Crisis políticas y protestas sociales en América Latina

En un ciclo relativamente corto, y en algunos casos, ante la sorpresa de muchos, varios países de América Latina —Ecuador, Chile y Bolivia— se han visto sacudidos por crisis políticas y amplias protestas sociales. Perú también ha vivido una crisis política que es una derivada más de los casos de corrupción asociados a las prácticas de Odebrecht. En México, los graves acontecimientos de Culiacán son una muestra de los riegos del desborde de la violencia asociada al narcotráfico y la debilidad estatal. A ello se suma la crisis de Venezuela, la más grave y de largo alcance, que ha generado un éxodo poblacional masivo que afecta al conjunto de la región. En Argentina, con el telón de fondo de una profunda recesión económica y una grave crisis social, las elecciones presidenciales han llevado a un cambio de gobierno y de orientación de la política exterior y de desarrollo que es la expresión de un amplio descontento social. En Centroamérica, Nicaragua, Guatemala y Honduras, por distintos motivos, presentan un escenario problemático en términos de estabilidad y gobernabilidad democrática. La elección de Bolsonaro en Brasil es también la expresión de un país polarizado social y políticamente y sin un rumbo claro.

En suma, el panorama de relativa estabilidad que ofrecía América Latina hace apenas un año, de la mano de un ciclo de gobiernos liberal-conservadores, ha desaparecido en pocos meses, en algunos casos, como Chile, de manera relativamente sorpresiva, y las políticas de gobierno de esa etapa parecen estar ahora ampliamente cuestionadas.

Tanto desde el punto de vista del análisis de sus causas y dinámicas, como de la respuesta política, ese escenario plantea interrogantes de gran calado: ¿Se trata de crisis de alcance eminentemente local, con causas y agentes ubicados en cada país, aunque coincidentes en el tiempo, o responden a dinámicas regionales y/o globales? Si es así, ¿Son causas estructurales, o dependen de la iniciativa de determinados actores políticos y sociales? Se ha llegado a afirmar que detrás de esas protestas sociales se encontrarían actores externos que estarían conspirando contra la estabilidad política y la prosperidad que habría alcanzado la región al dejar atrás el ciclo de gobiernos progresistas anteriores.

Un análisis riguroso parece indicar que sí hay causas estructurales que son comunes al conjunto de la región: en primer lugar, el ascenso de clases medias y aparición de una amplia franja de población vulnerable ante la recesión económica, que ya está presente, y que suponen una difícil combinación de expectativas en ascenso, y de frustración y descontento al comprobarse que no se pueden materializar. En segundo lugar, un generalizado “malestar en la democracia” que se concreta en una amplia crisis de representación política, de desafección ciudadana y de desconfianza en las instituciones y en las elites, que se ha manifestado ya en el “súper ciclo” electoral de 2017-2019. Ese “malestar” está claramente reflejado en las encuestas de opinión, como el Latinobarómetro, que en su edición 2018 registró los peores indicadores de satisfacción con el funcionamiento de la democracia en la región de los últimos 25 años. Estos factores causales serían también la particular expresión latinoamericana de una dinámica global de desafección y crisis de la democracia, de rechazo a las elites, y de contestación o cuestionamiento de la democracia y el orden liberal internacional que se observa también en otras latitudes.

Ahora bien, esos factores se manifiestan de distinta manera en cada país, y se suman a factores de estructura y de agencia que son propios de cada escenario nacional. Esos factores diferenciadores son clave: explican las importantes variaciones que existen en la región: que haya o no revueltas populares, y sus dinámicas particulares (Ecuador, Chile); o que el descontento se canalice por mecanismos electorales (Argentina); que el motivo de la protesta se relacione más con la desigualdad o la precariedad socio-económica (Argentina, Chile, Ecuador), o con factores políticos o electorales, como el fraude electoral (Bolivia) o la corrupción (Perú).

A la vista de esos factores, la afirmación de algunos líderes políticos de que las protestas hayan sido manejadas desde el exterior es, a todas luces, sencillamente ridícula. Y el recurso a las fuerzas armadas y la apelación al mantenimiento del orden como garantes del poder constituido difícilmente puede ser la solución a problemas sociales y políticos que requieren de ejercicios de diálogo y concertación de amplia base. Refleja, más bien, la incapacidad o rechazo de las elites tradicionales a reconocer demandas sociales legítimas en sociedades aún segmentadas y con una profunda brecha de desigualdad. Ese amplio “malestar en la democracia”, y las protestas a las que ha dado origen, apelan a la reconstrucción del contrato social con mecanismos que aseguren sociedades más inclusivas: Supone una ampliación de la agenda democrática y la exigencia de políticas públicas más amplias, inclusivas, y de mayor calidad, de transparencia y rendición de cuentas de elites e instituciones, un nuevo “pacto fiscal”, y sociedades más abiertas, que permitan el ascenso social y la renovación de las elites.

El periodismo no debería quedar a merced de los intereses de unos y de otros que sobrevuelan nuestra agitada región.

HABLAMOS CON I ROCÍO MONTES

Rocío Montes (Santiago, 1980), es egresada de periodismo de la Universidad de Chile . En 2007 realizó el Máster en Periodismo UAM-El País con beca de la Fundación Carolina. Periodista independiente, corresponsal del diario EL PAÍS en Chile y columnista política del Diario Financiero. En 2018 ganó el premio Alejandro Silva de la Fuente de la Academia Chilena de la Lengua que premia el uso destacado del idioma castellano, un premio que por primera vez lo gana un periodista menor de 40 años. Ha participado en diversos talleres de la Fundación Gabo y en 2012 fue invitada a Nuevos Cronistas 2 en México DF, como la representante chilena de una nueva generación de periodistas latinoamericanos.

 

Foto: Sebastián Utreras

¿En Chile el Estado ha sido capturado por las élites? ¿Es esta una de las causas de la crisis actual?

Lo que ocurre en Chile es un conflicto complejo y multicausal, por lo que nadie actualmente podría hacer un diagnóstico cerrado de lo que originó el estallido del 18 de octubre. Es lo primero que se debe considerar. Pero existen algunos consensos. De partida, parece un hecho evidente que las protestas que se originaron por el aumento del pasaje del metro escondían un malestar mayor que se venía incubando hace décadas. Una porción importante de la población que se siente al margen de la senda de desarrollo de los últimos 30 años y pide bienes sociales públicos al alcance de todos, que permitan tener mejor educación, salud y vejez. En Chile se vive una constante sensación de abuso: de que siempre se le mete la mano al bolsillo a los ciudadanos, aunque no a todos por igual. Hace algunos meses, en un reportaje televisivo se reveló que muchas viviendas de sectores acomodados tanto de regiones como de Santiago pagan menos contribuciones que las que deberían, de acuerdo a la ley. Resulta irritante para la mayoría de la gente de Chile que las paga con tremendo esfuerzo. Pero, lamentablemente, no es un caso aislado. En un país donde la salud y educación pública enfrenta serios problemas, un 70% de la población gana menos de 770 dólares mensualmente y 11 de los 18 millones de chilenos tienen deudas, según cálculos de la Fundación Sol. La vida –sobre todo en Santiago de Chile– se ha vuelto carísima. El precio de la vivienda en la capital ha aumentado hasta un 150% en la última década, mientras los sueldos apenas un 25%, según un estudio de la Universidad Católica. Son parte de los elementos que configuran una especie de tormenta perfecta.

¿Estimas que la deficiencia de la educación durante años es otra de las causas? ¿Por qué?

Lo decía el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, en una reciente columna en el diario EL PAÍS: “Como un edificio que se desploma cuando se destruye uno de sus muros estructurales, lo que vivimos hoy no hubiera ocurrido si no se hubiese arrasado con la educación pública en los niveles básico y medio.  Y eso es lo que se ha venido haciendo por muchos años sin el menor remordimiento”. La dictadura militar (1973-1990) destruyó la educación pública en Chile, por lo que la brecha entre las niñas y los niños chilenos comienza desde el inicio de sus vidas. Y luego, las distancias entre unos y otros se acrecientan, en todos los frentes. No es casual que el descontento en este país haya brotado primero en forma de protestas estudiantiles: en 2006 y luego en 2011.

¿Éste estallido social será un parteaguas en la historia chilena, es decir, que habrá un antes y un después? De ser así, ¿Qué cambios fundamentales se pueden esperar?

Todo está en desarrollo. No me atrevería a predecir nada. Tampoco a cazarme con eslóganes. ¿Quién hace lo que ocurra mañana? Pero existen algunos indicios: esta es la mayor crisis política y social que se haya producido en Chile desde el retorno a la democracia en 1990 y la que ha movilizado a mayor cantidad de gente, al menos en las últimas tres décadas (1,2 millones de personas en una ciudad de siete millones de habitantes, que se concentraron en el centro de Santiago el viernes 25 de octubre). En estos días, a su vez, se ha visto una violencia inédita: “Ni el tránsito de la dictadura de Pinochet a la democracia vio los niveles de destrucción que hemos visto en estos días”, indicó el ex presidente socialista Ricardo Lagos, en entrevista con EL PAÍS. ¿Cambios fundamentales que se podrían esperar? El presidente Sebastián Piñera se ha abierto a un cambio a la Constitución de 1980, redactada en el régimen militar y vigente hasta nuestros días. En el Parlamento, a su vez, se discuten reformas a las pensiones y al sistema tributario, un punto clave que debe abordarse en Chile. La carga tributaria se ha mantenido prácticamente igual en las últimas décadas, en torno al 18% y 20% respecto al producto nacional bruto. Los europeos están todos alrededor del 35-40% y Estados Unidos, en cerca del 30%.

¿Qué tanto han influido actores externos en la crisis chilena, para bien o para mal? ¿Puede hablarse de “efecto contagio”? 

No tengo elementos para afirmar o negar la presencia de actores externos en la crisis chilena. Pero dos puntos interesantes: uno de los fiscales que investiga los ataques al metro de Santiago –con pérdidas valoradas en 376 millones de dólares– señaló que se usaron acelerantes para el fuego (aunque no se sabe si estaban o no en el mercado local), que hubo simultaneidad en los ataques y que se revisan cámaras de hasta 7 días antes del 18 de octubre. Es decir, que se trabaja con la hipótesis de que la destrucción no fue simplemente producto de la protesta desbordada. Un segundo asunto tiene relación a la pregunta: ¿gran conspiración o un gran contagio? Las dos, señalaba Moisés Naim en EL PAÍS. Los disparadores de las protestas son muy locales, explicaba (el pasaje del metro en Chile, por ejemplo). Una vez que toman fuerza, es muy probable que agentes de regímenes adversos al Gobierno hagan cuanto puedan por apoyar a quienes protestan.

 

¿Cuál es el futuro de Sebastián Piñera?¿Qué actores se vislumbran en el panorama chileno como posibles sucesores con capacidad de diálogo y de generar nuevos consensos?¿Ésta crisis impulsa a algún nuevo movimiento en particular?

No parece posible ni menos aún probable que Sebastián Piñera no termine su mandato, aunque determinados sectores busquen su salida. Además, en ese caso hipotético, ¿quién lo reemplazaría? Parte del problema de Chile es que no existen liderazgos en la política y que las instituciones democráticas –el Gobierno, el Parlamento, los partidos– no tienen la confianza de los ciudadanos. Nadie –ni la derecha ni la izquierda ni el centro– puede decir que representa lo que ocurre en la calle. Ni el Frente Amplio (que mira a Podemos en España) que nació justamente luego de las protestas sociales de 2011. Si el presidente tiene un 13% de popularidad, los partidos están todos en torno a esas cifras e incluso peor.

 

¿Por qué se protesta ahora y no antes?

No es la primera vez que se protesta. En 2006 estalló el movimiento de los secundarios. En 2011, también hubo movilizaciones, encabezadas por los estudiantes universitarios, pero a las que se sumaron múltiples actores de la sociedad civil con demandas diferentes, como la de las pensiones. El malestar no es nuevo ni necesariamente contra este Gobierno, sino contra un tipo de sociedad. ¿Podría haber ocurrido en una Administración que no fuese ésta? Imposible saberlo. Pero hubo al menos asuntos que empujaron a la indignación que se manifiesta, ahora, con tanta fuerza. Al anunciar las cifras del IPC de septiembre, el removido ministro de Hacienda, Felipe Larraín, hizo un llamamiento “a los románticos” a comprar flores, que habían disminuido su precio. Fue al menos una provocación para la inmensa mayoría de la población. Lo mismo que las palabras de Juan Andrés Fontaine, que lideraba el Ministerio de Economía, que indicó que los habitantes de Santiago podían levantarse todavía más temprano para ir a sus trabajos y, de esa forma, no verse afectados por el alza de la tarifa del metro. Sus palabras fueron también una bofetada para los ciudadanos que, en promedio, pueden llegar a tardar hasta dos horas en traslados cada mañana en la capital. Las contribuciones rebajadas que el presidente Piñera pagaba en una de sus casas de descanso –que se conoció hace algunos meses– tampoco ayudaron.

¿La política chilena se está polarizando o cabe vislumbrar la posibilidad de alcanzar consensos de Estado?

Lo que se observa en estos días en la sociedad chilena: intolerancia,  descalificación, irresponsabilidad. Está por verse si las instituciones democráticas estarán a la altura de las circunstancias.

Ante la pobre salud de la democracia en América Latina en la actualidad, ¿Cuál es el papel que pueden jugar los medios de comunicación?

No me gusta dar lecciones a nadie ni pontificar sobre el oficio. Pero como me enseñaron mis grandes maestros, el primero de ellos, el fallecido Miguel Ángel Bastenier, a quien perdimos demasiado pronto: los periodistas debemos informar con rigurosidad y ayudar a comprender este tipo de fenómenos complejos. Este momento no es de blancos y negros, a mi juicio, sino de una complicada realidad en escala de grises ­–con distintos elementos– que es necesario contar y explicar. El periodismo no debería quedar a merced de los intereses de unos y de otros que sobrevuelan nuestra agitada región.

¿Cuál fue tu experiencia en el master de periodismo EL PAÍS-UAM y posteriormente en la redacción de Madrid?. ¿Algún mensaje para los becarios de esta promoción?

La beca de la Fundación Carolina marcó para siempre mi formación y mi carrera. Siempre estaré agradecida de la oportunidad. Tenía 26 años, recién comenzaba en el oficio y sin su ayuda jamás podría haber estudiado el Máster de Periodismo de EL PAÍS, el periódico donde aprendí y sigo aprendiendo. Tuve grandes maestros en la sala de clases. Por ejemplo: Sol Gallego, Joaquín Estefanía, Belén Cebrián, Macu de la Cruz, Camilo Valdecantos. Y luego, en la redacción, tuve el privilegio de aprender de gente estupenda: Carlos Castro, Sol Fuertes, Victorino Ruiz de Azúa, entre tantos otros. Muchos de mis mejores amigos los conocí en Madrid entre 2007-2009, que no solo son grandes profesionales, sino grandísimas personas. ¿Un mensaje para los becarios de esta promoción? Disfruten cada día como que fuera el último, porque luego deben regresar a sus países a poner en práctica lo aprendido gracias a la Fundación Carolina. Cuando faltan las fuerzas, recordar el cielo azul de Madrid y sus nubes, sirve como un gran empujón.

Éxito de la convocatoria de becas institucionales Belisario Betancur – Jóvenes talentos- Fundación Carolina, dirigida a profesionales afrocolombianos

El pasado 31 de octubre se cerró la convocatoria del programa de becas institucionales Belisario Betancur – Jóvenes talentos, dirigido a cincuenta profesionales afrocolombianos, que podrán realizar cursos en áreas de la Economía Naranja gracias al convenio firmado por el Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (ICETEX) y la Fundación Carolina. Se trata de un convenio de cooperación que permitirá que los jóvenes seleccionados accedan con beca a cursos cortos de la Escuela de Verano de la Universidad Complutense de Madrid en julio de 2020 en áreas como creatividad, innovación, turismo, marketing, cine y humanidades. La Escuela Complutense de Verano es una actividad formativa de la Universidad Complutense de Madrid, que consiste en el desarrollo de cursos superiores especializados a lo largo de tres semanas del mes de julio.

Los cursos responden a cuatro bloques temáticos: Ciencias de la Salud, Ciencias Experimentales, Ciencias Sociales y Humanidades. Tienen una duración de tres semanas en el mes de julio, 75 horas lectivas que se reconocen en un diploma oficial Complutense a la finalización de los mismos.

ICETEX y la Fundación Carolina Colombia se encargarán de evaluar las candidaturas, junto a expertos independientes un experto independiente en el área objeto del programa, que serán nombrados por ambas instituciones. Los resultados serán comunicados a los candidatos antes del 30 de noviembre.

 

En esta primera edición se han recibido 4.261 solicitudes, distribuidas entre los diez programas incluidos en la oferta académica:

Programa Nº de solicitudes
Dirección y gestión de proyectos 825
Aprender a emprender: competencias para la creación de empresas y elaboración de planes de negocio 565
Gestión de proyectos culturales 507
Creación y desarrollo de pequeñas empresas 495
Relaciones internacionales, diplomacia y medios de comunicación 467
Creatividad e innovación en comunicación digital y redes sociales 384
Dirección comercial y marketing 4.0. Un enfoque innovador en la era digital 346
El arte como terapia en diferentes contextos sociales 344
Creación literaria dirigida al mercado cultural 196
El derecho de autor en el siglo XXI 132

 

Fundación Carolina, ICEI y Casa de América organizan el seminario Ciencia, tecnología e innovación para el cumplimiento de los ODS

El seminario ‘Ciencia, Tecnología e Innovación para el cumplimiento de los ODS en Iberoamérica’ tiene como objetivo fomentar el diálogo entre analistas e instituciones encargadas de promover el flujo de conocimiento en pro del desarrollo sostenible en Iberoamérica. Los esfuerzos de la región iberoamericana en la generación y absorción de conocimiento resultan ser un elemento clave para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo en el marco de la Agenda 2030. Una de las cuestiones fundamentales es avanzar en una mejor comprensión de las oportunidades de producción del conocimiento y transmisión en el marco de los sistemas nacionales de innovación y de la cooperación internacional.

Organizado por el Instituto Complutense de Estudios Internacionales, Casa de América y Fundación Carolina, tendrá lugar el 19 de noviembre en Casa de América.


Programa

10.00 Sesión de apertura
Participan
Aina Calvo, directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)
José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina
Mariano Jabonero, Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI)
Isabel Álvarez, directora del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI)

10.30 Conferencia
Generación y transferencia de conocimiento, ODS y desarrollo
A cargo de Gabriela Dutrénit, profesora de la Universidad Autónoma de México-Xochimilco

11.30 Pausa Café  

12.00  Panel
Internacionalización y cooperación en Ciencia, Tecnología e Investigación para el desarrollo
Participan
Ángeles Valbuena, Departamento de Acción Tecnológica Exterior del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI)
Miriam Ciscar, Jefa del Departamento de Cooperación Sectorial de AECID
Ana Capilla, Coordinadora de Educación Superior, ETP y Ciencia de OEI
Hugo Camacho, secretario general de la Fundación Carolina
Isabel Álvarez, directora del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI)

13.30 Clausura
A cargo de José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina

 

Fecha: martes 19 de noviembre de 2019.
Hora: 10.00-14.00.
Confirmación de asistencia aquí.
Acreditaciones a medios en prensa@casamerica.es

Descargar programa

En Endesa cumplimos juntos

Endesa orienta su estrategia de negocio a dar respuesta a los principales retos ambientales, sociales y éticos que afronta la sociedad en la que desarrolla su actividad y específicamente los que aborda el sector energético, que juega un papel esencial para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible. Tomando en consideración estos grandes retos, define el modelo de negocio sostenible de la compañía, integrado en toda la cadena de valor de la energía y caracterizado por la digitalización y la promoción de una economía baja en carbono, y hace posible y apoya la labor social de su fundación, que refuerza aún más la estrategia de responsabilidad social de la compañía.

ENDESA asume los principales marcos de referencia internacionales promovidos por las Naciones Unidas para la gestión sostenible como agente clave en el proceso de construcción de un nuevo modelo energético global y sostenible. Así, mantiene un firme compromiso con los Diez Principios del Pacto Mundial, los Principios Rectores sobre Empresa y Derechos Humanos y con los Diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible.

ENDESA fue una de las primeras empresas españolas en adherirse al Pacto Mundial, en concreto en 2002, incorporando los principios del mismo en sus normas de Integridad Corporativa, política y estrategia de sostenibilidad y extendió este enfoque a todas las geografías en las que está presente.

ENDESA colaboró en la elaboración de la Agenda de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, se encuentra firmemente comprometida con ella y reconoce la oportunidad histórica que suponen los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la implicación del sector privado para superar los principales desafíos a los que la sociedad se enfrenta, desde la lucha contra el cambio climático hasta la erradicación de la pobreza y el progreso económico y social. Esta visión es compartida dentro del Grupo ENEL, que se ha comprometido públicamente a contribuir de forma específica con 4 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. ENDESA, por su parte, asume estos compromisos y los adapta al contexto en el que opera. De este modo, desde que en 2016 anunciara su contribución específica a la Agenda 2030, la compañía ha seguido avanzando respecto a su compromiso con 4 objetivos que inciden directamente en su propio modelo de negocio:

Asimismo, ENDESA también contribuye a los compromisos alcanzados por el Grupo Enel en lo referido a los ODS 4 y ODS 8 a través de sus proyectos socia­les y los desarrollados por su Fundación.

 

 

Estos seis son los ODS más priorita­rios para ENDESA y, por tanto, sobre los que pone un mayor énfasis, pero actúa también de forma decidida sobre algu­nos otros de los 17 Objetivos, sobre los que viene fijando objetivos y reportando desde la aparición de los ODS. Para ello, el Plan de ENDESA de Sostenibilidad 2019-2021 determina la hoja de ruta de los próximos 3 años para contribuir a la Agenda 2030, alineando por tanto su es­trategia de sostenibilidad a este marco universal.

Recientemente, Endesa ha lanzado una potente campaña de Comunicación interna dirigida a sus empleados, coincidiendo con el cuarto aniversario de la aprobación en de los ODS. La campaña cuenta con un triple objetivo: dar a conocer los ODS a los empleados, dar a conocer el compromiso de ENDESA con los ODS y movilizar al empleado a la acción por medio de acciones de voluntariado corporativo, promovidas desde la propia compañía y desde su fundación.

Para ello se ha creado una red de Embajadores de ODS entre los empleados, que se van a ocupar de difundir el mensaje de Endesa y su contribución a la Agenda 2030 y de movilizar al resto de empleados. Durante más de un año, y después de una reunión inicial de lanzamiento con la participación de la primera línea directiva de la compañía, se realizarán reuniones mensuales con todos los embajadores en las que cada mes, uno de los ODS será el protagonista y toda la temática de la reunión irá relacionado con ese ODS: Un mayor detalle de en qué consiste el ODS, cómo Endesa contribuye a su cumplimiento, qué proyectos se llevan a cabo en la empresa y qué puede hacer el empleado de forma individual para contribuir a su cumplimiento. Para dar mayor difusión a la iniciativa y promover la involucración de todos los empleados, además de los elementos de comunicación internos generalistas, se han desplegado elementos gráficos en las sedes de Endesa en los distintos territorios y en cada reunión mensual tendrá también protagonismo un territorio específico albergándola.

Reunión del Patronato y Consejo Directivo de la Fundación Carolina 2019

 

El 22 de octubre del 2019 se llevó a cabo en la Residencia del Embajador de España, la reunión del Patronato y del Consejo Directivo de la Fundación Carolina Colombia, con el objetivo de presentar los avances del plan de acción y las nuevas iniciativas que recientemente se han puesto en marcha.

El encuentro contó con la participación de Pablo Gómez de Olea Bustinza, Embajador de España en Colombia; Daniel Haime Gutt, Presidente de la Fundación Carolina Colombia; José Antonio Sanahuja, director de la Fundación Carolina, así como los miembros del Patronato José Alejandro Cortés, Pedro Gomez Barrero, Manuel de La Cruz, Carlos Enrique Cavelier, Rubén Darío Lizarralde, los miembros del Consejo Directivo Guillermo Carvajalino Sánchez, Jerónimo Castro Jaramillo e Ignacio De Guzmán Mora y Carolina Olarte, directora de la Fundación Carolina Colombia.

José Antonio Sanahuja presentó los avances en cada una de las líneas de acción de la Fundación Carolina, resaltando los resultados de la convocatoria general de becas 2019-2020, en donde se registraron más de 55.000 solicitantes interesados en becas de posgrado y más de 400 solicitudes de becas de doctorado en el ámbito Iberoamericano. Enfatizó los beneficios de la cooperación con la Secretaría General Iberoamericana – SEGIB, a través del cual se desarrolló un programa de becas para estancias de investigación, donde el 60% de las becas de las áreas STEM (ciencias, tecnología, matemáticas e cngeniería) fueron destinadas a mujeres, y la acción conjunta con entidades como la Fundación Yuste o la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

Así mismo, destacó el fortalecimiento del Programa Internacional de Visitantes, con iniciativas como Jóvenes Líderes Iberoamericanos 2019 que tuvo una gran acogida por parte de S.M. El Rey Felipe VI, e iniciativas futuras como el Programa de Periodismo Iberoamericano. Como mensaje clave, contextualizó la importancia de la construcción de iniciativas formativas que promuevan el cumplimiento de la Agenda 2030.

Por su parte, Carolina Olarte, directora de la Fundación Carolina Colombia, presentó el avance de las actividades del plan de acción, destacando el Programa de Becas Belisario Betancur y los resultados del informe realizado con el apoyo de la Fundación Bolívar Davivienda y Compartamos con Colombia sobre el impacto del trabajo de la Fundación y las perspectivas de sostenibilidad financiera. Asimismo, presentó las gestiones que se han puesto en marcha para acoger las recomendaciones del estudio, a partir de la identificación de sinergias entre las prioridades de formación del Plan Nacional de Desarrollo y la Agenda 2030.

La directora presentó el evento benéfico que se realizará a principios de diciembre en la residencia del Señor Embajador, con la participación de la artista flamenca, Clara Montes, extendiendo la invitación a todos los asistentes.

El presidente Daniel Haime Gutt, compartió con los asistentes los buenos oficios realizados por Pedro Gómez Barrero, para invitar a Luis Carlos Arango, a formar parte del Patronato, propuesta que fue acogida por todos los miembros presentes.

Los miembros del Patronato y del Consejo Directivo, manifestaron su disposición para continuar apoyando las labores y proyectos de la Fundación en Colombia, y la necesidad de seguir construyendo ese camino que permite liderar la formación de talento en el país a través de la promoción de las relaciones culturales y la cooperación en el ámbito científico y educativo con España.

 

Seminario ‘Hacer frente a la violencia y a la inseguridad ciudadana en América Latina y el Caribe’ en ‘Diálogos con América Latina’

El lunes 14 de octubre se celebró el seminario «Hacer frente a la violencia y a la inseguridad ciudadana en América Latina y el Caribe» en el marco del ciclo que organizan Fundación Carolina y Casa de América  «Diálogos con América Latina«. El acto, moderado por Juan Pablo de Laiglesia, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe en funciones (SECIPIC), contó con la participación de Francisco Rojas Aravena, rector de la Universidad para la Paz (UPAZ) de Naciones Unidas, y Erika Rodríguez, coordinadora del panel de América Latina de la Fundación Alternativas.

Este seminario giró en torno a uno de los principales componentes del Objetivo de Desarrollo (ODS) 16, la paz, la seguridad y la erradicación de la violencia en todas sus formas, que por su alta incidencia condiciona en muchos países de América Latina y el Caribe al conjunto de la Agenda 2030 y a las mismas bases de la convivencia, el Estado de derecho y la vida democrática.

Juan Pablo de Laiglesia, destacó que el ODS 16 entraña toda la problemática de metodología y aproximación conceptual de la Agenda 2030: «Es un prerequisito para el cumplimiento del resto de ODS». La violencia y la inseguridad ciudadana son una afrenta al desarrollo sostenible. A lo largo del seminario, se trataron temas como los homicidios (las tasas más altas se dan en América Latina y el Caribe), el crimen organizado, la corrupción, el tráfico de drogras, el acceso a las armas, las rutas migratorias, la polarización regional, el papel de la cooperación internacional, así como de la debilidad institucional y de la importancia de la democracia en la región.

Francisco Rojas habló del Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2019 de Naciones Unidas, que respecto al ODS 16 dibuja un panorama poco esperanzador, ya que destaca que «en los últimos años, no se ha hecho ningún avance importante que contribuya a poner fin a la violencia, promover el estado de derecho, reforzar las instituciones en todos los niveles ni aumentar el acceso a la justicia». Además, entre otros temas destacó que en muchas zonas de América Latina, el Estado no tiene presencia, y que uno de los factores de éxito para terminar con la violencia es: «Más y mejor gobierno local y más y mejor gobierno nacional, porque ello es lo que permite más democracia».

Por su parte, Erika Rodríguez destacó que «la violencia es un mecanismo de exclusión social. El Estado es partícipe y se beneficia de la violencia en América Latina. Es un “orangután con chaqué». También subrayó que «urge pensar para el largo plazo, ya que la política de mano dura no ayuda», añadiendo que «no hay fórmulas mágicas: el problema de la violencia es multifactorial e intergeneracional.»

Álbum de fotos y vídeo:

Quinta jornada de bienvenida a becarios de la convocatoria 2019-2020

El lunes 14 de octubre se ha celebrado la quinta jornada de bienvenida de becarios de la convocatoria 2019-2020 en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. En ella, han participado 50 becarios, procedentes de 13 países, que estudiarán másteres relacionados con las áreas de Ciencias y Tecnologías, Energía y Medio Ambiente, Ciencias de la Salud, Economía y Finanzas, Ciencias Sociales, Artes y Humanidades, así como investigaciones que realizarán en diferentes universidades y centros de investigación de 10 provincias de España.

La jornada ha dado comienzo con las palabras de bienvenida de Juan José Martín, jefe del área de Formación y Desarrollo Tecnológico de Fundación Carolina. Tras ello, se han presentado los Programas de Formación, Vivir en España y Comunicación y Red Carolina, para después explicar los procedimientos administrativos y las relaciones con la Fundación que conlleva la concesión de la beca.

 

 

Bases de la convocatoria de Premios Universidad, conocimiento y Agenda 2030 para Trabajos de Fin de Grado y Trabajos de Fin de Master

Premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030”para Trabajos de Fin de Grado y Trabajos de Fin de Máster

1ª Edición 2019

 FC- AECID – Crue Universidades Españolas

Con el fin de distinguir a los/as estudiantes que hayan realizado sus Trabajos de Fin de Grado (TFG) o sus Trabajos de Fin de Máster (TFM) en cualquier área de conocimiento y, necesariamente, bajo una o varias de las temáticas cubiertas por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, la Fundación Carolina (FC), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue Universidades Españolas), instituyen los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030”. La concesión de los premios, uno otorgado a la categoría TFG, y otro a la categoría TFM, se rigen por la siguiente normativa.

Artículo 1.- Objeto

Los premios serán concedidos a estudiantes de grado o de postgrado cuyos trabajos de sus respectivos fines de ciclo se adscriban temáticamente a uno o varios de los 17 ODS de la Agenda 2030 (reflejados en el Anexo). Podrán presentarse trabajos, bien de contenido práctico, bien teórico, de todas las áreas de conocimiento, según la siguiente clasificación:

  • Ciencia y Tecnologías de la Comunicación
  • Energía, Medio Ambiente e Infraestructuras
  • Ciencias de la Salud
  • Economía y Finanzas, Organización empresarial y Desarrollo
  • Ciencias Sociales y Jurídicas
  • Artes, Humanidades y Comunicación

Los premios serán otorgados por la dirección institucional de la FC, la AECID y la Crue Universidades Españolas, previo informe de la Comisión Evaluadora que a tal efecto se organice.

La candidatura a los premios es compatible con cualquier otra a la que opte el/la solicitante, o con la concurrencia a cualquier otra convocatoria, beca o subvención.

La presentación de la solicitudes para optar a los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030” de la FC-AECID-Crue Universidades Españolas, supone la aceptación del contenido de las presentes Bases.

 

Artículo 2.- Requisitos

Podrán ser candidatos a la obtención de los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030” los/las estudiantes que cumplan los siguientes requisitos:

  • Poseer la ciudadanía de un país miembro de la Comunidad Iberoamericana o de cualquier Estado de la Unión Europea.
  • Haber finalizado los estudios destinados a la obtención del título (Grado o Máster) durante el curso académico 2018-2019.
  • Haber defendido el TFG o el TFM en un centro del sistema de educación superior español integrado en la Crue Universidades Españolas.
  • Haber redactado el TFG o el TFM en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado español y haber sido realizado por un único autor/a. Se admitirán asimismo trabajos escritos en inglés.
  • Haber sido calificado, en cualquiera de las dos categorías, con una nota no inferior de 8 sobre 10, o una calificación porcentualmente equivalente.
  • Haber realizado el TFG o el TFM tomando como referencia una o varias de las materias que abarcan los 17 ODS de la Agenda 2030.

Artículo 3.- Plazo y forma de presentación

El plazo de solicitudes para ambas categorías (TFG y TFM) comienza el 15 de octubre de 2019 y finaliza el 30 de noviembre de 2019 (ambos inclusive), a las 24.00h. Los/las solicitantes que concurran a los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030” de la FC-AECID-Crue Universidades Españolas, deberán presentarse a través de la plataforma tecnológica habilitada a este efecto en la página web de la FC, aportando la siguiente documentación:

  • Memoria íntegra del TFG o del TFM.
  • Certificación oficial que refleje la calificación del TFG o del TFM.

En la plataforma se habrán de completar los siguientes datos: título del TFG o del TFM; resumen de su contenido (300 palabras máximo); el/los ODS que se aborden; la calificación, la institución en la que se ha defendido el trabajo, y el área de conocimiento en el que este se inserta.

El incumplimiento del plazo o la falta de algún documento indicado será motivo de exclusión del/la solicitante en el proceso de evaluación.

Artículo 4.- Comisión Evaluadora y criterios de evaluación

La Comisión Evaluadora estará formada por un representante de cada una de las instituciones convocantes y tres especialistas independientes que estas determinen. En el proceso de evaluación se podrá recabar el apoyo de los comités de selección del programa de formación de la FC. La decisión será colegiada, e inapelable. La Comisión atenderá a los siguientes criterios para valorar los TFG y los TFM:

  • Creatividad y originalidad del tema (15%)
  • Fundamentación, en su caso, del marco teórico y metodología (10%)
  • Estructuración del trabajo y claridad expositiva (15%)
  • Referencias, fuentes, bibliografía y /o documentación utilizada (10%)
  • Contribuciones al área de conocimiento (20%)
  • Aportaciones conceptuales y/o implicaciones prácticas del TFG o del TFM a los ODS de la Agenda 2030 (30%)

 

Artículo 5.- Publicación del fallo

El fallo de los trabajos premiados, comunicado a través de la plataforma tecnológica, será debidamente razonado a partir de los criterios establecidos. La Comisión podrá otorgar un accésit en cada categoría. La FC, la AECID y la Crue Universidades Españolas informarán conjuntamente del fallo de los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030” a fecha 28 de febrero. La entrega de los premios se realizará en acto público que se comunicará oportunamente. Los trabajos premiados recibirán un diploma acreditativo y serán publicados en papel y en soporte electrónico en las páginas web de la FC, la AECID y la Crue Universidades Españolas, haciendo mención al premio otorgado, bajo ISSN.

 

Artículo 6.- Protección de datos de carácter personal

Los/las participantes quedan informados de que sus datos personales a los que la FC, AECID y la Crue Universidades Españolas tengan acceso como consecuencia de la participación en la convocatoria, se incorporan al fichero de dichas entidades, autorizando a estas al tratamiento de los que sean necesarios para su utilización en relación a los premios “Universidad, conocimiento y Agenda 2030”.

 

ANEXO

 Agenda 2030

Se trata la agenda internacional coordinada por Naciones Unidas que define los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el periodo 2016-2030. Gira en torno a cinco ejes centrales: planeta, personas, prosperidad, paz y partenariados, denominadas las “5 P”. Los 17 ODS se desarrollan en 169 metas y están orientadas a erradicar la pobreza, extender el acceso a los Derechos Humanos, y lograr un desarrollo económico global sostenible y respetuoso con el planeta y los recursos que ofrece.

Objetivo 1: Fin de la pobreza

Objetivo 2: Hambre cero

Objetivo 3: Salud y bienestar

Objetivo 4: Educación de calidad

Objetivo 5: Igualdad de género

Objetivo 6: Agua limpia y saneamiento

Objetivo 7: Energía asequible y no contaminante

Objetivo 8: Trabajo decente y crecimiento económico

Objetivo 9: Industria, innovación e infraestructuras

Objetivo 10: Reducción de las desigualdades

Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles

Objetivo 12: Producción y consumo responsables

Objetivo 13: Acción por el clima

Objetivo 14: Vida submarina

Objetivo 15: Vida de los ecosistemas terrestres

Objetivo 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

Objetivo 17: Alianzas para lograr los objetivos

Para más información:

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/sustainable-development-goals/

 

Abierta la convocatoria de becas institucionales Belisario Betancur – Jóvenes talentos- Fundación Carolina, dirigida a profesionales afrocolombianos

Cincuenta profesionales afrocolombianos podrán acceder con beca a cursos cortos en áreas de la Economía Naranja gracias al convenio firmado por ICETEX y la Fundación Carolina en el marco del programa de becas institucionales Belisario Betancur.

Se trata de un convenio de cooperación que permitirá que los jóvenes seleccionados accedan con beca a cursos cortos de la Escuela de Verano de la Universidad Complutense de Madrid  en áreas como creatividad, innovación, turismo, marketing, cine y humanidades.

La convocatoria tendrá su fase de inscripciones entre el 8 y 31 de octubre de este año a través del sitio web de la Fundación Carolina, en el siguiente enlace 

Los cursos tendrán lugar en julio de 2020.

Dotación económica

Las becas cubren los siguientes gastos para los beneficiarios:

  • Importe de la matrícula
  • Tiquetes de avión Bogotá-Madrid-Bogotá
  • Seguro médico no farmacéutico.
  • Ayuda para alojamiento y manutención para 40 becarios por valor de 300 € y 10 cupos en el Colegio Mayor Miguel Antonio Caro, residencia estudiantil ubicada en la capital española, para los becarios restantes.

Requisitos:

  • Tener nacionalidad colombiana y residir en Colombia.
  • Contar con título universitario de grado a nivel profesional.
  • Tener Certificado de Autoreconocimiento como Miembro de la Población Negra, Afrocolombiana, Raizal y Palenquera, expedido por el Ministerio del Interior. (Para conocer más de este trámite, puede hacerlo en mininterior.gov.co/tramites-servicios/comunidades-negras).
  • No tener la residencia en España.
  • Disponer de un correo electrónico.

 

Oferta académica para la Economía Naranja

Los cursos ofrecidos por esta Universidad y que hacen parte de las becas contempladas en el Convenio son los siguientes:

  1. Aprender a emprender: competencias para la creación de empresas y elaboración de planes de negocio
  2. Creación y desarrollo de pequeñas empresas
  3. Creatividad e innovación en comunicación digital y redes sociales
  4. Dirección comercial y marketing 4.0. Un enfoque innovador en la era digital
  5. Dirección y gestión de proyectos
  6. El derecho de autor en el siglo XXI
  7. Relaciones internacionales, diplomacia y medios de comunicación
  8. Creación literaria dirigida al mercado cultural. Escritura creativa, análisis de estilo y corrección de textos.
  9. El arte como terapia en diferentes contextos sociales
  10. Gestión de proyectos culturales

 

Cronograma de actividades de la convocatoria:

La convocatoria establece las siguientes actividades para la selección de los colombianos seleccionados:

  • Fase de inscripción: 8 al 31 de octubre de 2019.
  • Proceso de selección: 4 al 15 de noviembre de 2019
  • Plazo máximo de notificación de admisiones y adjudicación de becas: 30 de noviembre de 2019.
  • Formalización de matrículas, gestión de billetes aéreos y seguros médicos: Entre enero y febrero de 2020.

–           Realización de los cursos: Julio de 2020.

La contribución del ICO a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

JOSÉ CARLOS GARCÍA DE QUEVEDO

Presidente del Instituto de Crédito Oficial

El sector financiero juega un papel importante a la hora de alcanzar los ODS de Naciones Unidas, ya que su actividad tiene un alto potencial de incidir sobre su consecución. Entre los ODS en los que el sector financiero puede tener un mayor impacto positivo destacan la erradicación de la pobreza, el empleo digno, el crecimiento económico, la reducción de la desigualdad, el fomento de las energías renovables, la lucha contra el cambio climático o el impulso de la innovación.

Los ODS cobran especial relevancia en una entidad financiera pública como ICO, cuya principal función es promover actividades económicas que impulsen el crecimiento económico sostenible, la mejora de la distribución de la riqueza nacional y la generación de empleo.

La actividad del ICO está perfectamente alineada con los ODS y por tanto, éstos tienen reflejo en las actividades, productos y servicios que desarrollamos, tanto interna como externamente.

En el marco de nuestra actual estrategia global, hemos afianzado el compromiso del Grupo ICO (incluyendo AXIS, la sociedad de capital riesgo participada en su totalidad por el ICO y la Fundación ICO) con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el año 2018 el Grupo ICO ha incluido criterios de sostenibilidad en el desarrollo de su actividad como eje vertebrador y transversal en todas sus facetas -tanto en sus operaciones de activo y pasivo, como en su organización y funcionamiento interno- y como parte esencial de las políticas de Responsabilidad Social Empresarial del Instituto.

El ICO impulsa proyectos empresariales innovadores y sostenibles, tanto en España como en terceros mercados, que hacen crecer a nuestro país y que contribuyen directamente a la consecución de los 17 objetivos de desarrollo sostenible. La actividad del ICO está especialmente definida por los ODS números 8 y 9 que hacen referencia al crecimiento económico sostenible, a la generación de empleo de calidad, y al fomento de las infraestructuras, la industrialización y la innovación. Asimismo se presta especial atención a todos aquellos aspectos de los objetivos relacionados con la sostenibilidad social y medioambiental,  especialmente a los que impulsan la transformación ecológica y contribuyen a la lucha contra  el cambio climático.

En la parte de activo, como banco público de promoción, ICO dedica especial atención a proyectos de energías renovables, infraestructuras sostenibles, que incluyen redes de transporte, logística y TIC e instalaciones sociales sanitarias y educativas.

Recientemente el ICO ha concedido sus primeros tres préstamos verdes (dos a Iberdrola y uno a Endesa). Esta modalidad de financiación está destinada a facilitar inversiones en materia de eficiencia energética o que fomenten la producción de energía a partir de fuentes renovables. El ICO, para calificar una operación como “verde”, se guía por los criterios establecidos por la Loan Market Association (LMA).

En la parte de pasivo el ICO es actualmente uno de los emisores de referencia en el sector de emisiones sostenibles. El ICO fue pionero y actualmente es líder en el mercado de bonos sociales. Desde 2015 ha realizado cinco transacciones por importe superior a 2.550 millones de euros para financiar los proyectos de autónomos y pymes localizados en comunidades autónomas con un PIB per cápita inferior a la media española.

Además, en el año 2019 ha lanzado su primera emisión de bonos verdes por importe de 500 millones de euros para financiar actividades, inversiones y proyectos de empresas españolas que contribuyan a la protección del medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático.

El compromiso con el crecimiento económico sostenible es un sello distintivo de todo el Grupo ICO. AXIS ha lanzado una nueva iniciativa en 2019: sostenibilidad e impacto social a través de Fond-ICO Pyme por un importe objetivo de 50 millones de euros. La inversión está dirigida a entidades de capital privado que inviertan en compañías que desarrollen proyectos con un impacto social y/o ambiental y de economía circular significativo.

Asimismo, cabe destacar el papel que desempeñó el Grupo  ICO como institución anfitriona  de la 49 Asamblea de ALIDE,  que reunió en  mayo a la comunidad financiera de desarrollo internacional para analizar estrategias, mecanismos y alternativas que permitan dinamizar las relaciones de cooperación financiera y técnica entre los países de Latinoamérica y la Unión Europea, prestando especial atención a la consecución de los ODS, la agenda birregional de cooperación para el desarrollo y las barreras que afectan el intercambio comercial.

La Fundación ICO también contribuye con el cumplimiento de los ODS y el fomento de las relaciones entre Europa y Latinoamérica, al estimular la cooperación y el entendimiento entre instituciones, empresas y personalidades europeas e iberoamericanas. La Fundación ICO ha colaborado en seminarios como los organizados recientemente con la Fundación Carolina sobre “La Agenda 2030 y el desarrollo en Iberoamérica y los retos para las políticas de cooperación internacional”, o la participación en la VI edición del encuentro anual de Empresas Multilatinas, de la UIMP de Santander.

Con todas estas iniciativas, el ICO promueve la creación de valor tanto económico como ambiental y social, que catalice un desarrollo sostenible de la economía, contribuyendo a la desaparición de las desigualdades y al mantenimiento de un estado de bienestar social global.

Todas estas actuaciones se enmarcan con las políticas públicas reflejadas a nivel internacional en la Agenda 2030 e implementadas a nivel nacional en la Agenda del Cambio.

 

José Carlos García de Quevedo

Presidente del Instituto de Crédito Oficial

 

Naturgy y el cumplimiento del ODS 1: “Fin de la pobreza”

Naturgy ha desarrollado desde siempre una política proactiva contra la pobreza energética. Desde 2017, la compañía energética cuenta con un Plan de Vulnerabilidad Energética con más de 20 medidas para sistematizar la gestión de los clientes vulnerables y fortalecer la colaboración con las entidades del Tercer Sector y la comunicación con los Servicios Sociales. El plan, dotado con una inversión de 4,5 millones de euros, fue el primero de estas características lanzado por una compañía energética en España y sigue vigente todavía.

Gracias a su Plan de Vulnerabilidad Energética, Naturgy garantizó el suministro a más de 26.500 familias vulnerables en España a lo largo de 2018, con medidas como el aplazamiento y fraccionamiento del pago de facturas, la colaboración con Servicios Sociales para la identificación de los clientes vulnerables o la gestión del bono social.  Así mismo, la compañía cuenta con un teléfono específico de atención para ayudar a sus clientes en situación de vulnerabilidad (900 724 900). El año pasado el teléfono atendió más de 142.000 llamadas relacionadas con posibles casos de pobreza energética.

Por su parte, la Fundación Naturgy desarrolla, desde sus inicios, programas de Acción Social tanto en el ámbito nacional como internacional, impulsando medidas para ayudar a paliar la vulnerabilidad energética mediante la formación y acción directa con voluntarios y la colaboración con entidades del Tercer Sector como Cruz Roja y Cáritas, entre otras.

Entre sus programas se incluyen el Fondo Solidario de Rehabilitación Energética, una iniciativa solidaria para mejorar las condiciones de vida de las personas y familias en situación de vulnerabilidad mediante la rehabilitación de sus hogares; la Escuela de Energía, que forma en temas energéticos a trabajadores sociales de entidades públicas, ONGs y familias con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad; el Voluntariado Energético, en el que empleados y exempleados voluntarios de la compañía asesoran directamente a personas en situación de vulnerabilidad energética.

Gracias al Fondo Solidario de Rehabilitación Energética, la Fundación Naturgy ya ha realizado actuaciones para mejorar la eficiencia energética en 600 viviendas de familias vulnerables, y está trabajando en otros 400 proyectos. En materia de formación, la Escuela de energía ha formado, desde su puesta en marcha a mediados de 2017, a más de 17.000 personas en municipios de toda España. Y a través del Programa de voluntariado, que cuenta con cerca de 500 empleados adheridos, la Fundación ha ayudado a más de 3.000 familias a mejorar sus conocimientos en materia de energía y a mejorar las condiciones de eficiencia energética de su hogar.

 

Entrevista a Marcos Robledo, exsubsecretario de Defensa en Chile

HABLAMOS CON I MARCOS ROBLEDO

“La crisis de la democracia está resecuritizando y remilitarizando la política en América Latina”

Marcos Robledo

Periodista y politólogo, se graduó en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Realizó un  posgrado en seguridad nacional, y se graduó con distinción de un Master of Arts in National Security Affairs, por la Naval Postgraduate School, California, Estados Unidos. Entre  1998 y 2005 fue jefe del comité asesor de la ministra de Defensa Nacional de Chile. Entre 2006 y 2010, se desempeñó como asesor de política exterior y defensa de la Presidenta Michelle Bachelet, quien lo designó en enero de 2014 como subsecretario de Defensa, cargo que desempeña hasta marzo de 2018. Actualmente es profesor de la Universidad de Chile, coordinador del Programa Internacional del Instituto Igualdad del Partido Socialista de Chile, y coordinador de la Red Latinoamericana de Seguridad Inclusiva y Sostenible puesta en marcha este 2019 por la Fundación Friedrich Ebert (FES) desde Colombia.
Recientemente ha viajado a Madrid para participar en el seminario “Diálogos sobre Cuba”, momento en el que le realizamos esta entrevista.

 

Asumió el cargo de subsecretario de Defensa con la recién elegida presidenta Michelle Bachelet en 2014 ¿Cuáles fueron las actuaciones más destacadas en esta etapa?

Durante ese periodo la tarea más importante en ese ámbito en particular fue continuar con el proceso de reformas que se puso en marcha en Chile, a partir del proceso de transición, un proceso que tomó mucho tiempo, desde el régimen autoritario a la democracia en 1990, puesto que en Chile el régimen autoritario dejó instituido un conjunto de instituciones que organizaron el sistema económico y social. Así, por ejemplo, en Chile tenemos una Constitución neoliberal; también se articuló un sistema de instituciones políticas contra-mayoritarias, para impedir las reformas a ese primer modelo, y, finalmente, había un conjunto de instituciones de seguridad nacional propias de la etapa que vivió América Latina durante la Guerra Fría. Con estos tres pilares se intentó, por lo tanto, construir una institucionalidad que permitiera limitar a la democracia que se iba a desarrollar más adelante, fruto del proceso de movilización que terminó en una transición democrática. Desde entonces, lo que se ha estado haciendo en el ámbito en el que me desempeñé como viceministro de Defensa es profundizar el proceso de reformas iniciadas diez o quince años después de la transición.

La transición tuvo una primera etapa muy dura, muy difícil, de mucha contestación militar a las autoridades democráticas. Hubo tres amenazas de golpe de Estado por parte de Pinochet, hasta que fue detenido por orden del juez Garzón en Londres. Eso, junto con la dinámica electoral que terminó aislando a los militares, cambió el escenario, porque la derecha terminó necesitando diferenciarse de los violadores de los derechos humanos. Esta combinación abrió un escenario distinto que permitió, a partir del año 2005, un proceso de reformas constitucionales, y, después, a partir de 2010, es decir 20 años después de la transición, unas reformas de carácter legal que reestructuraron la institucionalidad del conjunto de la defensa, no solamente en el ministerio sino también, sino desmantelando el conjunto de instituciones de alto nivel de seguridad nacional. Hasta el 2005, los militares conservaron un papel político tutelar por sobre todas los poderes del Estado, y esto es lo que se desmanteló con las reformas. El proceso se puso en marcha durante el gobierno del presidente Ricardo Lagos, y ha sido continuado durante el primer y el segundo gobiernos de la presidenta Bachelet, orientado a la construcción de instituciones democráticas para la relación civil militar del país.

«Si hoy día se analiza, desde el punto de vista estratégico, la situación de seguridad en el mundo, probablemente América Latina sea la zona más estable, donde hay menos conflictos internacionales. Y esto no es casualidad, sino que es el resultado de una gestión política de largo plazo de los gobiernos democráticos».

 

Por otro lado, desde la defensa, también se profundizó en una política de cooperación regional e internacional, orientada a consolidar las instituciones de cooperación que, con la democratización, también se estaban desarrollando en la región desde 1990, y que gradualmente permitieron que esta se consolidara como un espacio continental muy estable en términos comparados. Si hoy día se analiza, desde el punto de vista estratégico, la situación de seguridad en el mundo, probablemente América Latina sea la zona más estable, donde hay menos conflictos internacionales. Y esto no es casualidad, sino que es el resultado de una gestión política de largo plazo de los gobiernos democráticos, que se inició con la democratización en Argentina y en Brasil, y continuó con la de Chile y el proceso de paz en Centroamérica.
A su vez, eso originó una dinámica en los años noventa que terminó con la adhesión de toda la región al Tratado de Tlatelolco, que prohíbe las armas nucleares, pero también a los tratados y convenciones que prohíben las armas químicas y bacteriológicas. De esta forma, en América Latina se proscribieron todas las armas de destrucción masiva y se generó una red muy intensa de medidas de transparencia y de confianza entre los Estados. A esta dinámica se añadió la práctica, poco reconocida pero muy importante durante el siglo XX, de la resolución pacífica de controversias. Esa combinación terminó por estabilizar a la región, y facilitó el proceso de democratización. Por esta razón, la región se autodefine desde los años noventa como una zona de paz, y se va consolidando en este siglo. En la actualidad, todo está en discusión porque hay una crisis política global, cuyo impacto no solo afecta al ámbito de la seguridad, sino que también alcanza a la calidad de la democracia o a la propia suerte de las democracias en la región.

¿Cuáles crees que son los desafíos progresistas en este momento en América Latina?

América Latina está experimentando los mismos problemas que ha producido el proceso de la globalización en todo el mundo. Se trata de problemas que, aunque tienen elementos comunes, se manifiestan de manera distinta en cada región, o en cada país. Entre los elementos comunes se encuentra el hecho de que la globalización estableció un rodamiento de la economía internacional y del funcionamiento del sistema financiero que ha supuesto que las instituciones políticas se vean debilitadas. Además, este proceso ha reordenado también toda la política internacional y eso es lo que ha impactado sobre las democracias en América Latina, que, asimismo, tienen que lidiar con sus propias dificultades históricas.

América Latina es un continente con una tradición oligárquica importante, con déficit democráticos muy conocidos, muy profundos, con un alto nivel de militarización en la política y  de violencia interna en cada Estado. En América Latina ha habido más violencia dentro de los Estados que entre los Estados, y ese déficit democrático marcó la etapa de democratización prolongada que se inició en la década de los ochenta. Esto ha hecho que las democracias en América Latina, a su vez, tengan algunas falencias estructurales, que se han visto agravadas porque, con la globalización, muchas decisiones que antes estaban radicadas en los Estados han subido de nivel y escapado al control nacional. No obstante, y a diferencia de Europa, en América Latina no existe un proceso de integración que permita la intermediación de la dinámica de la globalización con las dinámicas nacionales. En América Latina la integración ha sido básicamente intergubernamental, no supranacional.

En consecuencia, entre los déficits de las democracias en América Latina y los déficits de la globalización, la crisis democrática es muy aguda. De ahí que la percepción ciudadana de la democracia se haya ido deteriorando. En este sentido, el último informe del Latinobarómetro realmente es lapidario. No solamente se ha producido una disminución de la valoración de la adhesión a la democracia, sino que también hay algunos fenómenos preocupantes como, al igual que en otras regiones, el surgimiento de liderazgos iliberales. Se trata de liderazgos convocados por los electores frente al fracaso de la democracia, pero que tienen fórmulas de salida a la crisis que van debilitando la democracia. Es el caso del presidente de Brasil, por ejemplo, muy controvertido, pero también tenemos situaciones de crisis democrática en  Nicaragua, Guatemala  y Venezuela, y esta última amenaza con derivar en un conflicto interno a internacional aún más agudo si no hay capacidad para alcanzar un entendimiento político. En ese escenario se ha producido un proceso de repolitización y de contestación ciudadana en Chile y otros países, porque la gente está cuestionando el tipo de democracia que estamos viviendo, y demandando regímenes más inclusivos y más democráticos.

A eso se añaden nuevos fenómenos, como la crisis migratoria, que ya no es solamente de Estados Unidos con México y América Central; ahora es latinoamericana, es regional. La crisis en Venezuela ha originado una ola migratoria masiva hacia América del Sur. América Latina se creía inmune frente a algunas dinámicas de la globalización, como el fenómeno migratorio, y en muy poco tiempo ya lo tiene instalado como un nuevo clivaje de la política regional, lo que progresivamente ha alimentado discursos nacionalistas. En resumen, una crisis democrática que genera una respuesta iliberal y esa respuesta iliberal a su vez se ve alimentada, en un segundo momento, por la crisis migratoria, que genera respuestas nacionalistas.

¿En este momento las Fuerzas Armadas tienen un protagonismo renovado en América Latina?

Hay una cierta tendencia en la región a darle un papel cada vez mayor a las Fuerzas Armadas, que ha tenido dos momentos: un primer momento se originó con el fracaso de las políticas públicas de las democracias ante el crimen organizado, que en América Latina es muy poderoso. El Estado es débil en América Latina; históricamente, tiene dificultades para enfrentar el crimen organizado, que, además, es una institución muy poderosa porque genera mucho dinero y desarrolla capacidades incluso para combatir al Estado. No nos olvidemos que, en México, algunos de los cárteles de la droga reclutaron unidades completas de las Fuerzas Armadas mexicanas para integrarse al cártel; ese es el origen de algunos cárteles, por ejemplo. Se trata de instituciones muy poderosas que actúan transnacionalmente y los Estados latinoamericanos, en general, han respondido de forma insuficiente, lo que a su vez ha generado dinámicas muy populistas, que con el tiempo se han ido profundizando.

Una de las respuestas ante el fracaso del Estado y de las instituciones civiles ha sido llamar a las Fuerzas Armadas para que encaren los problemas de seguridad ciudadana. Fue una política que originalmente promovió Estados Unidos, después del fin de la Guerra Fría y a partir del proceso de la democratización, para replicar la respuesta que Estados Unidos desarrolló en los años setenta. Pero al margen de esto, los países de la región han ido llamando gradualmente a las Fuerzas Armadas para hacerse cargo de las políticas de seguridad: en México, en Brasil y así sucesivamente en toda la región, salvo en Uruguay, Chile y Argentina, aunque recientemente los gobiernos de derecha en Argentina y Chile han hecho algunos movimientos en ese sentido, pero con menos fuerza.

Por otro lado, en un segundo momento y ante la erosión de las democracias de la región, ya no solamente es que hayan aparecido los militares frente al problema de la seguridad, sino que también emergen como respuesta al déficit de la política, y este es el caso de Brasil. La región está transitando a una nueva etapa en que las Fuerzas Armadas adquieren protagonismo tras la etapa de las dictaduras que siguió a la crisis del modelo desarrollista en los años sesenta y setenta, y que fue una etapa de mucha represión y muertes. Sin embargo, treinta o cuarenta años después, los votantes de algunos países, como respuesta al fracaso de la democracia y a la incapacidad institucional para resolver los déficits históricos y enfrentar la gobernanza de la globalización que escapa a nivel nacional, parece que quieren militares. Es una situación bien compleja.

¿Cree que en América Latina ha fracasado la utilización del ejército como hacen algunos gobiernos populistas para combatir el narcotráfico?

Creo que lo complicado es que los gobiernos populistas sigan convocando a las Fuerzas Armadas, o que los votantes estén empezando a votar candidatos militares, a pesar de que, desde el punto de vista estadístico o empírico, resulta evidente que el involucramiento de las Fuerzas Armadas no produce resultados en la lucha contra el crimen organizado. Al contrario, lo que suele ocurrir es que, frente a esos episodios de militarización, el narcotráfico intenta corromper a las instituciones militares que a su vez se desprofesionalizan para asumir el papel de policía; y al mismo tiempo se incrementa la violencia y la letalidad de las operaciones antidrogas, deteriorando asimismo las instituciones democráticas-. Por eso los resultados son negativos por todos lados. Y pese a que toda la región, desde México hasta el Cono Sur, con las excepciones indicadas, tiene a los militares involucrados en la lucha contra el narcotráfico, la demanda de cocaína en Estados Unidos y en Europa no baja y el precio tampoco. En esta lucha se ha fracasado y eso ha abierto el debate sobre la legalización de las drogas en América Latina y en Estados Unidos. Este es un debate en el que hay que profundizar para enfrentar esta cuestión de manera mucho más seria. Pero, en este escenario regional de incremento del populismo y del nacionalismo, que también es global, ese debate ha perdido fuerza. Estamos en un momento complicado y eso plantea serios desafíos, digamos, a las miradas democráticas, tanto de la región como internacionales.

El motivo de su viaje ha sido participar como ponente en el taller “Diálogos sobre Cuba”, organizado por Laura Tedesco. ¿Cuál cree que debe ser el papel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, mirando hacia el futuro de Cuba?

En Cuba hay un proceso político muy complejo que transita desde un régimen como el cubano hacia un estadio distinto, pero en los términos planteados por el mismo régimen. Se trata de un proceso de transición desde el punto de vista económico hacia algo distinto; pero todavía estamos por ver los resultados que tendrá esa dinámica. Mientras tanto, se siguen dando situaciones complejas desde el punto de vista de la observancia de los derechos humanos. En todo caso, todavía hay mucho camino que recorrer, y los actores democráticos de la comunidad internacional, tiene una posición clara sobre hacia dónde tiene que avanzar Cuba: hacia un régimen  democrático y, sobre todo, hacia un régimen que respete los derechos humanos.

Publicaciones y lecturas seleccionadas boletín 11

Agenda 2030 y ODS

Attridge, S., Velde, D. W. y Andreasen, S. P. (2019): “Impact of development finance institutions on sustainable development”, Research reports and studies, Londres, ODI. Acceder

Griffith, J. (2019): “UN summit on Financing for Development: SDG ambition versus financing reality”, Insight, Londres, ODI (2 de octubre). Acceder

GUNi (2019): Implementing the 2030 Agenda at Higher Education Institutions: Challenges and Responses, Barcelona, Global University Network for Innovation. Acceder

Independent Group of Scientists appointed by the Secretary-General (2019): “Global Sustainable Development Report: The Future is Now. Science for Achieving Sustainable Development”, Nueva York, Naciones Unidas. Acceder

Kharas, H. McArthur, J. W. y Ohno, I. (2019): Leave No One Behind, Nueva York, Barnes & Noble, Brookings Institution. Acceder

SDSN TReNDS (2019): Counting on The World to Act, Nueva York, Sustainable Development Solutions Network (septiembre). Acceder

 

Cambio climático

Takeshi Kuramochi, T., Lui, S., Höhne, N., Smit, S., de Villafranca Casas, M.J., Hans, F., Nascimento, L., Tanguy, P., Hsu, A., Weinfurter, A., Yeo, Z.Y., Kim, Y., Raghavan, M., Krummenacher, C.I., Xie, Y., Roelfsema, M., Chan, S. y Hale T. (2019): Global climate action from cities, regions and businesses: Impact of individual actors and cooperative initiatives on global and national emissions, NewClimate Institute, Data-Driven Lab, PBL, German Development Institute, Blavatnik School of Government, University of Oxford. Acceder

 

Cooperación Sur-Sur

PIFCSS (2019): Síntesis ejecutiva – Seminario sobre los desafíos de la evaluación de la Cooperación Sur-Sur en Iberoamérica, Brasilia (14 y 15 de agosto). Acceder

 

Cultura

Rettis, J.; Badillo, A. y López Cobo, A. (2019): La circulación de la cultura en español en las ciudades globales de los Estados Unidos: Los Ángeles, Nuevo York, Miami, Madrid, Real Instituto Elcano. Acceder

 

Desarrollo económico, comercio y finanzas

CEPAL/Oxfam Internacional (2019): “Los incentivos fiscales a las empresas en América Latina y el Caribe”, Documentos de Proyectos (LC/TS.2019/50), Santiago. Acceder

Kenny, C. (2019): “Marginal, Not Transformational. Development Finance Institutions and the Sustainable Development Goals”, CGD Policy Paper 156, Washington, D.C., Center for Global Development. Acceder

Manuel, M., Manea, S. Samman, E. y Evans, M. (2019): “Financing the end of extreme poverty: 2019 update”, Briefing note, Londres, ODI. Acceder

Miranda, P. (2019): “El retorno de la deuda. América Latina ante un nuevo contexto”, Lima, Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social-Latindadd. Acceder

OCDE (2019): What Drives People and Businesses to Pay Tax?, París, OCDE Publishing. Acceder

Tørsløv, T., Wier, L. y Zucman, G. (2019): “The Missing Profits of Nations”, Missing Profits, University of Berkeley/University of Copenhaguen. Acceder

Wiesner Manrique, D. y Giraldo Jaramillo, F. (2019): “Economía Naranja: hacia una política pública asertiva”, Bogotá, Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga (septiembre). Acceder

Zadek, S. y Brue, T. (2019): Harnessing Digitalization in Financing of the Sustainable Development Goals, Task Force on Digital Financing of the Sustainable Development Goals, Nueva York, Naciones Unidas. Acceder

 

Desigualdad

Ciaschi, M., L. Galeano y L. Gasparini. (2019): “Estructura Productiva y Desigualdad Salarial: Evidencia para América Latina”. Documentos de Trabajo del CEDLAS nº 250, CEDLAS-Universidad Nacional de La Plata (septiembre). Acceder

 

Medio Ambiente

Bolea, A. (2019): “1ª Assembleia ONU Habitat”, Radar Socioambiental nº 29, Río de Janerio, BRICS Policy Center (junio). Acceder

Burni, A. (2019): “Can the amazon forest survive populists in power?, The Current Column, Bonn, German Development Institut. Acceder

Domínguez, R. y otros (2019): Recursos naturales, medio ambiente y sostenibilidad: 70 años de pensamiento de la CEPAL, Libros de la CEPAL, n° 158 (LC/PUB.2019/18-P), Santiago, CEPAL. Acceder

 

Mercosur

Baltensperger, M. y Uri Dadush, U. (2019): “The European Union-Mercosur Free Trade Agreement: prospects and risks”, Policy Contribution Issue n˚11, Bruselas, Bruegel (septiembre). Acceder

 

Mujer e igualdad de género

Eulatnetwork (2019): “Fin de la impunidad en el feminicidio”, EU-LAT Advocacy Network. Acceder

 

Relaciones Internacionales

Consani, N. (dir.) (2019): Anuario en Relaciones Internacionales 2019, La Plata, Instituto de Relaciones Internacionales. Acceder

 

América Latina y Caribe

CEPAL (2019): Nudos críticos del desarrollo social inclusivo en América Latina y el Caribe: antecedentes para una agenda regional (LC/CDS.3/3), Santiago. Acceder

Dubesset, E y Quenan, C. (coords.) (2019): La Caraïbe dans le partenariat stratégique euro-latino-américain UE-CELAC, Institute des Ámeriques. Acceder

Serbin, A. (2019): Eurasia y América Latina en un mundo multipolar, Barcelona Icaria Editorial/Ediciones CRIES. Acceder

UNESCO (2019): Higher education mobility in Latin America and the Caribbean: Challenges and Opportunities for a Renewed Convention on the Recognition of Studies, Degrees and Diplomas, Caracas, IESALC. Acceder

 

América Latina y China

Alcalde, J., Alden, C., Guerra-Barón, A. y Méndez, A. (eds.) (2019): La conexión china en la política exterior del Perú en el siglo XXI, Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto de Estudios Internacionales (IDEI). Acceder

Ríos, X. (2019): La globalización china: la franja y la ruta, Madrid, ed. Popular. Acceder

 

Bolivia

Hernández, B.C.M. (coord.) (2019): “Investigaciones paras el desarrollo económico en Bolivia”, INESAD-CAF. Acceder

 

Brasil

Adorno, S. y Batista Nery, M. (2019): “Crime e violências em São Paulo: retrospectiva teórico-metodológica, avanços, limites e perspectivas futuras”, Cadernos Metropole, v. 21, nº 44, São Paulo, pp. 169-194. Acceder

 

Colombia

Crisis Group (2019): “Reducir las secuelas de la nueva facción guerrillera en la frontera de Colombia”, Informe breve sobre América Latina n°40 Bogotá/Bruselas, (20 de septiembre). Acceder

López León, M.A.A., Guarín Núñez, C.A., Medina Cruz, O.I. y Zuleta, H. (2019): “Proceso de paz con las FARC y cultivos de coca en el período 2013-2017”, Serie Documentos Cede, nº 32, Universidad de los Andes, Facultad de Economía. Acceder

Louidor, W. E. (dir.) (2019): Por una frontera garante de los derechos humanos: colombianos, venezolanos y niños en riesgo de apatridia en el Norte de Santander (2015-2018), Bogotá, Editorial Pontificia Universidad Javeriana. Acceder

San Pedro, P. (2019): Defensoras de derechos agrarios, territoriales y medioambientales en Colombia Arriesgando la vida por la paz, Oxford, Oxfam Internacional (octubre). Acceder

 

Costa Rica

Programa Estado de la Nación (2019): Costa Rica: Séptimo Informe Estado de la Educación, San José, Masterlitho. Acceder

 

España

AECID (2019): La cooperación delegada en la AECID (2011-2018), Madrid Departamento de Cooperación Multilateral – AECID. Acceder

DGPOLDES (2019): “Seguimiento de la Ayuda Oficial al Desarrollo – Informe AOD 2016-2017. Provisional hasta Informe de Consejo de Cooperación”, Madrid, MAEUEC (septiembre). Acceder

Ignacio Mendiola I. y Brandariz, J.A. (coords.) (2019): “Espacio fronterizo. Producción securitaria, vivencia e (in) movilidad (España, Europa y América Latina)”. Cidob, Revista Afers Internacionals, nº 122, Barcelona. Acceder

 

Honduras

WOLA (2019): “El sistema de justicia en Honduras. Evaluando el fortalecimiento de capacidades e independencia judicial”, Washington D.C. (septiembre). Acceder

 

Panamá

Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (2019): “Examen de Política de Ciencia, Tecnología e Innovación de Panamá”, SENACYT. Acceder

 

Unión Europea

Secretariat of the Wise Persons Group (2019): Europe in the world: The future of the European financial architecture for development, Bruselas, Consejo de la Unión Europea. Acceder

 

Venezuela

Coscojuela, X. (2019): “Con el mazo dando, ¿quién es Diosdado Cabello?”, Revista Nueva Sociedad – Opinión. Acceder

Crisis Group (2019): “El enigma militar de Venezuela”, Informe breve sobre América Latina n°39, Caracas/Bruselas (16 de septiembre). Acceder

Van Praag, O (2019): “Understanding the Venezuelan Refugee Crisis”, Washington D.C., Wilson Center, Latin American Program. Acceder

Convocatoria de los Premios “Universidad, Conocimiento y Agenda 2030”

La Fundación Carolina, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Conferencia de Rectores de Universidades de España (Crue Universidades Españolas) convocan los Premios “Universidad, Conocimiento y Agenda 2030”.

El objetivo de estos galardones es distinguir los mejores Trabajos de Fin de Grado (TFG) o Trabajos de Fin de Máster (TFM) realizados sobre cualquier área de conocimiento y, necesariamente, bajo una o varias de las temáticas cubiertas por los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

La convocatoria se abre el 15 de octubre de 2019 y finaliza el 30 de noviembre de 2019.

A los premios pueden optar estudiantes con ciudadanía de un país miembro de la Comunidad Iberoamericana o de cualquier Estado de la Unión Europea, que hayan finalizado sus estudios destinados a la obtención del título (Grado o Máster) durante el curso académico 2018-2019 y que hayan defendido el TFG o el TFM en una institución de educación superior asociada a Crue Universidades Españolas.

Los trabajos premiados recibirán un diploma acreditativo y serán publicados en papel y en soporte electrónico en las páginas web de la Fundación Carolina, la AECID y Crue Universidades Españolas.

Las candidaturas se formalizan única y exclusivamente por medio de la plataforma tecnológica de los Premios, desde donde los/las solicitantes han de registrarse; trasladar los datos académicos solicitados, según la Bases definidas por las instituciones convocantes; y adjuntar sus trabajos.

Descargar bases de la convocatoria (archivo PDF)