano de Desarrollo. Acceder

 

Cooperación al desarrollo

Calleja, R. y Prizzon, A. (2019): “Moving away from aid Lessons from country studies”, Report ODI, Londres. Acceder

OCDE (2019), Development Co-operation Report 2019: A Fairer, Greener, Safer Tomorrow, París, OECD Publishing. Acceder

 

Corrupción

CAF (2019): RED 2019. Integridad en las políticas públicas: claves para prevenir la corrupción, Caracas, Corporación Andina de Fomento. Acceder

Ramírez Aguilar, S. et al. (2019): “Anuario de la corrupción 2019”, Nexos (1 de diciembre). Acceder

 

Democracia

Przeworsky, A. (2019): Crises of Democracy, Cambridge, Cambridge University Press. Acceder

 

Desarrollo económico, comercio y finanzas

CEPAL (2019): Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, 2019 (LC/PUB.2019/25-P), Santiago. Acceder

De Angelis, J., De Azevedo, B., Toscani, V. (2019): “La mirada del sector privado sobre el Acuerdo Mercosur-Unión Europea”, Washington D.C., BID. Acceder

Dussell, E. (ed.) (2019): China’s foreign direct investment in Latin America and the Caribbean conditions and challenges, México, UNAM. Acceder

Dussell, E. (ed.) (2019): China’s financing in Latin America and the Caribbean, México, UNAM. Acceder

Giordano, P. y Ortiz de Mendivil, C. (2019): Aprovechar la conectividad: cómo desatar el potencial comercial de América Latina y el Caribe en Asia, Washington D.C., Banco Interamericano de Desarrollo. Acceder

Grieger, G. (2019): EU trade with Latin America and the Caribbean Overview and figures, Bruselas, European Parliamentary Research Service. Acceder

Gustafsson-Wright, E., Boggild-Jones, I. y Nwabunnia, O. (2019): “From Colombia to Cameroon: The gradual growth of impact bonds in developing countries”, Washington D.C., Brookings. Acceder

Porto de Oliveira, O., Osorio Gonnet, C., Montero, S. y Kerches da Silva Leite, C. (2019): Latin America and Policy Diffusion. From Import to Export, Londres, Routledge. Acceder

Remmer, K. L. (2019): “Investment Treaty Arbitration in Latin America”, Latin American Research Review, 54(4). Acceder

Schober, G. S. (2019): “Conditional Cash Transfers, Resources, and Political Participation in Latin America”, Latin American Research Review, 54(3). Acceder

Scott, S. (2019): A note on current problems with ODA as a statistical measure, Washington D.C., Brookings (26 de septiembre). Acceder

SEGIB (2019): Las turbulencias del comercio internacional, Revista Pensamiento Iberoamericano (3ª época) (02/2019), Madrid, SEGIB. Acceder

 

Desarrollo Humano

PNUD. (2019): Informe sobre Desarrollo Humano 2019. Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: Desigualdades del Desarrollo Humano en el siglo XXI, Nueva York, Naciones Unidas. Acceder

 

Educación y Ciencia

CLACSO (2019): Ciencia por la verdad: 35 años del Equipo Argentino de Antropología Forense, Buenos Aires, CLACSO /Universidad Nacional de Quilmes. Acceder

Inter-American Dialogue (2019): “Transformando la experiencia de aprendizaje a través del uso de la tecnología educativa: desafíos y Oportunidades en América Latina”, Washington D.C., Grupo de Trabajo sobre Tecnología e Innovación en la Educación. Acceder

Sáinz González, J. y Barberá de la Torre, R. (2019): Informe de Diagnóstico de la Educación Superior en Iberoamérica 2019, Madrid, OEI, Acceder

 

Migraciones

Sánchez Carballo, A. (2019): “The American dream in a transnational migratory circuit”, European Review of Latin American and Caribbean Studies, (108). Acceder

Vargas Velásquez, A. y Wabgou, M. (eds.) (2019): Migraciones y seguridad. Un reto para el siglo XXI, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia. Acceder

 

Mujer e igualdad de género

Holloway, K., Stavropoulou, M. y Daigle, M. (2019): “Gender in displacement: the state of play”, HPG Report/Working Paper, Londres, Humanitarian Policy Group/ODI. Acceder

Olivera, M. (2019): Feminismo popular y revolución: entre la militancia y la antropología (Antología esencial), Buenos Aires, CLACSO. Acceder

 

Seguridad

Garnelo, M. et al. (2019): Applying Behavioral Insights to Intimate Partner Violence: Improving Services for Survivors in Latin America and the Caribbean, Washington D.C., Inter-American Development Bank. Acceder

Hernández, W. (2019): “Costos sociales de la victimización en América Latina: Percepción de inseguridad, capital social y percepción de la democracia”, Latin American Research Review, 54(4). Acceder

Rodríguez Aquino, J. L. (2020): “Limitar las armas. Sobre la formulación de normas internacionales en contra de la proliferación nuclear de América Latina”, Foro Internacional. LX, nº 1., Cuad. 239. Acceder

 

******************

 

América Latina

Americas Quarterly (2020): “Latin America’s 21st-Century Militaries. Special Report”, Nueva York, Americas Quarterly, vol. 14. Acceder

Amorim Neto, O., y Malamud, A. (2019): “The Policy-Making Capacity of Foreign Ministries in Presidential Regimes: A Study of Argentina, Brazil, and Mexico, 1946–2015”, Latin American Research Review, 54(4). Acceder

Brinks, D. M.; Levitsky, S. y Murillo, M. V. (eds.) (2020): The Politics of Institutional Weakness in Latin America, Cambridge, Cambridge University Press. Acceder

Cabrera Toledo, L. (2020): “Geopolítica crítica: alcances, límites y aportes para los estudios internacionales en Sudamérica”, Foro Internacional, LX, nº 1. Cuad. 239. Acceder

Cecchini, S. (2019): Protección social universal en América Latina y el Caribe. Textos seleccionados 2006-2019, Santiago, CEPAL. Acceder

Filmus, D. y Rosso, L. (2019): Las sendas abiertas en América Latina. Aprendizajes y desafíos para una nueva agenda de transformacion. Buenos Aires, CLACSO. Acceder

Rodríguez Alarcón, A. D. y Antonio, K. (2019): Tecnologías digitales en el sector hidroeléctrico de América Latina: Un sondeo sobre las tendencias de digitalización, Washington D.C., Banco Interamericano de Desarrollo. Acceder

Solís, P., Chávez Molina, E. y Cobos, D. (2019): “Class Structure, Labor Market Heterogeneity, and Living Conditions in Latin America”, Latin American Research Review, 54(4). Acceder

Torrico Terán, M. A. (2020). “Voto ideológico, ¿por qué los latinoamericanos votan por la izquierda o la derecha?”, Foro Internacional, LX, nº 1. Cuad. 239. Acceder

Winter, B. (2019): “Latin America’s Decade-Long Hangover”, Americas Quarterly (online). Acceder

 

Centroamérica

Mohar, G. (2019): México y Centroamérica: encuentro postergado, Ciudad de México, COMEXI. Acceder

 

Brasil

Rodrigues-Silveira, R. y Cervi, E. U. (2019): “Evangélicos e voto legislativo: Diversidade confessional e voto em deputados da bancada evangélica no Brasil”, Latin American Research Review, 54(3). Acceder

 

Chile

Aninat, I. y Vergara, R. (eds.): Inmigración en Chile. Una mirada multidimensional, Santiago de Chile, FCE/CEP. Acceder

 

Venezuela

Bahar, D. y Dooley, M. (2019): “Venezuela refugee crisis to become the largest and most underfunded in modern history”, Up Front (blog), Washington D. C. Brookings (9 de diciembre). Acceder

Peters, S. (2019): “Sociedades rentistas: Claves para entender la crisis venezolana”, European Review of Latin American and Caribbean Studies, (108). Acceder

 

Europa

Comisión Europea (2019): The European Green Deal, Bruselas, European Commision. Acceder

Mensaje del director

Llega el fin de año y es el momento de hacer balance y rendir cuentas del quehacer institucional. Pero más allá de lo estipulado legalmente, queremos compartir algunas reflexiones con todas aquellas personas y entidades que de una manera u otra son partícipes o están asociadas a la actividad de la Fundación.

En conjunto, 2019 ha sido un año de fuerte relanzamiento de la Fundación, con un intenso programa de actividades, y también de puesta al día de su perfil y mandato institucional en el marco de la acción exterior de España y de su política de cooperación al desarrollo. Impulsados por el Plan de Actuación aprobado en febrero por su Patronato, bajo la presidencia de honor de S.M. El Rey Felipe VI y de su presidente ejecutivo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reforzado el programa de formación y movilidad académica. Tras varios años de descenso provocado por los recortes presupuestarios, ha habido un apreciable aumento del número de becas para posgrado y estancias de investigación. Además, se han introducido otras novedades que responden a la orientación de ese programa a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): en el proceso de selección de las candidaturas se han introducido criterios de equidad, que responden a la filosofía de que la educación superior ha de promover procesos de movilidad social ascendente basados en el mérito y no en la desigual posición de partida, y también a un concepto de excelencia académica en el que la contribución al bien común genera innovación y valor social. Junto a ello, por primera vez se contempla la movilidad académica en dos direcciones, en una lógica de cooperación más horizontal y simétrica, de forma que, además del tradicional movimiento de estudiantes y personal investigador latinoamericano hacia España, pueda haber personal investigador español que se dirija hacia América Latina. Junto a ello, se ha promovido de manera expresa la participación de mujeres en áreas académicas (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, o áreas STEM, por sus siglas en inglés) en las que suelen estar infrarrepresentadas. Hay que destacar, en relación a estas innovaciones, la colaboración institucional con la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). La actuación de la Fundación es también la expresión del compromiso con el espacio iberoamericano del conocimiento y la educación superior, que se promueve desde esa organización.

Asimismo, la Fundación Carolina ha recuperado su papel como centro de pensamiento sobre la realidad iberoamericana y mundial, en el ámbito de la política, los desafíos societales, y los imperativos de la agenda del desarrollo. En colaboración con la Casa de América, se han realizado diversas ediciones de los Diálogos con América Latina, para llevar a un público más amplio los principales asuntos de la agenda iberoamericana, y se han iniciado y consolidado dos nuevas líneas de publicaciones (Análisis Carolina y Documentos de Trabajo), que cuentan ya con más de cincuenta títulos. En junio se realizó un importante seminario sobre el futuro del desarrollo y las políticas de cooperación con los “países en transición” de América Latina, en colaboración con otras instituciones de la cooperación española y con organismos internacionales y de la Unión Europea, claves en el ámbito del desarrollo en Iberoamérica. Una conclusión clara emerge de estas actividades de debate y reflexión: América Latina vive un complejo momento de transición, con crisis sociales, estancamiento económico, riesgos ambientales y un escenario externo dominado por la crisis de la globalización y fuertes tensiones geopolíticas. Hacer frente a esa situación y a las “trampas” del desarrollo que representan, requiere hacer más y mejor en materia de educación superior, y la cooperación en este campo deberá tener un papel más destacado en las estrategias de desarrollo y de cooperación internacional de los años venideros.

Estos no son los únicos hechos a resaltar de este año, muy intenso tanto en reflexión como en actividad. El área de Comunicación ha reforzado el trabajo en redes sociales, y se ha lanzado un nuevo Boletín Carolina que tiene una amplia difusión. Con las empresas de nuestro Patronato se ha avanzado en la promoción de sus agendas de sostenibilidad, que hoy presiden sus cadenas de valor y su relación con la sociedad. Se ha mantenido el programa de liderazgo y otras iniciativas de diplomacia pública, y se ha reforzado una actuación basada en la lógica de alianzas con otras entidades.

Que todo ello haya sido posible se debe al concurso y colaboración de muchas personas e instituciones, a las que es menester expresar nuestro profundo agradecimiento: a las empresas y entidades del Patronato de la Fundación, por su respaldo financiero e institucional; a las universidades con las que colaboramos, por su permanente apoyo y por los importantes recursos que aportan para hacer posible el programa de formación; a las personas que desde la academia y la esfera pública han compartido su reflexión y su análisis en nuestras publicaciones; al personal de la Fundación, por su compromiso y profesionalidad, y a los estudiantes y profesorado, por su entusiasta respuesta a la convocatoria anual de becas.

Para terminar este mensaje, permítanme anunciar algunos elementos señeros del Plan de Actuación de 2020. La estrategia acentuará el alineamiento de la Fundación con la Agenda 2030, como meta común de su Patronato. Pero, por encima de todo, este próximo año estará marcado por el XX aniversario de la creación de la Fundación Carolina. Como todo aniversario, será una oportunidad para resaltar el acervo acumulado tras veinte años de trabajo: ya son más de 18.000 exbecarios/as, y cerca de 3.000 personas las que han participado en los programas de liderazgo y de visitantes. Todos ellos muestran con orgullo en su trayectoria el marchamo “carolino” y constituyen una verdadera comunidad de comunicación y mejor conocimiento mutuo en el seno de la Comunidad Iberoamericana. Son personas, sobre todo, que están trabajando activamente en las esferas de la empresa y el emprendimiento, las artes y la creación cultural, la comunicación, la política y la acción social, y la ciencia y la tecnología, dando lo mejor de sí mismas para mejorar la sociedad y contribuir al bien común. Contaremos con estas personas y su actividad ejemplar para destacar cómo se puede contribuir a alcanzar las metas de la Agenda 2030 desde distintos ámbitos de actividad y compromiso. Y no desaprovecharemos la oportunidad que nos brinda ese aniversario para reflexionar sobre el presente y el futuro de una Iberoamérica convulsa, en busca de un nuevo contrato social y de un horizonte compartido de progreso humano en el que la cooperación en la educación superior y la ciencia y la tecnología han de tener un papel central.

 

José Antonio Sanahuja, director

Madrid, 19 de diciembre de 2019

Entrevista a Diego Acosta Arcarazo, profesor de la Universidad de Bristol

HABLAMOS CON I DIEGO ACOSTA ARCARAZO

“El caso venezolano rompe la tendencia en Sudamérica, que llevaba casi un siglo sin recibir grandes flujos migratorios”.

Diego Acosta Arcarazo es Catedrático de Derecho Europeo y de Inmigración en la Universidad de Bristol. Previamente fue Profesor titular en la Universidad de Sheffield y tiene un doctorado en Derecho Europeo de Inmigración por la Universidad King´s College de Londres. Su área de investigación es el Derecho de Inmigración. Su último libro publicado es The National versus the Foreigner in South America. 200 Years of Migration and Citizenship Law. Cambridge. Cambridge University Press. 2018. https://doi.org/10.1017/9781108594110. Le entrevistamos tras participar en el seminario Diálogos América Latina «Desplazamientos y migraciones en América Latina y el Caribe», celebrado el lunes 16 de diciembre en la Casa de América, Madrid. Hablamos sobre el caso venezolano y su impacto en los desplazamientos regionales en Sudamérica, la relación entre la Unión Europea y América Latina en materia migratoria, el papel de Estados Unidos y el futuro de las políticas sobre migración de la región.

 

El año 2019 ha sido excepcional para América Latina y el Caribe en términos de migraciones y desplazamientos de población. Venezuela es un caso paradigmático de lo que está pasando en la región, pero, además, se han alterado los flujos en Centroamérica y, producto del endurecimiento de las leyes en Estados Unidos, han llegado también otras poblaciones a la frontera sur de México para intentar llegar al norte, como, por ejemplo, africanos o asiáticos, que antes no aparecían en el escenario. En ese sentido, después de haber publicado tu libro The National versus the Foreigner in South America. 200 Years of Migration and Citizenship Law, ese tour de force de 200 años, ¿le agregarías un epílogo después de lo visto en 2019?

Desde luego; ha sido un periodo excepcional tanto 2019 como 2018. Yo creo que el tema venezolano rompe todo, porque, principalmente, si hablamos de Sudamérica, la región llevaba casi un siglo sin recibir grandes flujos migratorios. Los últimos que llegaron a Sudamérica acabaron con la crisis económica de 1929. Posteriormente, hay flujos migratorios de judíos antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Después hay, en último término, emigración hacia Venezuela, a donde llegan europeos sobre los años cincuenta, sesenta y setenta: italianos, portugueses y españoles. Pero Sudamérica no había visto una magnitud de números tan grande en casi un siglo, por lo que, por supuesto, Venezuela rompe, rompe todo y habría que añadirle un nuevo capítulo al libro.

 

Según explicas, los países sudamericanos se han ido adaptando a la dimensión de estos flujos, a la realidad, a la inmediatez de la situación venezolana, algunos de forma ad hoc, otros han utilizado las herramientas que ya tenían y las han adaptado. ¿Tú crees que estos países entienden bien que han cambiado de posición en el ciclo migratorio, que de estar expulsando población ahora son receptores?

Bueno, son receptores, desde luego, pero también son países de emigración. Eso no hay que quitarlo del foco, con la excepción de Argentina y de Chile. Chile, ahora, más o menos iguala el número de chilenos fuera y el número de extranjeros en Chile. Argentina siempre ha tenido más extranjeros dentro de Argentina que argentinos fuera. Quitando esas dos excepciones, todos los países siguen siendo países de emigración. Es decir, Perú, Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia, Uruguay… tienen muchos más nacionales en el extranjero que no nacionales dentro de los propios países. Entonces, lo que sí que se produce ahora es una novedad, porque se tiene que gestionar la inmigración con un mayor número de personas, y eso, evidentemente, afecta a las políticas y a las leyes.

 

Y afecta al discurso también, ¿no? Porque esos países llevan décadas hablando de por qué no se trata mejor a sus migrantes, y ahora les toca a ellos gestionar migrantes en sus países.

Si nos centramos solo en Sudamérica, desde el año 2000 en adelante, se tienen muy en cuenta los derechos de los sudamericanos que están en el exterior: en la Unión Europea y en Estados Unidos. Y uno de los motivos por los que ese discurso era muy abierto era que los números dentro de la región eran muy pequeños. El país que más porcentaje de inmigración sigue teniendo ahora mismo es Argentina. Estamos hablando de un 5% de la población. Cualquier país europeo medio de inmigración tiene un 10% más de recepción de migrantes. Era más fácil mantener ese discurso antes que ahora. Ahora es el momento de solidificar y ampliar ese discurso.

 

¿Qué tipo de aprendizajes cruzados puede haber entre América Latina y la Unión Europea en términos de migración y refugio?

Creo que América Latina tiene su propia historia de 200 años de gestión de las migraciones y del refugio, y, realmente, no creo que ahora mismo sea muy positivo mirar hacia la actual gestión actual de las migraciones y el refugio de la Unión Europea. En mi opinión, la Unión Europea tiene, evidentemente, elementos muy interesantes, pero hay otros que, en los últimos cinco años, han tendido hacia cierta obsesión con el retorno de nacionales de terceros países que estén en situación irregular. Además, sin proponer alternativa alguna. Por tanto, creo que la Unión Europea no es un modelo para imitar o para seguir. Creo que cada región tiene sus propias idiosincrasias y, especialmente, en el caso latinoamericano, que tiene esa larga carrera, tradición, o esa larga experiencia de 200 años de gestionar temas migratorios. Yo creo que no es necesario mirar a la Unión Europea.

 

¿Necesita América Latina la colaboración de la Unión Europea en otros términos?

Sí, yo creo que, en términos económicos, desde luego. La Unión Europea no está debatiendo el tema venezolano y, si lo hace, lo hace de manera muy leve, y eso tiene que ver con que los venezolanos no están viniendo a Europa. Eso es diferente en el caso de Siria, porque los sirios sí llegaron a Europa, y, por tanto, hubo una respuesta económica mucho más potente para ayudar a los países como Turquía o, en menor medida, al propio Líbano y Jordania, que son los grandes receptores de nacionales sirios. En el caso de Venezuela esto no ocurre así porque la Unión Europea tiene ese tema como algo que está pasando “lejos” de aquí y que no está afectando para nada a la política migratoria o de asilo de la Unión Europea.

 

Bueno, está pasando lejos… Pero las estimaciones dicen que todavía no ha llegado a su máximo la crisis en Venezuela… ¿Qué escenarios planteas para el año 2020?

No soy sociólogo, por lo que me es muy difícil medir qué números va a haber el año que viene. Las migraciones siempre son muy pendulares. A veces uno plantea escenarios de largo plazo, la situación cambia, y ocurre todo lo contrario. Un ejemplo es el de España. Hasta el año 2008, España era el segundo país del mundo que más migrantes recibía por detrás de Estados Unidos. Entonces, llegó la crisis económica y, en dos años, pasó a ser país exportador de migrantes. Se va más gente de la que entra, incluidos españoles. Las predicciones son necesarias, pero no me gustaría ponerme en una situación alarmista de pensar que el año que viene va a haber el doble de venezolanos o va a haber 2 millones más de venezolanos fuera. Puede darse eso o puede no darse. También emigrar, salir de un país, requiere acceso a unos recursos financieros y a unas capacidades sociales y de redes y de contactos a las que no todo el mundo tiene acceso.

 

¿Y el andamiaje legal puede resistir todavía más migrantes, más refugiados en América Latina?

La pregunta de cuántos son muchos depende mucho del contexto. A veces los países deciden que diez mil son muchos y otras en las que te dicen que muchos son un millón. En el caso peruano y colombiano es una situación especial, porque es donde realmente han llegado números muy importantes de venezolanos. Hablamos de 1,5 millones a Colombia y casi 850.000–860.000 a Perú. En estos países es donde, posiblemente, van a necesitar mayor colaboración internacional. Perú ya ha introducido ahora un visado para los venezolanos, que, desde mi punto de vista, no ayuda a resolver la situación. Colombia sigue manteniendo una actitud relativamente abierta. Y, ¿cuál sería la alternativa? La alternativa sería imponer un visado a los venezolanos. Creo que eso no resolvería nada. Al contrario, eso empeoraría las cosas, porque la gente tendría que llegar a Colombia de manera irregular a través de viajes mucho más difíciles y complicados.

Es difícil prever lo que va a pasar en 2020. Probablemente habrá cosas positivas y cosas negativas. Dentro de lo positivo, que Brasil haya dado estatuto de refugiado, de momento, a 21.000 venezolanos es una pieza positiva. Por otra parte, lo negativo sería que más países empezaran a imponer visado a los venezolanos.

 

A tu juicio, ¿se pueden conciliar las políticas migratorias con la gran desigualdad existente en América Latina?

Creo que un tema interesante sobre las protestas que han surgido ahora en muchos países latinoamericanos es que el tema migratorio no aparece. Hay problemas mucho más graves en América Latina que tienen que ver con la estructura de desigualdad histórica, con la falta de acceso a servicios básicos para una parte de la población o con una cultura política en algunos casos elitista o en la que abunda la corrupción. Me resulta interesante ver cómo el tema migratorio no aparece ni en Chile ni en Ecuador ni en las protestas en Colombia, ni en Bolivia… Hay otros temas que son mucho más centrales que el tema migratorio. Esto, por una parte, me alegra, porque creo que cuanto menos dentro del discurso político esté el tema migratorio, menos tendencia va a haber a hacer un discurso simplista sobre lo que está pasando en la región, que pueda incluir, además, posiciones discriminadoras, xenófobas en algunos casos.

 

En esos 200 años que recorres en tu libro, Estados Unidos está siempre presente en la articulación de políticas migratorias en los países sudamericanos. ¿Sigue siendo el caso? ¿Las políticas son siempre resultado de la reacción a lo que hace Estados Unidos en el escenario migratorio latinoamericano?

Lo que hizo Sudamérica a partir del año 2000 fue, precisamente, seguir una política migratoria propia que respondía a los problemas, idiosincrasias y desafíos propios de Sudamérica como región. En ese aspecto, Estados Unidos dejó de tener tanta influencia. No podemos decir lo mismo de México o de Centroamérica, donde Estados Unidos sigue teniendo una influencia muy importante en su política migratoria.

Respecto de los venezolanos, yo diría que en Estados Unidos hay un número importante de venezolanos, pero tampoco ha sido un gran receptor en los últimos cuatro años. Digamos que ha mantenido una posición relativamente ambivalente, o incluso no restrictiva frente a los venezolanos. No es así en otros casos como el de los países centroamericanos. En los últimos años, Estados Unidos ha generado un discurso negativo respecto de las migraciones, que no necesariamente se aplica siempre en su práctica propia, pero que sí afecta a la narrativa o a los discursos en el ámbito mundial.

Es importante señalar que lo que vemos en el ámbito mundial no es solo el endurecimiento de fronteras, sino también precisamente el proceso contrario, el proceso de apertura de fronteras en el ámbito regional en muchas regiones del mundo. El Pacto Mundial de Migraciones no es un pacto mundial, en mi opinión. Es un pacto regional y lo que vemos es que muchas regiones del mundo, como Sudamérica, Centroamérica, el espacio postsoviético, África y, por supuesto, la Unión Europea, abren sus fronteras para los ciudadanos regionales. Eso es una buena noticia. Cada vez tenemos más acuerdos de libre movilidad regional en el mundo. Cada año hay acuerdos nuevos que se adoptan y creo que allí está el futuro de la gestión de las migraciones.

La mayor parte de las migraciones son regionales y un modo fácil de gestionar las migraciones es, precisamente, no gestionarlas. Para ilustrar este tema, me gusta poner de ejemplo a Rumania. Antes de entrar en la Unión Europea, tenía emigrantes en otros países de la Unión Europea, principalmente en Italia, en España… Y entonces muchas de esas personas rumanas estaban en situación irregular.

Cuando Rumania entró en la Unión Europea el 1 de enero de 2017, esos ciudadanos se transformaron en ciudadanos de la Unión Europea, con igualdad de derechos. Como consecuencia, el tema de cómo gestionar las migraciones rumanas desapareció del mapa porque ya no había algo que gestionar. Los rumanos se convirtieron en ciudadanos europeos con derecho de entrada, de residencia y de trabajo.

Grupo ACS y la protección del medio ambiente

La consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 implica una movilización activa de todos los actores políticos, sociales y económicos. Este nuevo escenario implica reforzar y poner en valor el rol de las empresas privadas y su contribución a las políticas de desarrollo. Como consecuencia, la responsabilidad social ha irrumpido con fuerza en el organigrama de las grandes empresas y organizaciones, como en el Grupo ACS.

Uno de los aspectos que recoge la Política de Responsabilidad Social Corporativa de Grupo ACS, y que se formaliza en su Política Ambiental, es la protección del medio ambiente. La compañía trabaja en la prevención de la contaminación, en el fomento de la producción y el consumo responsable, en la gestión de acciones por el cuidado del planeta y en la capacitación y sensibilización de empleados, proveedores, clientes, etc.

Su compromiso con el medio ambiente se traduce de forma concreta y operativa en cuatro ámbitos de actuación:

  1. Emisiones: Contaminación y cambio climático
  2. Economía circular y prevención y gestión de residuos
  3. Uso sostenible de los recursos
  4. Protección de la biodiversidad

Emisiones: Contaminación y cambio climático

El Grupo ACS aspira a contribuir a la transición hacia una economía baja en carbono mediante la promoción de medidas de adaptación y mitigación al cambio climático. Para ello, entre otras acciones, considera y evalúa los impactos de sus actividades en el medio ambiente y evita o minimiza el consumo energético y la emisión de gases de efecto invernadero. Además, apuesta por la promoción de productos y servicios respetuosos con el medio ambiente.

Economía circular y prevención y gestión de residuos

Asimismo, colabora en la implementación de una nueva economía circular, basada en el principio de Análisis del Ciclo de Vida (ACV) de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía. En torno a la gestión de residuos, se orientan a minimizar los residuos generados, tanto en cantidad como en peligrosidad, en dar prioridad al reciclaje y a la reutilización, y en la valorización energética como elección preferente frente al depósito en vertedero.

Uso sostenible de los recursos

El Grupo ACS considera prioritaria la eficiencia del consumo de recursos. En lo que al consumo de energía se refiere, las diferentes empresas del grupo realizan iniciativas diversas en favor de la conservación y la eficiencia, así como la utilización de fuentes de energías renovables.

En torno al uso eficiente de los recursos hídricos, la compañía reconoce la necesidad de reducir el consumo de este recurso natural, sobre todo en áreas de estrés hídrico. Además, lleva a cabo un control exhaustivo de la calidad de las aguas que vierte al medio natural y, mediante su actividad de Servicios Industriales, desarrolla proyectos que contribuyen a mejorar la calidad de las aguas y a garantizar el acceso al agua potable, como plantas potabilizadoras, desaladoras o depuradoras.

Por último, el Grupo ACS fomenta la construcción sostenible mediante una Política de Materiales de Construcción que marca las directrices y buenas prácticas en esta materia, y que incluye el fomentar de forma específica el uso de materiales de construcción reciclados y/o certificados.

Protección de la biodiversidad

Pese a que las actividades del Grupo generan afecciones sobre el entorno natural donde se llevan a cabo las obras, la compañía trata siempre de minimizar el impacto de sus actividades en la biodiversidad, especialmente en zonas protegidas o de alto valor ecológico. De esta manera, la implantación de medidas para la conservación de los animales y las plantas es uno de los principios ambientales aplicados en la planificación de las actividades, que se basan en la protección física, traslado o trasplante, así como en el respeto a los ciclos vitales de la flora y la fauna.

La Junta Rectora de Fundación Carolina aprueba la convocatoria de becas 2020-2021 y las lineas estratégicas del Plan de Actuación.

El miércoles, 18 de diciembre de 2019, se celebró la 57ª sesión ordinaria de la Junta Rectora de la Fundación Carolina, a la que asistieron el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, la directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Aina Calvo; el director de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID, Miguel Albero; el director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja y el secretario general de la Fundación Carolina, Hugo Camacho.

La reunión tuvo como tema principal la presentación de la convocatoria de becas  y del anteproyecto del Plan de Actuación 2020, en el que se incluye como novedad un apartado que recoge las actividades que se realizarán con ocasión del 20 aniversario de la institución. El Plan destaca la importancia de la Fundación Carolina como instrumento de cooperación avanzada para los países de «desarrollo en transición» de América Latina y el Caribe y, con ello, como instancia clave del sistema español de cooperación al desarrollo, y de la cooperación iberoamericana.

La Junta Rectora aprobó  la convocatoria de becas 2020-2021, que se lanzará el 9 de enero y en la que se ha reordenado la oferta académica alineándola al marco de la Agenda 2030.

Novena edición de los Diálogos con América Latina con el tema “Desplazamientos y migraciones en América Latina y el Caribe”

Hoy, 16 de diciembre, tuvo lugar en la Casa de América la novena edición de los Diálogos con América Latina con el tema “Desplazamientos y migraciones en América Latina y el Caribe”, con la conducción de Juan Pablo de Laiglesia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe (SECIPIC), quien se ha referido a la gobernanza y las políticas migratorias, a la migración como factor de desarrollo y a las crisis migratorias en Centroamérica y Venezuela. Ha puesto de manifiesto también la importancia del tema en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la apuesta de la política exterior y la cooperación españolas por desarrollar políticas migratorias y proyectos de acompañamiento bajo la ejecución de la FIIAPP y la AECID.

Diego Acosta Arcarazo, Catedrático de Derecho Europeo y de Inmigración en la Universidad de Bristol, se ha referido en una primera intervención a las políticas migratorias en América Latina en los últimos 200 años, y subrayó que el caso venezolano había sido un parteaguas para las tendencias históricas regionales. Por su parte, Rolando Castillo, sociólogo y economista (Guatemala), se centró en las características de las caravanas de centroamericanos, sobre todo hondureños, hacia EE. UU., y los efectos de los cambios en las políticas migratorias de Trump y de López Obrador, además de describir el escenario político en el que estos cambios han tenido lugar. Anna Terrón, directora de la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), se refirió al movimiento migratorio entre la Unión Europea (UE) y América Latina y el Caribe, y señaló elementos para articular dichos flujos migratorios.

En la segunda intervención, Diego Acosta se refirió a las respuestas sudamericanas a la inmigración venezolana y a la importancia de los acuerdos regionales como la Declaración de Cartagena. Rolando Castillo se concentró en las consecuencias de la política migratoria de Trump en Centroamérica y de lo que se está haciendo en el ámbito municipal en los países centroamericanos para frenar el éxodo. Anna Terrón puso énfasis en la gobernanza de las migraciones para señalar la necesidad de que España y la UE acompañen los procesos y contribuyan a reforzar a las sociedades de acogida, por ejemplo.

Fotos y video realizados por Casa de América

La Fundación Carolina y la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) firman un acuerdo de colaboración

El director de la Fundación Carolina, José Antonio Sanahuja y el secretario general de la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Mariano Jabonero, han firmado un convenio de colaboración para desarrollar programas de intercambio cultural y educativo en el campo de la educación superior.El acto, celebrado el 16 de diciembre en la sede de Fundación Carolina, contó con la presencia de Martín Lorenzo y de Natalia Armijos, director del gabinete del secretario y jefa de Administración de la OEI respectivamente, y del secretario general de la Fundación Carolina, Hugo Camacho.

La OEI es un Organismo Internacional de carácter gubernamental para la cooperación entre los países iberoamericanos en el campo de la educación, la ciencia, y la cultura en el contexto del desarrollo integral, con acreditada experiencia internacional, como lo demuestra ser la institución decana del sistema iberoamericano, con 70 años dedicados de manera ininterrumpida a favor de la Comunidad Iberoamericana de Naciones,

El acuerdo firmado permitirá colaborar de manera conjunta en la realización de programas, proyectos y actividades de cooperación en los campos de la educación, la ciencia, la cultura y el desarrollo social.

Cambio Climático y Transición Ecológica en Iberoamérica: El papel de la educación superior

El lunes 9 de diciembre se celebró, en la Zona Verde de la COP25 de Madrid, la mesa redonda «Cambio Climático y Transición Ecológica en Iberoamérica: El papel de la educación superior«. En ella, se reflexionó en torno al papel que juega la educación superior en Iberoamérica a través de la movilidad académica internacional, para hacer frente a los problemas que plantea el Cambio Climático.

Moderado por José Antonio Sanahuja, director de Fundación Carolina, el panel contó con la participación de Irene de Bustamante, profesora y exdirectora del Master Universitario en Hidrología y Recursos Hídricos de la Universidad de Alcalá de Henares, Moisés Guerra, doctorando en Tecnología de las Comunicaciones, Bioingeniería y Energías Renovables de la Universidad Pública de Navarra, Francisco Tomatis, estudiante del máster oficial en Ingeniería Avanzada para el Desarrollo Agroforestal de la Universidad de Valladolid, y Lorraine Vianna, estudiante del Máster Universitario en Ingeniería Ambiental de la Universidad Politécnica de Madrid.

José Antonio Sanahuja introdujo la mesa redonda citando algunos puntos de la Resolución adoptada por el Parlamento Europeo el 29 de noviembre sobre la emergencia climática y ambiental, resaltando el papel que tienen la ciencia y la formación para revertir los graves problemas asociados al cambio climático a los que se entrentan nuestras sociedades.

Lorraine Vianna, becaria de Fundación Carolina, destacó que los pilares clave para el desarrollo sostenible son «el ambiental, el social y el económico», y subrayó que gracias a la beca de Fundación Carolina, estaba teniendo la ooportunidad de aprender cómo se gestionan los deshechos en Europa, para luego aplicar esos conocimientos en América Latina, concluyendo que «es más barato evitar la contaminación que tratarla». Por su parte, Francisco Tomatis, también becario de Fundación Carolina, sostuvo que «la revolución socioambiental debe darse ya», y que «la educación es el nexo entre sociedad y los gobiernos para lograr un mundo sostenible». Además, defendió que todas las universidades «deberían tener vertiente ambiental aplicable en todas las formaciones».

La profesora Irene de Bustamante explicó cómo las universidades deben convertirse en espacios sostenibes, eficientes y comprometidos con el medio ambiente y el cambio climático. Además, destacó la importancia del alumnado latinoamericano en el Máster Universitario en Hidrología y Recursos Hídricos, resaltando lo enriquecedor de la experiencia de la movilidad académica y las sinergias que se crean en el programa, como grupos de investigación, proyectos internacionales conjuntos. Por último destacó que «desde la universidad se debe divulgar y concienciar a la población».

Moisés Guerra enumeró las cuatro estrategias fundamentales a adoptar por las universidades para afrontar el Cambio Climático: «Compromiso social con el entorno, generación y transferencia del conocimiento, generación del talento humano e innovación académica». Por último, en el panel se destacó la importancia del Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, condición transversal para el cumplimiento de la Agenda 2030 y para afrontar los numerosos retos que surgen como consecuencia de la emergencia climática.

La Fundación Carolina y la Organización Iberoamericana de Seguridad Social firman un acuerdo de colaboración

El jueves 5 de noviembre, en la sede de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS) en Madrid,  José Antonio Sanahuja, director de Fundación Carolina, acompañado del secretario general y gerente, Hugo Camacho, firmaron un acuerdo marco general suscrito por Gina Magnolia Riaño, directora de la OISS.

Fotos: OISS

La Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS) es un organismo internacional, de carácter técnico y especializado, que tiene como finalidad promover el bienestar económico y social de los países iberoamericanos y de todos aquellos que se vinculan por el idioma español y portugués mediante la coordinación, intercambio y aprovechamiento de sus experiencias mutuas en Seguridad Social y, en general, en el ámbito de la protección social.

A través de esta alianza, ambas instituciones podrán desarrollar acciones de manera conjunta para alcanzar metas compartidas brindando formación especializada, sostenida en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) nº 17.

Publicaciones y lecturas seleccionadas boletín 13

Agenda 2030

Barbagallo, V. (2019): Aid Watch 2019 – Leaving no one behind: Time for implementation, Bruselas, CONCORD Europe. Acceder

CC.OO. (2019): Informe Sindical sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2019, Madrid, Fundación 1º de Mayo. Acceder

SDSN y IEEP (2019): The 2019 Europe Sustainable Development Report, París y Bruselas, Sustainable Development Solutions Network and Institute for European Environmental Policy. Acceder

 

Cambio climático

BID y DDPLAC (2019): Getting to Net-Zero Emissions: Lessons from Latin America and the Caribbean, Washington D.C., Inter-American Development Bank. Acceder

Carey, L. y Ladislaw, S. (2019): “Chinese Multilateralism and the Promise of a Green Belt and Road”, CSIS Briefs. Acceder

Climate Transparency (2019): Brown to Green: The G20 transition towards a net-zero emissions economy, Climate Transparency, Berlín. Acceder

Di Ciommo, M. y Jones, A. (2019): “A necessary shake-up: EU programming for international cooperation”, Discussion Paper nº 263, Maastricht, ECDPM. Acceder

Hill, A. C. y Martínez-Díaz, L. (2019): Building a Resilient Tomorrow. How to Prepare for the Coming Climate Disruption, Nueva York, Oxford University Press. Acceder

Moosmann, C., Urrutia, C. y Siemons, A. (2019): International Climate Negotiations. Issues at stake in view of the COP25 UN Climate Change Conference in Madrid, Bruselas, European Parliament. Acceder

Nordhaus, W. (2019): El casino del clima: Por qué no tomar medidas contra el cambio climático conlleva riesgo y genera incertidumbre, Barcelona, ed. Deusto. Acceder

OECD (2019): Aligning Development Co-operation and Climate Action: The Only Way Forward, París, OECD Publishing. Acceder

Richerzhagen, C., Rodríguez de Francisco, J.C., Weinsheimer, F., Döhnert, A., Kleiner, L., Mayer, M., Morawietz, J. y Philipp, E. (2019): “Ecosystem-Based Adaptation Projects, More than just Adaptation: Analysis of Social Benefits and Costs in Colombia”, International Journal of Environmental Research and Public Health 16(21), 4248. Acceder

United Nations Environment Programme (2019): Emissions Gap Report 2019, Nairobi, UNEP. Acceder

 

Ciencia y tecnología

Dutrénit, G., Natera, J., Puchet Anyul, M. y Vera-Cruz, A. O. (2019): “Development profiles and accumulation of technological capabilities in Latin America”, Technological Forecasting and Social Change, vol. 145, nº C. Acceder

 

Cooperación

Bandura, R. y Ramanujam, S. R. (2019): Innovations in Guarantees for Development, Washington D.C., Report CSIS. Acceder

Bullmann, U. (2019): “Changing the Game: EU Development Policy for Sustainable Equality”, Occasional Paper nº 14, Social Europe. Acceder

Hernández, K., Ramalingam, B. y Wild, L. (2019): “Towards evidence-informed adaptive management: a roadmap for development and humanitarian organisations”, Working and discussion papers, Londres, ODI. Acceder

Immenkamp, B. (2019): “New neighborhood, development and international cooperation instrument”, Bruselas, European Parliament. Acceder

 

Corrupción

Canache, D. et al. (2019): “Who Sees Corruption? The Bases of Mass Perceptions of Political Corruption in Latin America”, Journal of Politics in Latin America, 11(2). Acceder

 

Democracia

Carothers, T. y O’Donohue, A. (2019): Democracies Divided: The Global Challenge of Political Polarization, Washington, D. C., Brookings Institution. Acceder

Centro de Estudios Públicos (CEP): “Manuel Castells y la crisis de la democracia liberal en el mundo”, Entrevista (video), Chile, CEP. Acceder

Eisen, N., Kenealy, A., Corke, S., Taussig, T. y Polyakova, A. (2019): The Democracy Playbook: Preventing and Reversing Democratic Backsliding, Washington, D.C., Brookings Institution. Acceder

IDEA (2019): The Global State of Democracy 2019. Addressing the Ills, Reviving the Promise, Estocolmo, International Institute for Democracy and Electoral Assistance. Acceder

 

Comercio, economía y finanzas

Banco Mundial (2019) “Trade Integration as a Pathway to Development?”, LAC Semiannual Report, Washington, D.C., World Bank. Acceder

Collier, P. (2019): The Future of Capitalism. Facing the New Anxieties, Londres, Penguin. Acceder

Mesquita Moreira, M. y Stein, E. (2019): De promesas a resultados en el comercio internacional: lo que la integración global puede hacer por América Latina y el Caribe, Washington D.C., BID. Acceder

Runde, D. F.; Yayboke, E., y Ramanujam, S. R. (2019): “The New Missing Middle in Development Finance” CSIS Briefs. Acceder

Sultoon, S. y Walker, J. (2019): “Secondary sanctions’ implications and the transatlantic relationship”, Issue Brief – Atlantic Council. Acceder

 

Igualdad de género

Impe, A.-M. (2019): Reporting on violence against women and girls: a handbook for journalists, París, Unesco. Acceder

 

Migraciones

Finardi, R. y Diego, L. (comps.) (2019): Migración y desarrollo sostenible: la centralidad de los derechos humanos. Textos seleccionados 2008-2019, Santiago, CEPAL. Acceder

OIM (2019): World Migration Report 2020, Ginebra. Acceder

OIM (2019): “Migration, Environment and Climate Change”, Policy Brief Series nº 2, vol. 5. Acceder

Yates, C. (2019): “As More Migrants from Africa and Asia Arrive in Latin America, Governments Seek Orderly and Controlled Pathways”, Washington, D. C., Migration Policy Institute. Acceder

Yayboke, E. (2019): “Trends in Forced Migration”, Washington D.C., CSIS Backgrounder. Acceder

 

Riesgos globales

Burrows, M. J. (2019): “Global risks 2035 update: Decline or new renaissance?”, Atlantic Council Strategy Paper Series. Acceder

 

América Latina

Banco de España (2019): “Informe de Economía Latinoamericana. Segundo Semestre de 2019”, Artículos analíticos 4, Madrid. Acceder

Cavallo, E. y Powell, A. (coords.) (2019): Building Opportunities for Growth in a Challenging World (2019 Latin American and Caribbean Macroeconomic Report). Washington, D. C. IADB. Acceder

CEPAL (2019): Panorama Social de América Latina 2019, Santiago, CEPAL. Acceder

CEPAL (2019): Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe: evolución y perspectivas de la participación laboral femenina en América Latina, Santiago, CEPAL. Acceder

FAO, OPS, WFP y UNICEF (2019): Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2019, Santiago. Acceder

Giordano, P. (coord.) (2019): Cuesta arriba: América Latina y el Caribe frente a la desaceleración del comercio mundial, Washington D.C., BID. Acceder

Ruiz Campillo, X. y Verdes-Montenegro Escánez, F. (2019): “Seguridad y Defensa en Latinoamérica: de los Libros Blancos de la Defensa a la Cooperación Regional”, OPEX nº 100, Madrid, Fundación Alternativas. Acceder

Zhang, P. (2019): “Belt and Road in Latin America: A regional game changer?”, Issue Brief – Atlantic Council. Acceder

 

Centroamérica

Belladonna, A. (2019): Central America: The Untapped Geopolitical Potential of a Neglected Region, Dossier ISPI. Acceder

Urrutia Nájera, P.F. (2019): “El proceso de integración centroamericana del Triángulo Norte: Escenarios de riesgo en la matriz de exportación”, Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES)/Fundación Adenauer. Acceder  

OIM (2019): La población migrante en la reducción de riesgo y atención de emergencias en América Central, Informe, Ginebra, OIM. Acceder

 

Argentina

Caminotti, M. y Piscopo, J. M. (2019): “Neither Penalised nor Prized: Feminist Legislators, Women’s Representation, and Career Paths in Argentina”, Journal of Politics in Latin America, 11(2). Acceder

VV.AA. (2019): “Reflexiones sobre temas de las Comisión de Derecho Internacional (CDI) en homenaje a su 70º aniversario”, Consejo Argentino para la Relaciones Internacionales – CARI. Acceder

 

Bolivia

Bartolomé, M. y Ventura Barreiro (2019): “El papel de Bolivia dentro de los esquemas del tráfico de cocaína”, ARI 102, Madrid, Real Instituto Elcano. Acceder

Crisis Group (2019): “Keeping Violence in Check after Bolivia’s Political Rupture”, Statement, Bruselas. Acceder

Shultz, J. (2019): “The Rise and Fall of Evo Morales”, The New York Review of Books. Acceder

 

Chile

Human Rights Watch (2019): “Chile: Llamado urgente a una reforma policial tras las protestas”, Nueva York. Acceder

Sehnbruch, K. (2019):The cost of multidimensional inequalities in Chile underlines the need for a new social pact”, LSE Blog. Acceder

Schröder, P. (2019): “Chile’s Social Unrest: Why It’s Time to Get Serious about a ‘Just’ Transition”, Londres, Chatam House. Acceder

 

Colombia

Marczak, J. (2019): “The Untapped Potential of the US-Colombia Partnership”, In-Depth Research & Reports, Atlantic Council’s US-Colombia Task Force. Acceder

 

El Salvador

Brizuela de Ávila, M. E. y Sadurní, D. (2019): “Spotlight: President Bukele’s first six months”, Issue BriefAtlantic Council. Acceder

 

México

Comexi y CMM (2019): Tensiones comerciales entre Estados Unidos y China: Impacto en México, Documento de Trabajo, Comexi. Acceder

Hinojosa, G. y Meyer, M. (2019): “El Estado de derecho en México: 11 años después de las reformas de justicia penal. Retos y oportunidades para el gobierno de López Obrador”, Washington D.C., WOLA. Acceder

Hinojosa, G. y Meyer, M. (2019): “El panorama de derechos humanos en México durante el primer año del mandato de Presidente López Obrador”, Washington D.C., WOLA. Acceder

 

Perú

Espinosa-Saldaña Barrera, E. (2019): La libertad de expresión, una perspectiva de derecho comparado: Perú, Bruselas, European Parliament. Acceder

 

Venezuela

Herbst, J. E. y Marczak, J. (2019): “Russia’s intervention in Venezuela: What’s at stake?”, Report – Atlantic Council. Acceder

Rendón, M. y Schenider, M. L. (2019): “Analyzing Obstacles to Venezuela’s Future”, CSIS Briefs. Acceder

 

Europa

Tvevad, J., Lerch. M. y Legrand, J. (2019): “Commitments made at the hearing of Josep Borrell Fontelles High Representative of the Union for Foreign Affairs and Security Policy / Vice-President-designate of the European Commission”, Bruselas, European Parliament. Acceder

Entrevista a César Ipenza, exbecario peruano y abogado especialista en materia ambiental

HABLAMOS CON I CÉSAR IPENZA

“Debemos […] emprender mayores acciones globales y asumir compromisos más ambiciosos […], y generar y utilizar mecanismos de adaptación como lo han hecho durante décadas nuestros pueblos indígenas”.

César Ipenza es abogado en materia ambiental, licenciado por la Universidad de Porres, Perú. En 2007, fue becario de Fundación Carolina del máster en Conservación de Espacios Naturales Protegidos (Fundación BBVA) en la Universidad Autónoma y Complutense de Madrid. En 2008 obtuvo el premio mundial en derecho ambiental “Alexander Kiss” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Fue asesor del primer Ministro del Ambiente de Perú hasta 2011, y miembro del Consejo Directivo del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental OEFA. En la actualidad, es profesor universitario e investigador en materia ambiental. Hablamos con él sobre las oportunidades que le brindó su beca, la Amazonia, los pueblos indígenas, las políticas de medioambiente en América Latina y el Caribe, y su aporte a la COP 25.

Realizaste la Maestría en Espacios Naturales Protegidos en las Universidades Autónoma de Madrid y Complutense de Madrid, ¿Qué destacarías de esta etapa de tu vida?

Fue la mejor experiencia de mi vida. Tuve la oportunidad de conocer gran parte de España, estudiar en las mejores universidades y tener acceso a materiales, publicaciones y libros… intercambiar experiencias con otros amigos latinoamericanos y españoles y, además, dedicarme a escribir e investigar. Eso me permitió hacer una propuesta para la Unión Mundial de la Naturaleza-UICN y ese año obtuve el Premio Mundial de Derecho Ambiental que otorga la UICN y que luego me llevo a otros espacios y experiencias profesionales.

Esa experiencia me permitió, a mi retorno, empezar a trabajar como asesor en la Alta Dirección del Ministerio del Ambiente (asesor del primer ministro del Ambiente, Dr. Antonio Brack, un hombre sabio, increíble, de quien aprendí muchísimo), que se creó en 2008. Fue una gran oportunidad para aplicar lo aprendido y seguir creciendo profesionalmente. Sin duda, fue la mejor experiencia académica y profesional.

Como abogado por la Universidad de San Martín de Porres y como autor de varias publicaciones, has conducido procesos participativos y analíticos de biodiversidad, recursos naturales, minería e hidrocarburos, tierras y pueblos indígenas, ¿Cuál es tu posición ante la destrucción de los recursos naturales y las tierras de los pueblos indígenas? ¿Qué pasó años atrás con el impacto de Pluspetrol en los territorios indígenas de la Amazonia norperuana?

Es increíble la presión que tienen no solo los pueblos indígenas, sino también nuestra Amazonia, con una visión de extracción, que no se detiene. En los últimos tiempos hemos visto cómo el afán de producir y producir más llevó a la destrucción más acelerada de los últimos tiempos de la Amazonia. Yo nací en la Amazonia central de Perú y cada día veo cómo se pierde este patrimonio valioso, y cómo impacta esto sobre la vida misma, sobre la capacidad de proveernos de recursos y mantener la calidad de vida de la gente.

Las décadas de extracción de hidrocarburos en la Amazonia norte dejó un legado de destrucción y contaminación de ecosistemas y afectación de los pueblos indígenas, que aun hoy no se recupera y genera, con justa razón, el rechazo de ese lamentable pasado y cada vez más exigencias de revertir el daño aún no resueltas. Esa experiencia debió enseñarnos, pero creo que el caos hoy en día en la Amazonia sur, por la actividad de la minería ilegal de oro en Madre de Dios, demanda mayor atención y acción, no solo de las autoridades nacionales, sino también de compradores y usuarios de oro.

Has sido negociador del Perú en el Convenio sobre la Diversidad Biológica. ¿Cuáles fueron los temas más difíciles de acordar en dicho Convenio?

Mi posición profesional en el gobierno en diversos momentos me ha llevado a responsabilizarme de negociar y aportar en procesos internacionales. Uno de ellos fue el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), y en el último tiempo asumí la negociación por parte de Perú del último Acuerdo Regional de América Latina y el Caribe, denominado Acuerdo del principio 10 de Río, o Acuerdo de Escazú, que trata temas fundamentales como el acceso a la información, la participación pública y la justicia ambiental, elementos básicos en una región tan convulsionada y con grandes diferencias, de manera particular en el uso de los recursos naturales. Sin duda, es un reto el proceso de implementar este último.

Regresando al CDB, creo que es un instrumento fundamental para países megadiversos como el Perú, que, si bien ha tenido un desarrollo importante jurídicamente, y de muchos años, lo complejo es ver su objetivo de conservar la diversidad biológica como todo un reto en el escenario de cambio climático y el cambio en los ecosistemas, como se ha evidenciado en el último análisis de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos que, en resumen, señala que más de un millón de especies animales y vegetales se encuentran en riesgo de extinción y la mayoría podría desaparecer en las próximas décadas.

¿Cuáles son los principales aportes legislativos en América Latina y Caribe sobre el combate al cambio climático?

Creo que en nuestra región ha habido aportes fundamentales en materia jurídica climática, desde México que fue el primer país en contar con una Ley Marco de Cambio Climático, luego Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Colombia, entre otros. Esos países hoy cuentan con leyes específicas. En el caso peruano tuve la oportunidad de trabajar en esa norma, y es un proceso dinámico, que permite a cada país responder desde el ámbito jurídico a sus necesidades y realidades, y además con una visión integral del territorio, con acciones concretas y que, de aplicarse, puede ser un modelo para compartir. Esto está plasmado en una investigación que realicé en 2013 para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente denominada “Aportes legislativos en América Latina y el Caribe en materia climática”.

¿Se está haciendo en estos momentos en Perú una política responsable con el medio ambiente?

Creo que el compromiso peruano en materia ambiental no es homogéneo. Aún tenemos sectores que sienten que el tema ambiental es un tema superfluo y no fundamental para ser estratégicos, en un mundo más cambiante. Los últimos escenarios evidencian acciones aisladas, y el entorno político suma a no ser estratégicos con los recursos. Lamentablemente, el incremento de actividades ilícitas como la tala y la minería ilegales están generando una destrucción nunca antes vista en la Amazonia a un ritmo que no tiene precedente.

Sin embargo, veo que hay nuevos actores: la juventud y los ciudadanos cada vez son mas conscientes del impacto de nuestras actividades y quiero creer que es y será un tema importante en las propuestas de las diversas autoridades y un tema bajo el control social y ciudadano cada vez más y de manera más común.

A esto hay que sumar que cobra cada vez mayor importancia el papel de los encargados de hacer justicia (fiscalías especializadas en materia ambiental, jueces ambientales, procuradores ambientales) en la defensa de nuestro patrimonio común.

¿Cuál puede ser la aportación de América Latina y Caribe a la COP 25?

Creo que un aporte importante es que gran parte de los países cuenten con marcos jurídicos apropiados y adaptados al Acuerdo de París, a pesar de que también son muchos los países de la región que son bastante vulnerables frente a los efectos del cambio climático. Un aporte en la práctica es empezar a aplicar y replicar las prácticas ancestrales de adaptación a los efectos del cambio climático, ya que el reciente Informe Anual de Brecha de Emisiones del PNUMA dice que, incluso si se implementaran todos los compromisos incondicionales actuales en virtud del Acuerdo de París, se espera que las temperaturas aumenten 3,2 °C, lo que provocará consecuencias climáticas más destructivas y de mayor alcance. Entonces debemos, sí o sí, emprender mayores acciones globales y asumir compromisos más ambiciosos en todos los países del mundo y también, indudablemente, generar y utilizar mecanismos de adaptación como lo han hecho durante décadas nuestros pueblos indígenas.

Naturgy y el cumplimiento del ODS 13: “Acción por el Clima”

Uno de los tres Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que la compañía energética Naturgy se suma con una acción directa es el número 13, “Acción por el clima”. Su contribución a la lucha contra el cambio climático ha sido siempre un eje transversal de su actividad, que desarrolla a través de su Estrategia en Cambio Climático de Naturgy, recogida en la Política Global de Medio Ambiente de la compañía.

La Estrategia en Cambio Climático de la compañía tiene como objetivo principal reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en las operaciones y fomentar el uso de energía sostenible. Esta estrategia se estructura en cuatro líneas de acción.

La primera de ellas es promover las energías renovables, el gas natural y el ahorro y la eficiencia energética como elementos clave hacia un modelo bajo en carbono, con el objetivo de contribuir al cumplimiento del Acuerdo de París de descarbonización del sistema energético en 2050.

Otra de las líneas de actuación de Naturgy es ofrecer soluciones para las ciudades y el transporte terrestre y marítimo que reduzcan las emisiones y mejoren la calidad del aire, promoviendo, por ejemplo, la implantación del GNL para el transporte marítimo o el GNV para flotas de vehículos.

Innovar en tecnologías y modelos de negocio que contribuyan a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es otra de las formas en que la compañía energética cumple con el ODS 13, con, por ejemplo, el desarrollo del gas renovable.

Asimismo, Naturgy respaldar las negociaciones internacionales de cambio climático y los mecanismos de mercado que impulsan el desarrollo de las tecnologías más adecuadas en cada etapa de la transición energética.

La compañía se ha fijado un objetivo de reducción del 26% de las emisiones totales absolutas de gases de efecto invernadero (GEI), alcance 1 y 2, para el periodo 2013-2025, en referencia a 2012. A cierre de 2018, la reducción de emisiones GEI, alcances 1 y 2, respecto a 2012 ha sido del 25,9%, lo que implica un grado de cumplimiento del 99,6% del objetivo previsto para 2025.

Esta reducción ha sido posible gracias a la mejora de la eco-eficiencia de las plantas de generación y de las infraestructuras de transporte y distribución. El desarrollo e impulso del gas renovable contribuye también a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Agenda 2030 y el Green New Deal en Iberoamérica: cooperación y alianzas para la transición ecológica

Hoy, 3 de diciembre, ha tenido lugar en la Zona Verde de la COP25 el panel La Agenda 2030 y el Green New Deal en Iberoamérica: cooperación y alianzas para la transición ecológica», organizado por la Secretaría General Iberoamericana, Oxfam Intermón y la Fundación Carolina. Participaron José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina; Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana; José María Vera, director General Interino de Oxfam Internacional y Paloma Costa, de Engajamundo, Brasil. El panel estuvo moderado por Paula Ellinger da Fonseca, responsable del Programa de Acción Climática en la Fundación Avina.

La reflexión se centró en dar respuesta a la pregunta de cómo avanzar hacia una transición ecológica justa en Iberoamérica, con el fin de llegar a economías descarbonizadas.

José María Vera de Intermón Oxfam abrió el debate con 4 mensajes fundamentales:

  1. América Latina y el Caribe es una región particularmente afectada por el cambio climático; es vulnerable a los desastres naturales y presenta condiciones graves, por ejemplo, en el llamado Corredor Seco centroamericano.
  2. Los efectos del cambio climático son muy severos en términos humanos para la región, ya de por sí vulnerable por otras razones;
  3. Hacen falta fondos para la mitigación de los efectos del cambio climático en la región, pero también para la adaptación y para la reparación cuando sea imposible remediar la situación; y
  4. Debe cuestionarse el sistema económico de ALC que, en buena medida, contribuye a la vulnerabilidad climática particular que muestra la región.

José Antonio Sanahuja de la Fundación Carolina mencionó que América Latina y el Caribe parte ya de una situación injusta, vulnerable y de gran fragilidad en términos ecológicos, a pesar de su riqueza natural y la biodiversidad que la caracterizan. Las condiciones sociales de muchos de sus habitantes son dramáticas por la sobreexplotación de los recursos naturales durante el auge de las commodities y por la desigualdad histórica. En términos de la dimensión internacional, hay que repensar y reformar la financiación para el desarrollo hacia esta región para responder a sus necesidades particulares.

Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana, dice que no se puede hablar solo de transición ecológica, sino que hay que plantearse la transición socioecológica, porque su éxito depende de la participación de las personas en todos los ámbitos y a todos los niveles. Se trata de llevar a cabo una transición muy profunda y de desvincular por completo el crecimiento económico de la emisión de carbono. Asimismo, destacó que lo “verde” no necesariamente es justo. En ese sentido, hizo un llamado a la incorporación de las comunidades marginadas, a buscar soluciones basadas en la naturaleza y a la necesidad imperiosa de combinar agendas, para que los esfuerzos no se diluyan. En términos de gobernanza, tenemos que cambiar el sistema en todos los niveles; tenemos instituciones decimonónicas para atender los retos del siglo XXI.

Paloma Costa de Engajamundo, desde su perspectiva de joven activista y ecologista brasileña, puso énfasis en la necesidad de que los jóvenes tengan espacios de participación en los que puedan hacer oír su voz. Se refirió a la educación climática y la consideró indispensable, pero no para 2050, sino ahora. También se refirió a la explotación ilegal de bosques y selvas, que echa por tierra todos los esfuerzos de los jóvenes activistas de las poblaciones indígenas.

En el segundo turno de intervenciones, se planteó el tema de la importancia de las alianzas para llevar a cabo una transición ecológica justa.

José Antonio Sanahuja se refirió a la dificultad de establecer estas alianzas cuando en el mundo se están viendo retrocesos nacionalistas y un profundo cuestionamiento del a ciencia. Los actores sociales necesitan tener agencia y, en ese sentido, la cooperación internacional es clave. Se refirió a la importancia del Green New Deal como prueba de que sí es posible hacer el cambio, como ya se hizo con el New Deal original en tiempos de la Gran Depresión.

 

Rebeca Grynspan puso el acento en que las acciones individuales no bastarán para conseguir la transformación que se necesita. Mencionó que el sector privado es clave para cambiar el mercado, pues son las empresas las que tienen que entender que deben buscar la viabilidad, pero también ser social y ambientalmente responsables pare entrar en sintonía con las nuevas generaciones. Se refirió al caso de Costa Rica y dijo que es necesario poner precio al carbono y cambiar los incentivos. Asimismo, dijo que la cooperación internacional tiene que evolucionar y, en ese proceso, los países de renta media deben liderar. Hay que cambiar la arquitectura de financiamiento verde para que los fondos lleguen a los más vulnerables y no solo al pequeño núcleo de aquellos que han entendido cómo funciona.

Paloma Costa insistió en que se reconozca que los jóvenes son los protagonistas en el tema de la lucha contra el cambio climático. Además, se refirió a que la crisis del cambio climático no es una novedad; ya en los años setenta del siglo pasado se hablaba del tema. Las alianzas internacionales deben ser multiactor e incorporar a distintos sectores. Se refirió a los trabajos de la Youth Planet Summit celebrada en septiembre en Nueva York y, de nuevo, a la necesidad de que las políticas públicas se basen en las aportaciones de los jóvenes.

Finalmente, Enrique Maruri de Intermón Oxfam puso cierre a la conversación y señaló que es importante qué modelo de alianzas se privilegia. También dijo que la juventud es clave en el proceso de transición ecológica y que es fundamental cambiar la gobernanza del cambio climático, dado que, si bien es necesario que participen los Estados, también debe hacerlo la sociedad en su conjunto. Las personas deben estar en el centro de todas las acciones. Hizo mención a la vulnerabilidad de los defensores de la Tierra y del medio ambiente frente a la violencia de aquellos que no quieren que cambie el sistema. Finalmente, dijo, las alianzas son clave para conseguir la financiación necesaria.

La moderadora, Paula Ellinger da Fonseca, concluyó el panel con los siguientes puntos:

  1. La transición debe ser socioecológica y justa.
  2. La naturaleza misma provee soluciones para la crisis climática.
  3. Las coaliciones o alianzas deben incluir a los afectados por los efectos del cambio climático.

Iberoamérica en el VIII Congreso de Cooperación Universitaria al Desarrollo

La Universidad de Santiago de Compostela acogió, del 27 al 29 de noviembre, el VIII Congreso de Cooperación Universitaria al Desarrollo (CUD). Promovido por el Grupo de Trabajo de Cooperación de la Comisión Sectorial CRUE-Internacionalización y Cooperación y apoyado por el Observatorio de la Cooperación Universitaria al Desarrollo (OCUD), este congreso representa un punto de encuentro de las universidades para compartir experiencias y generar oportunidades de nuevos aprendizajes, alianzas y encauzar los retos que nos interpelan, como la Agenda 2030, la perspectiva de género o el cambio climático.

Conclusiones de la sesión «Retos para la Cooperación Internacional. El caso de Iberoamérica»

El secretario general y gerente de la Fundación Carolina, Hugo Camacho, participó en el Diálogo. «Retos para la Cooperación Internacional. El caso de Iberoamérica»,  junto a Félix García Lausín, director coordinador del Espacio Iberoamericano del Conocimiento de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Andrea Costafreda, directora programática para América Latina y el Caribe de Oxfam Intermon y María Jesús Such Devesa, presidenta del Grupo de Trabajo CUD de Crue Internacionalización y Cooperación y vicerrectora de políticas de responsabilidad social y extensión universitaria de la Universidad de Alcalá. En el dialogó se reflexionó en torno a los retos que presenta la cooperación universitaria internacional en la región iberoamericana.

Entre las conclusiones de la sesión que giró alrededor de la cooperación universitaria internacional en el área iberoamericana, destacó la necesidad de un mayor fomento de la movilidad académica, la voluntad de los estados por trabajar desde los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, invesrsión en ciencia, tecnología e innovación (CTI), así como el favorecimiento de los espacios de diálogo.